Cantabria perderá el 9% de su población actual en las próximas dos décadas

Cantabria perderá el 9% de su población actual en las próximas dos décadas
Javier Cotera

Arrastrada por la caída del censo en los grandes núcleos urbanos, la región tendrá 53.386 habitantes menos dentro de veinte años

Irma Cuesta Cifuentes
IRMA CUESTA CIFUENTESSantander

a la vuelta de unos años (veinte, en concreto) nos estaremos quedando en nada. Esa es, al menos, la previsión del Instituto Cántabro de Estadística (Icane), que estima que, dentro de dos décadas, la comunidad tendrá 53.386 habitantes menos. Habrá perdido el 9,2% de su población actual, que se sitúa en 576.996 personas.

De hecho, según el estudio ‘Proyecciones de población por municipios’ realizado por el Icane, en diez años ya habrá que restar 26.769. Nos habremos situado en 550.227 (un 4,6% menos), y no superaremos los 523.610 en 2037.

La explicación, según los analistas del Servicio de Estadísticas Económicas y Socio-Demográficas dependiente del Gobierno regional, está en la caída continuada de habitantes en los grandes municipios, pues todos ellos restan vecinos. En términos absolutos, el líder es Santander, que tendrá 19.000 residentes menos dentro de 20 años; y en datos relativos lo es Torrelavega, que en esas dos décadas verá cómo adelgaza su censo actual casi un 14%.

De hecho, todos los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes perderán población con la excepción de Piélagos, uno de los once municipios de los 102 en los que está repartida Cantabria que no despedirá vecinos en las dos próximas décadas. Sin embargo, en términos generales, el que más personas acogerá en ese periodo de tiempo es Selaya. El municipio de la comarca del Pas-Miera ganará 1.176 residentes; más de la mitad de su población actual.

Grandes núcleos

Para los grandes núcleos urbanos cántabros, la previsión resulta demoledora. Si Santander tiene ahora 170.527 habitantes, desde el Icane estiman que en diez años serán un 5,5% menos, exactamente, 161.050 personas.

Si el apunte resulta preocupante, más aún lo es pensar que, en 2037, la capital habrá perdido el 11% de su censo actual, es decir, serán 19.035 santanderinos menos.

Tampoco pintan bien las cosas para Torrelavega. La capital del Besaya, que hace no demasiado tiempo llegó a rozar los 60.000 vecinos, hoy solo suma 51.964, que serán 48.143 (3.821 menos) en 2027. Un buen tijeretazo pero nada comparable con lo que apuntan las estimaciones para 2037. Dentro de veinte años, si el Icane no se equivoca y no ocurre algo que lo evite, la pérdida será de casi el doble: 7.129 habitantes. Eso situará la población de la segunda ciudad de Cantabria en 44.835.

En ese perder peso poblacional, ni siquiera se salvará Castro Urdiales. La ciudad que en los años noventa creció arrastrada por el ‘boom’ de la construcción y la llegada de muchos vecinos del País Vasco, pasará de tener 31.745 residentes a 30.536 en 2027, un 3,8% menos. Y diez años después, la pérdida será del 6,6%, es decir, 2.115 personas. Esa caída situará su población en 29.630 vecinos.

También Camargo, que ahora tiene 30.460 habitantes, perderá 903 en diez años (29.557) y 1.777 diez años más tarde, hasta situar su población en 28.683. Sin embargo, ninguno de los municipios mencionados hasta ahora sufrirán como Laredo, Bárcena de Pie de Concha o Polaciones. Ellos perderán el 26%. Poco más que Reinosa que, a la vuelta de veinte años, se habrá quedado en una cuarta parte.

La única excepción es Piélagos. Allí están hoy empadronados 24.977 vecinos y está previsto que crezca un 2,8% en los próximos diez años. No es mucho, pero algo es algo.

Fotos

Vídeos