La Virgen del Mar celebra sus 40 años como patrona

La Virgen del Mar celebra sus 40 años como patrona
Roberto Ruiz

Las actividades, que este año es festivo, se prolongarán durante 18 días con un mercado corsario, la recreación del desembarco pirata, música y fuegos artificiales

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Este año la Virgen del Mar vuelve a ser festivo. Esa fecha que entra y sale del calendario laboral en función de los días en que caen otras festividades regionales tiene en esta ocasión otro significado especial, y es que se conmemora el 40 aniversario del nombramiento de la Virgen del Mar como patrona de la ciudad. Para ello se con un programa de actividades que arrancará este viernes, 24 de mayo, y se prolongará hasta el lunes 10 de junio, Día Grande.

Ese largo calendario de 18 días de conmemoración incluye un mercado corsario y bucanero, la tercera edición de la recreación del desembarco pirata, actividades infantiles, actuaciones folclóricas, conciertos de los Gordini y Los Carabelas, un concurso infantil de dibujo y relato, y fuegos artificiales.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha informado hoy del programa de actividades junto al presidente de la Hermandad de la Virgen del Mar, Jesús Arroyo; el presidente honorífico, Jesús Ceballos; la secretaria, Saray González, y la concejala de Barrios y Participación Ciudadana, Carmen Ruiz. Igual ha destacado que además de que se cumplen 40 años desde el nombramiento de la Virgen del Mar como patrona de la ciudad, la Hermandad también cumple 25 años. Se trata de «acercar la celebración de la Virgen del Mar al resto de la ciudad y animar a más santanderinos a conocer su historia y compartir esta festividad con los vecinos de San Román», tal como ha apuntado Jesús Arroyo.

El programa festivo arrancará este viernes, 24 de mayo, con una actuación de los Gordini a las a las 20.00 horas en la plaza Porticada, y una masterclass de zumba el sábado 25 a las 12.00 horas, en este mismo lugar, con la colaboración del centro deportivo Go Fit.

Las actividades continuarán la próxima semana, en concreto, el jueves 30 de mayo, a las 21.00 horas, con la procesión de las antorchas para trasladar la imagen de la Virgen desde su ermita hasta la parroquia de San Román, y con el inicio de la novena.

Después, entre el 8 y el 10 de junio se sucederán numerosas actividades en la isla de la Virgen del Mar, que acogerá también un mercado 'corsario y bucanero'.

El sábado 8 será el denominado 'Día Histórico', que incluirá una representación histórica del robo de la imagen, con el III Desembarco Pirata (18.00 horas), en el que participarán cerca de un centenar de personas. El día concluirá con romería pirata (20.00 horas), fuegos artificiales (23.30 horas) y, a continuación, verbena.

El domingo 9 de junio será una jornada familiar, con juegos, talleres, chocolatada, espectáculo infantil y karaoke. Ese día será también el concurso de dibujo y relato corto para niños y jóvenes, una iniciativa a la que se ha invitado a participar a todos los colegios santanderinos.

Finalmente, el lunes 10 de junio se celebrará el Día Grande, con la procesión desde la parroquia de San Román hasta la ermita (a las 10.45 horas), la misa al aire libre en la que la Corporación municipal y el Cabildo Catedralicio renovarán el voto a la virgen (12.00 hora) y la tradicional comida popular. Como otros años, habrá actuaciones folclóricas, juegos y actividades infantiles, sorteos y, además, un recital de Los Carabelas (17.30 horas).

¿Cómo llegó la Virgen del Mar?

Las historias de esta virgen hay que contarlas en clave de leyenda, porque se narran a través de la tradición oral de sus fieles más que en documentación histórica de la época, y porque las cosas de la fe brinda explicaciones que solo se sustentan en eso, la fe. Por eso, hay una parte de la leyenda, eso sí la más persistente, que asegura que la talla de madera de la Virgen del Mar -una imagen gótica de finales del siglo XIII o principios del XIV- apareció flotando sobre una tabla entre las rocas de la costa, procedente de alguna nave hundida y los vecinos le hicieron un santuario. No obstante, hay otra narrativa que habla de que en torno al 1400 los materiales aparecían de noche en la isla, como una señal para construir el templo.

La ermita fue fundada a finales del siglo XIV por Gonzalo Fernández de Pámanes, miembro de uno de los seis linajes primitivos de Santander y cuyo sepulcro se encuentra en su interior.Existe un antiquísimo voto a cumplir por parte del Cabildo y el Ayuntamiento de la villa en el lunes siguiente a la Pascua de Pentecostés, que se sigue cumpliendo en la actualidad y que ha oscilado como festivo de unos años para otros.

Esa misma tradición habla del extraordinario influjo de la virgen sobre la ciudad, como cuando logró acabar con una epidemia de peste muy grave, que trajo un barco holandés procedente de Flandes en el año 1596 Santander, o esos que hablan del aguacero que cayó sobre la ciudad después de que tras semanas de sequía, en 1848, se decidió hacer una rogativa a la virgen. En 1861 la reina Isabel II visitó la ermita e, impresionada por la devoción a la Virgen del Mar y agradecida por el cariño que le mostraron los santanderinos, obsequió a la imagen con un manto de terciopelo rojo recamado en oro que se aun se conserva.