Saquean una docena de casas en el pueblo de Brañavieja

Imagen de archivo de varias casas del poblado de Brañavieja.
Imagen de archivo de varias casas del poblado de Brañavieja. / Antonio 'Sane'
  • Los autores destrozaron las puertas para llevarse un extraño botín: esquís viejos, televisiones de tubo, fotos de los dueños con su marco y otros objetos decorativos, desdeñando, sin embargo, artículos de valor

Cuando no hay nieve, Brañavieja es casi un pueblo fantasma, apenas visitado por los responsables del albergue y, si acaso, algún propietario que acude el fin de semana a echar un vistazo a su segunda residencia y, de vez en cuando, técnicos que llevan trabajos de mantenimiento. El panorama no puede ser mejor para los ladrones. Y la semana pasada hicieron de las suyas, saqueando "una docena" de viviendas del poblado, según han contado a este periódico, a las que entraron destrozando las puertas.

Lo extraño es que, una vez dentro, no se sabe bien qué es lo que querían. Ni dinero, ni joyas, ni buena electrónica para colocar en el mercado negro. Estos optaron por llevarse fotos de los dueños con su marco en una casa, en otra cogieron esquís viejos y dejaron los nuevos, en otra más se llevaron dos televisiones antiguas de tubo y dejaron la de plasma... Son "cosas de no demasiado valor", según ha confirmado la Guardia Civil de Cantabria, que está investigando un "goteo" de denuncias por robos en viviendas de Brañavieja presentadas en el cuartel de Reinosa desde septiembre. Los casos con denuncia formalizada, asegura la Guardia Civil, no llegan a la docena que contabilizan los vecinos de la zona que han visto las puertas forzadas.

Foto de una de las puertas destrozadas por los ladrones en Brañavieja.

Foto de una de las puertas destrozadas por los ladrones en Brañavieja.

Según las mismas fuentes, en los apartamentos conocidos como 'Los trece' han entrado "en siete" de ellos la semana pasada, y también "en un par de chalés situados más abajo y en otras casas más". Calculan que todos los casos han ocurrido en las mismas fechas, y los dueños se han ido enterando poco a poco. "El último, porque el que fue a arreglarles el tejado vio la puerta rota". Indican que el único destrozo es, precisamente, el de las puertas, "porque en algunos casos no han revuelto nada por dentro". Algunos afectados están todavía haciendo un recuento de lo que pueda faltarles de casa, porque hay casos tan extraños como la desaparición de una catana decorativa que uno tenía colgada en la pared, o una segadora que otro más echa en falta.

"En gran parte de los robos han entrado y no se han llevado nada, según las denuncias presentadas", ha indicado la Guardia Civil, que, de momento, sigue con las pesquisas para dar con los autores.