Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede a todo el contenido de EL DIARIO MONTAÑES y sin publicidad intrusiva

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«La crisis migratoria no se soluciona cerrando las fronteras de Occidente»

Esperanza Botella Pombo, presidenta del comité de Unicef en Cantabria. /Roberto Ruiz
Esperanza Botella Pombo, presidenta del comité de Unicef en Cantabria. / Roberto Ruiz

Esperanza Botella, presidenta de Unicef en Cantabria asegura que trabajan «para que los niños sean escuchados», antes de presentar el Informe del Estado de la Infancia

PEDRO FOMPEROSASantander

Un convencimiento llevó a Esperanza Botella (Torrelavega, 1947) a asumir la presidencia del comité cántabro de Unicef: «Creo a pies juntillas que la sociedad sólo puede cambiar a través de la educación». En sus dos primeros años como presidenta de la organización, Botella ha tenido tiempo para comprobar que «los cántabros son muy solidarios». El organismo internacional lleva preparando dos años el Informe sobre el Estado de la Infancia en Cantabria, que se presentará en octubre.

– La crisis migratoria ha saturado los centros de acogida para menores migrantes. En Cantabria están todas las plazas ocupadas.

– Europa no está sabiendo responder a esta triste realidad. Nos preocupan mucho los menores no acompañados. Son niños que han pasado por las garras de las mafias, han corrido el riesgo de ser violados. Es un problema de todos los países de Occidente. Se tiene que presupuestar más dinero para este problema. Esta situación que no se soluciona cerrando las fronteras.

– ¿Qué soluciones valoran para mejorar la atención a los niños migrantes no acompañados?

– Si se ampliaran los recursos dedicados y el número de plazas para los menores sería una buena noticia. Ante todo, son niños y están solos. Solicitamos también medidas fundamentales para asegurar y gestionar su protección: comunicar mensualmente datos, facilitar los traslados de los niños entre comunidades autónomas y fortalecer el acogimiento familiar.

– ¿Qué proyectos está impulsando Unicef en Cantabria?

– En los países desarrollados como España, Unicef trabaja con los políticos para garantizar que todos los niños tengan los mismos derechos. En junio actualizamos el 'Pacto de Cantabria por la Infancia' con todos los grupos parlamentarios. También trabajamos con la Consejería de Educación en un convenio que pretende formar a los profesores de los centros voluntarios que quieran participar. Con ello queremos fomentar valores como la paz y la solidaridad.

– En octubre presentarán el Informe sobre el Estado de la Infancia en Cantabría. ¿Cuál es la situación actual?

– Nos preocupa la desigualdad entre los niños. La pobreza está localizada en niños que no pueden acudir a clases extraescolares, que van al colegio sin desayunar y que no pueden comprar libros. Nos gustaría que todos los niños crecieran en condiciones de igualdad. Es una responsabilidad de todos, pero es difícil alcanzar la igualdad si las familias no tienen estabilidad económica.

– La UC ha realizado el informe. ¿Es importante que sea pública?

–Para nosotros lo importante es que la Universidad de Cantabria es muy fiable. Pero es verdad que Unicef es un socio de lo público, un socio de los gobiernos. Estamos en 190 países e intentamos que los responsables públicos cumplan y garanticen los derechos del niño.

– Insisten en la participación de los niños en los municipios.

– Los niños tienen derecho a ser escuchados, todos los menores de 18 años son niños para Unicef. Además de garantizar los derechos de los niños, buscamos que los municipios creen consejos de participación infantill, hay varios en Cantabria. Da gusto escuchar lo bien que se expresan, la capacidad que tienen para dar soluciones a pequeñas situaciones de urbanismo. Lo fundamental es que los niños se sientan escuchados y se vayan formando como ciudadanos responsables.

– ¿Y los niños de las zonas rurales?

– Tenemos un convenio con la Agencia de Desarrollo Local, que está formada por las mancomunidades de las zonas rurales de Cantabria. Trabajamos con ellos para asegurar la igualdad de los niños de Cantabria.

– ¿Son los niños el eslabón más importante de la sociedad?

– Absolutamente, lo creo a pies juntillas. Por eso acepté ser presidenta de Unicef en Cantabria. Creo que no se puede cambiar la sociedad si no es a través de la educación.

– La 'Red de ciudades amigas de la Infancia' sólo reconoce a Santander en toda Cantabria.

– Ya se han presentado las candidaturas para entrar en la Red en la convocatoria de 2019. Los municipios de Noja, Comillas, Arnuero, Camargo y Santander, para su renovación, lo han solicitado.

– ¿Qué impacto tiene en las ciudades pertenecer a la red?

– Es una distinción de prestigio para las ciudades involucradas entodo el mundo. Este reconocimiento refleja que son ciudades acogedoras que respetan los derechos del niño y agradecen la participación de los más pequeños. Estamos muy contentos con los resultados. Por ejemplo, a la alcaldesa de Comillas los niños la paran por la calle para sugerirle pequeños cambios en la ciudad.

– ¿Qué esperan de la carrera solidaria del domingo en Noja?

– Deseamos que en esta octava edición siga subiendo la participación. Hemos pasado de los 400 participantes de la primera a 1.600 el año pasado. Es una carrera espectacular, empieza a las diez de la mañana y la ciudad se inunda del color azul de las camisetas de Unicef. Es una iniciativa familiar con la que pretendemos que todos se unan por los niños y terminen el recorrido. Los 5 euros de la inscripción van para la financiación de los proyectos de Unicef.

– ¿Hay más proyectos similares en la región?

– El más importante es la 'Carrera del Agua' de Laredo. Todos los centros educativos se unen para recorrer la ciudad. La recaudación de este año se ha dedicado a 'Gotas para Níger', un proyecto que busca garantizar el acceso al agua en las escuelas. Los vecinos de los colegios se beneficiarán y se mejorará la higiene de los niños y, sobre todo, las niñas de la zona.

– ¿Son solidarios los cántabros?

– Los cántabros son muy solidarios, en cuanto la economía respeta se suman al proyecto. A día de hoy contamos con 5261 socios y estamos muy contentos. Va aumentando el número de socios gracias, en parte, a los medios de comunicación y a los aliados que tenemos. Creo que el crecimiento paulatino se debe a que Unicef se percibe como un organismo fiable.

– Usted está involucrada en asociaciones como 'Hispania Nostra', que defienden el patrimonio.

– Creo que el patrimonio es un elemento importante para educar en base a un desarrollo sostenible. Creemos que es esencial dejar un mundo equilibrado. Tenemos obligaciones sociales importantísimas y cada uno debe colaborar en la medida que puede. Hay que enseñar a mirar, van a poner una asignatura de patrimonio en la ESO, creo que es positivo.

Contenido Patrocinado

Fotos