La Gran Cacería, una cita ineludible

Las jornadas del Santemar arrancaron ayer y la próxima semana se celebran de jueves a domingo

JOSÉ LUIS PÉREZSANTANDER.
Las carnes de las más variadas especies cinegéticas se elaboran con diferentes técnicas. ::
                             DM/
Las carnes de las más variadas especies cinegéticas se elaboran con diferentes técnicas. :: DM

¿Ha reservado mesa para 'La Gran Cacería del Santemar? ¿Aún no lo ha hecho? Pues no lo deje más ya que las plazas, aunque se preveen tres mil asistentes, son limitadas y estas jornadas de la caza que alcanzan la 16ª edición son uno de los eventos gastronómicos más demandados de la región. ¿Por qué? Sin duda, por lo espectacular de la propuesta gastronómica y por su puesta en escena, desbordante sin ningún género de dudas. Quien ya ha probado, normalmente repite. Y quien solamente ha leído algo sobre ellas, está deseando ir. El precio no debe ser un inconveniente, ya que los 55 euros incluyen un buffet grandioso con 150 especialidades de caza de todo tipo, y ello sin contar con el buffet complementario de postres, donde también hay aproximadamente otras 40 propuestas.

Variedad hasta 150 platos

Este año las jornadas comenzaron ayer viernes y se prolongan hasta mañana domingo; la continuidad, la próxima semana, de jueves a domingo, siempre en servicio de almuerzo.

Muflón, gamo, ganso, perdiz, codornices, corzo, liebre, faisán, pato, malvises, conejo, venado, jabalí, pichones, ganso, paloma... son algunas de las especies que protagonizan estas jornadas. El buffet se organiza en primer lugar con una serie de patés. A continuación, se disponen las sopas y cremas, las alubias, las fabes, las lentejas y los caricos con caza (varias propuestas) y los arroces (con setas y conejo; con perdices y verduras; con codorniz; del cazador; con pato y chorizo y con liebre y caracoles).

Otras entradas que siempre llaman la atención de los comensales son los carpaccios (varios tipos) y los embutidos, la menestra, los timbales y las croquetas de caza...

El recorrido por los sentidos llega en una siguiente fase al amplio abanico de sugerencias culinarias elaboradas con cada especie. De conejo se pueden citar algunas especialidades como a la cántabra con caracoles o a la provenzal; de venado, el estofado, los escalopines, el ragut o el solomillo con tres salsas; de jabalí, la pierna a la sal -que es novedad en esta edición de las jornadas-, los solomillitos con queso picón o el ragut.

El recital de recetas y sabores continúa con el muflón, el gamo, el faisán o los malvises, especies nada comunes en cartas de restaurantes. En este capítulo, en ediciones anteriores no han faltado las recetas históricas como los escalopines de gamo al estilo de Felipe II.

De aves de caza, hay especialidades de codorniz, de perdiz y de pichón. También hay pato, en magret, en confit o en ensalada; corzo, a la cazuela, asado, en escalopines o en filetes; y liebre, estofada, confitada, en salsa de vino o picante con patatas.

Y para terminar, un buffet de postres dulces (tartas), helados y quesos de Cantabria.

Propietarios:

Jefe de cocina:

Jefe de Hostelería:

Sala:

Estilo de cocina:

Organiza:

Fechas:

Menú buffet:

Especialidades:

Capacidad:

Terraza:

Cierra:

Wifi:

Aparcamiento:

Fotos

Vídeos