Una doble valla dota de más seguridad al Bulevar Ronda a la altura de Aspla

La nueva valla colocada junto a la fábrica./
La nueva valla colocada junto a la fábrica.

Varios vehículos se precipitaron a la explanada de la fábrica desde una altura de cuatro metros tras perder el control en la rotonda

JOSÉ IGNACIO ARMINIOSantander

Ni semáforos, ni badenes, ni radares. El Ayuntamiento de Torrelavega ha optado por instalar un pretil en la acera para proteger a peatones y conductores en la rotonda de Aspla, donde se registraban espectaculares accidentes por la caída de vehículos a la fábrica desde unos cuatro metros. El Consistorio achaca los siniestros al exceso de velocidad en una zona limitada a 40 kilómetros por hora y descarta que se deban a que el pavimento esté en mal estado, como denunciaban algunos conductores.

El primer teniente de alcalde y concejal de Obras, Javier López Estrada, explica que decidieron colocar la nueva valla, más resistente a los impactos, en el bordillo de la acera, con el fin de proteger a los peatones de posibles atropellos y a los conductores de la caída a la fábrica. La segunda valla, que es la que rompían los vehículos, sigue instalada en el otro borde de la acera. "Nos comprometimos a analizar el estado del firme de la calzada señala el edil regionalista y se ha comprobado que el causante de los accidentes fue el exceso de velocidad, así que lo único que podemos hacer es proteger con un pretil a los peatones y conductores".

Se trata de una solución similar a la adoptada en otros viales de la ciudad, especialmente pasos elevados. Hasta ahora, en la rotonda de Aspla, en pleno Bulevar Ronda, solo ha habido que lamentar heridas leves y daños materiales, pero el Ayuntamiento decidió en marzo del año pasado, a raíz del último accidente, tomar cartas en el asunto. Una conductora perdió el control de su Renault Clio en la glorieta y tras recorrer unos 30 metros, terminó saliéndose de la calzada y cayendo con su vehículo a la explanada de la fábrica de Aspla, donde almacena parte de su producción.

Coches volcados

Aunque no era nueva, la imagen del coche volcado y con las ruedas hacia arriba volvió a llamar la atención de numerosos curiosos y fue muy comentada en las redes sociales. El Ayuntamiento analizó el estado del firme, el peralte de la rotonda y el trazado de la vía. Todo estaba correcto. La velocidad máxima, 40 kilómetros por hora, también está adaptada a esa zona de tránsito y la única explicación que ya entonces se encontró a los accidentes es que se producían "por exceso de velocidad", dijo López Estrada.

En la tarde de aquel jueves de marzo se repitió la imagen de un todoterreno, Suzuki Vitara, que también se precipitó a la fábrica desde el Bulevar Ronda en mayo de 2013, tras perder el control en la misma rotonda. También en aquella ocasión el susto se le llevó una conductora y el coche terminó volcado y con las ruedas hacia arriba. En 2006 dos trabajadores de Geaser, la empresa adjudicataria de la recogida de basuras en Torrelavega, resultaron ilesos pese a que el camión con el que circulaban quedó destrozado tras precipitarse sobre la explanada. Evitaron la brutal caída por el muro saltando del vehículo a la calzada, antes de caer al vacío. En aquella ocasión, el accidente se produjo por una avería en los frenos.

Ante la denuncia de algunos conductores de que perdían el control de su vehículo porque la glorieta estaba sucia, el Ayuntamiento respondió comprobando la "rugosidad" del firme. Y es que eso es lo que se limitó a decir a este periódico la conductora que protagonizó el último accidente, tras ser atendida en el Hospital Sierrallana de un golpe en la cabeza y algunos cortes: "Había aceite y el coche se me fue de atrás. Ni estaban mal los neumáticos, ni iba hablando por el móvil... La rotonda está sucia, le ha pasado a más gente". Otro conductor, cocinero del restaurante Ferbus, dijo que también a él le pasó algo parecido, aunque sin salirse de la calzada.

La glorieta de Aspla es una de las más transitadas de la zona, puesto que en ella confluyen el Bulevar Ronda y una de las calles de salida de la ciudad (Calderón de la Barca) con el enlace de la Autovía del Cantábrico (A-8) próximo a Sniace. El intenso tráfico en horas punta y el exceso de velocidad han sido, según el Ayuntamiento, los causantes de los accidentes que tato llamaron la atención por la caída de los vehículos a la fábrica. Ahora el Consistorio espera que con la colocación del pretil y una mayor concienciación de los conductores el problema quede solucionado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos