«No todo lo que es blanco y en botella es leche»

Manuel Mora./Roberto Ruiz
Manuel Mora. / Roberto Ruiz

El director del Centro de Investigación y Formación Agraria, Manuel Mora, será uno de los ponentes del I Foro Agroalimentario organizado por El Diario

MARÍA CAUSO

«No todo lo que es blanco y en botella es leche». Así de rotundo se muestra el director del Centro de Investigación y Formación Agraria (CIFA), Manuel Mora. El centro está desarrollando varias investigaciones sobre productos de Cantabria y precisamente uno de ellos es la leche. «Queremos dar un valor añadido a la leche de nuestros pastos para demostrar que se ha originado en la cornisa cantábrica. Además, es importante que, en esa leche, pueda haber una trazabilidad, que haya determinadas vitaminas o moléculas y que éstas provengan de una alimentación de vacas que han consumido forrajes de la región».

Y es que para Mora «no todas las leches son iguales» y este «superalimento» se ha «banalizado». «Queremos combatir la banalización, por ello, estamos tratando de identificar las diferencias de unas condiciones climáticas y un suelo extraordinario para después trasmitirlo a la industria y a la sociedad».

Manuel Mora Martínez (Villasevil de Toranzo, 1978) es ingeniero agrónomo por la Universidad de Valladolid y actualmente dirige el CIFA. Desde allí se dedican a desarrollar proyectos de investigación –como el ya mencionado sobre la leche–, experimentación e innovación tecnológica con el objetivo de obtener soluciones a problemas del sector agrario y poner en valor productos regionales.

Este jueves, día 9, abordará estos asuntos y explicará los proyectos en los que trabaja actualmente el CIFA en el I Foro Agroalimentario de Cantabria, que se celebrará en el Hotel Santemar de Santander y que organiza El Diario Montañés y su suplemento gastronómico Cantabria en la Mesa.

El CIFA, centro dependiente de la Consejería de Medio Rural y Alimentación y, concretamente, de la Dirección General de Ganadería y Medio Rural, se encuentra sumergido en varias líneas de trabajo sobre la calidad de la carne de raza tudanca, la diversificación de cultivos hortofrutícolas, la conservación de nuestro patrimonio vegetal o la minimización de los efectos negativos del sector a raíz del cambio climático, entre otros.

«Este centro se dedica a la investigación y a la formación no reglada. Por ejemplo, ahora se está celebrando un curso de 150 horas de incursión a la actividad agraria, que consiste en una formación básica que reciben los agricultores y ganaderos que quieren incorporarse al sector», explica Mora. Y es que una de las mejores cualidades del CIFA es que agrupa la investigación y la formación en la misma entidad y así, «se facilita la transmisión de las investigaciones a la sociedad porque no hay barreras».

Respecto a la celebración del I Foro Agroalimentario, Mora cree que es «necesario» porque «este tipo de eventos generan sinergias intrasectoriales». «Es una ocasión única para juntarnos todas las partes (producción, investigación, restauración, distribución...) y trasmitir a la sociedad la importancia y el crecimiento de un sector, que cada vez tiene más fuerza económicamente y que genera un mayor interés en el público».

Fotos

Vídeos