Revilla pedirá el lunes a Rajoy una reunión por el tren de altas prestaciones

Juan Carlos Suárez-Quiñones (consejero de Fomento de Castilla y León), Jaime González, Francisco Martín, Revilla y Óscar Puente (alcalde de Valladolid), en la presentación de la nueva línea del puerto.
Juan Carlos Suárez-Quiñones (consejero de Fomento de Castilla y León), Jaime González, Francisco Martín, Revilla y Óscar Puente (alcalde de Valladolid), en la presentación de la nueva línea del puerto. / EFE
  • El presidente cántabro espera que el líder del PP «se olvide de toda la caña» que le ha metido durante los últimos meses y dice que su relación es «correcta»

Miguel Ángel Revilla cumplirá «el lunes» su ‘amenaza’ y solicitará una reunión con Mariano Rajoy, toda vez sea reelegido el sábado presidente del Gobierno central con la abstención del PSOE, para reclamarle el cumplimiento del «compromiso firmado por Ana Pastor» –exministra de Fomento y actualmente presidenta del Congreso– de licitar en 2017 los tramos Palencia-Aguilar de Campoo y Santander-Reinosa de la línea de ferrocarril de altas prestaciones, lo que considera que contribuirá a que Santander «sea realmente el Puerto de Castilla».

El presidente de Cantabria cumplirá así las intenciones que anunció en Madrid durante la Fiesta Nacional. «Ya le he pedido una entrevista a Mariano», escribió en sus redes sociales. Ayer reiteró su compromiso durante el acto de presentación en Valladolid de la nueva línea regular de transporte marítimo de mercancías entre la terminal portuaria santanderina y Rotterdam, operada por la empresa con base en Luxemburgo ClDN y que se presentó en Castilla y León por la importante relación logística que mantiene esta comunidad con Cantabria.

Revilla enfatizó que uno de los «eslóganes» de la Autoridad Portuaria de Santander es el de «Puerto de Castilla», pero lamentó que sea «más un eslogan que una realidad», pues Cantabria ha estado tradicionalmente «aislada, sin comunicaciones». Por ello, recordó que la actual presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, le «firmó» el compromiso de que en 2017 se adjudicarían los tramos del tren de altas prestaciones entre Palencia y Aguilar y entre Reinosa y Santander. El presidente apuntó que ya está en marcha, «con unos meses de retraso», la declaración de impacto ambiental, encargada a Ineco, y que puede estar finalizada «en Navidades», según informa Europa Press.

Indignado

Revilla confió en que Rajoy, «ahora que va a ser presidente», se «olvide de toda la caña» que reconoce que le ha dado en declaraciones públicas en los últimos meses a través de los medios de comunicación, ya que entiende que tienen una relación institucional «correcta». «Si no hacen esto, voy a estar indignado todos los días», apostilló Revilla, quien defendió que no pedirá «nada que no tengan otros, pero un tren sí porque ya lo tienen en marcha en Asturias y en País Vasco».

Revilla se confesó un «obseso de las infraestructuras» y enfatizó que a Cantabria le falta una obra, «el puñetero tren». «No podemos ser castigados por ser pocos». También defendió que los cántabros se sienten «profundamente españoles» y no son «como esas autonomías que derivan en naciones y luego derivan en ‘que me voy’».

Además, el presidente de Cantabria aspira a que el proyecto se complete con una mejora de la infraestructura ferroviaria de mercancías, con la construcción de siete apartaderos nuevos y el desdoblamiento del tramo Torrelavega-Santander.