La exgimnasta María Pardo, Torrelaveguense Ilustre 2018

La exgimnasta María Pardo, Torrelaveguense Ilustre 2018

El Grupo Quercus otorga su reconocimiento anual a la entrenadora por su faceta «voluntaria, solidaria y colaboradora»

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

María Pardo suma una buena colección de logros en su historial deportivo. Desde el Campeonato del Mundo de Gimnasia Rítmica por equipos (1995) a la Medalla de Plata al Mérito Deportivo del Gobierno de Cantabria (2017). Ahora también recibirá el reconocimiento a su valía humana y su contribución al deporte de la ciudad, con el premio Torrelaveguense Ilustre 2018 que le entrega el Grupo Quercus.

Pardo también da nombre a un pabellón deportivo local, una propuesta surgida de la Escuela Municipal de Gimnasia Rítmica y posteriormente, aprobada por unanimidad de toda la Corporación.

La torrelaveguense comenzó a practicar gimnasia rítmica con 9 años y pronto destacó, hasta el punto de que fue componente del equipo nacional de 1994 a 1996. Consiguió varios títulos a nivel mundial, siendo campeona del mundo de 3 pelotas y 2 cintas en 1995 con el equipo español.

Logró numerosas medallas en distintas competiciones mundiales y europeas, participó en 1994 en el Campeonato Mundial de París, logró la plata en el concurso general y dos bronces en la competición de 6 cuerdas y en la de 4 aros y 4 mazas.

Quercus destaca de María Pardo su faceta de persona «solidaria, voluntaria y colaboradora» con asociaciones como el Servicio de Orientación y Ayuda al Menor o la Fundación Hombres Nuevos, que la hizo desplazarse a Bolivia unos meses a realizar acciones de ayuda al desarrollo.

Además, resalta que «vive comprometida con Torrelavega y el movimiento social y asociativo», al pertenecer a la Cofradía del Hojaldre y al club Rotary Internacional.

En mayo de 1996, poco después del torneo de Corbeil en el que decidió no participar, María Pardo dejó la selección nacional debido, según aseguró entonces, a que no pudo soportar la presión a la que se vio sometido el conjunto en esa época. De aquella historia y todo el revuelo mediático que despertó para denunciar las prácticas espartanas de entrenamiento impuestas por la directiva de la Federación han pasado muchos años.

Su retirada definitiva se produjo a dos meses para los Juegos Olímpicos de Atlanta. El 13 de septiembre de 1999, María Pardo compareció en el Senado en una ponencia sobre los condicionantes extra sanitarios de la anorexia y la bulimia.

Ahora instruye a pequeñas promesas en el colegio José Luis Hidalgo de Torrelavega, en el José María de Pereda de Los Corrales y en las Escuelas Municipales de Santoña y Torrelavega como entrenadora nacional.

«Al terminar aquello te quedas sin nada. No somos Cristiano Ronaldo y no se puede vivir de esa carrera fugaz. Yo conozco a muchas chicas que ahora están paradas, sin saber qué hacer. Yo lo dejé a tiempo de no hartarme de la gimnasia y ahora puedo dedicarme a ello porque me gusta. Lo importante en esto es disfrutar lo que haces, y es justo lo que les aconsejo a las niñas».

 

Fotos

Vídeos