Los afines a Tezanos hacen una demostración de fuerza y evidencian la «fractura» del PSOE

Javier Cotera

Medio centenar de cargos socialistas recuerda a Zuloaga que sólo él puede poner fin a la crisis: «Que deje manos libres a la vicepresidenta o pida su cese a Revilla»

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

«Mira Pablo, de verdad, pon fin a esto. Tienes en tus manos el instrumento». Con formas más de asamblea interna que de comparecencia pública, la presidenta del Parlamento regional, Dolores Gorostiaga, se encargó de resumir el sentir de los cerca de 50 cargos públicos socialistas que ayer mostraron su apoyo a Eva Díaz Tezanos frente al «acoso» que está sufriendo la vicepresidenta regional por parte de la nueva Ejecutiva que encabeza Pablo Zuloaga. Todo dos días después de que los directores de Sodercán y MARE, Salvador Blanco y Rosa Inés García, dejaran sobre la mesa de la número dos del Ejecutivo su dimisión para evitar que se abriera contra ella un expediente de expulsión por desobediencia.

Los afines a la exsecretaria general se preocuparon de medir el tono con el que escenificaron su desacuerdo frontal con Bonifaz para centrarse en el contenido. «No puede ocurrir que la dirección del PSOE mantenga esta inestabilidad en el Gobierno de Cantabria. Estamos seriamente preocupados por esta inestabilidad y por el riesgo de que se traslade a otras instituciones. Sólo él (Zuloaga) puede acabar con esta situación y cerrar la crisis», afirmó el alcalde de Colindres, Javier Incera, que actuó como portavoz del sector ‘tezanista’ y desarrolló las dos únicas salidas que ven a la situación actual de confrontación: «Si tiene confianza en Díaz Tezanos, como ha manifestado, que le deje ejercer sus funciones y competencias, incluidas el nombramiento y cese de los cargos de su departamento. Si no confía en ella, el camino que debe seguir es de sobra conocido: proponer su cese al presidente de la comunidad autónoma».

Un cambio que tendrá que esperar

Pero la verdadera muestra de fuerza, la que escenifica la «fractura» interna tras el proceso de primarias, fue una fotografía en la que estaban diez de los 20 alcaldes socialistas de Cantabria, el único representante de la formación en el Congreso, senadores y diputados regionales y hasta la propia Gorostiaga –una de las personas con más predicamento del PSOE regional, también entre el sector ‘zuloaguista’–, que aunque nunca ha ocultado su cercanía con Díaz Tezanos hasta ayer había preferido mantenerse en un segundo plano.

Incera confirmó que respetarán la decisión del partido «sea cual sea». Lo que no están dispuestos a permitir es que se dilaten más los tiempos. Es más, consideran que Zuloaga, en vez de trabajar para «poner fin a esta crisis, la está alimentando cada día».

Zuloaga buscará «acuerdo y diálogo» para relevar a Blanco y García

Tres horas después de que los afines a la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, recordara a la dirección del PSOE cántabro que sólo este órgano puede poner fin a la crisis interna de la formación, la Ejecutiva respondió a sus compañeros con un comunicado. En él, el equipo de Pablo Zuloaga culpaba de la situación del partido a la «resistencia a asumir los cambios» propuestos en las consejerías en manos socialistas «por una dirección legitimada para hacerlos», pero también intentaba calmar los ánimos ofreciendo «diálogo y acuerdo» para decidir los nombres de los sustitutos de Salvador Blanco y Rosa Inés García como responsables de las empresas públicas Sodercán y MARE, respectivamente.

Lo que ocurre es que el sector crítico ya había dejado claro anteriormente que no existía esa posibilidad. Defiende que la elección de los cargos de confianza sólo corresponden a la persona que responde por ellos «ante la ciudadanía, ante el resto de instituciones y, si llegara el caso, ante la Justicia».

De hecho, el portavoz de los ‘tezanistas’, Javier Incera, echó en cara que en la carta que Zuloaga mandó esta semana a la vicepresidenta, este le informaba de que le iba a proponer nombres concretos –el entorno de la Ejecutiva defiende que tendrán que ser perfiles técnicos– para sustituir a Blanco y García. En ausencia de Díaz Tezanos, tampoco sus partidarios confirmaron ayer si la número dos del Gobierno aceptará finalmente la dimisión presentada por los todavía responsables de Sodercán y MARE, ambas empresas dependientes de Vicepresidencia.

La secretaria de Política Institucional del PSOE de Cantabria, Isabel Fernández, que ayer ejerció de portavoz, indicó que el objetivo de la dirección socialista al proponer esos dos cambios ha sido «regenerar y mejorar» la imagen del partido, así como impulsar una acción política «decidida» para la sostenibilidad y el desarrollo de la región.

La número tres de Pablo Zuloaga también censuró «la irresponsabilidad de algunos pocos cargos públicos que actúan en contra de las decisiones de la militancia, lo que ha conducido a esta situación», en referencia a la cita que reunió en el Hotel Bahía a alcaldes, diputados y concejales cercanos a Díaz Tezanos.

En este sentido, consideró que «ninguno de los argumentos expuestos aportan nada nuevo a las conversaciones que se deben mantener entre la Comisión Ejecutiva Regional y la vicepresidenta del Gobierno».

Y para limpiar de toda responsabilidad a Díaz Tezanos, el regidor de Colindres recordó que la vicepresidenta ha puesto su cargo a disposición del partido a pesar de que, afirmaron, existe unanimidad al valorar «muy positivamente» su gestión. Lo que no consideran aceptable es que la Ejecutiva se entrometa en el diseño de los equipos de la Consejería. «La lealtad al pacto de gobierno conlleva respetar las competencias de todos los miembros del Ejecutivo. Igual que se ha respetado que Mañanes forme su equipo. Hay que ser coherente», subrayó Gorostiaga.

Según señalaron, la gota que ha colmado el vaso del sector crítico es el expediente con el que Bonifaz amenazó a Díaz Tezanos si no cumple con las directrices aprobadas por la Ejecutiva. «Las amenazas no llevan a ningún sitio. Queremos que la situación se reconduzca», afirmó el alcalde de Santoña, Sergio Abascal, en una cita en la que también estuvieron presentes los regidores de Piélagos (Verónica Samperio), Santillana del Mar (Isidoro Rábago) o Laredo (Juan Ramón López Visitación), entre otros, además del exconsejero Ramón Ruiz, el expresidente del PSOE Ángel Agudo o la dimisionaria Rosa Inés García.

Para la secretaria general del PSOE de Torrelavega, Lidia Ruiz Salmón, lo de ayer debe ser considerado como «un llamamiento a la cordura y a la sensatez». Además, recordó a Zuloaga que durante la campaña de primarias afirmó que «Díaz Tezanos era intocable», a la vez que defendía que «la bicefalia era la solución» al PSOE. «Sí. La bicefalia funciona siempre que cada uno sepa cuáles son sus competencias. Una cosa es dirigir el partido y otra el Gobierno».

Aunque los 50 cargos públicos que ayer se reunieron en torno a la figura de Díaz Tezanos consideran «evidente»que en el PSOE no hay la unión de hace sólo tres meses, sino una situación de «crisis», Gorostiaga intentó dejar claro que la situación de la formación es muy distinta a la que atraviesa el PP.

«Hay una diferencia sustancial. Allí medio partido y medio grupo parlamentario no reconoce a la dirección. Nosotros sí», señaló, al mismo tiempo que reconoció, visiblemente afectada, que la brecha abierta entre ‘zuloaguistas’ y ‘tezanistas’ «nos está haciendo daño a nosotros mismos» y puede afectar a la formación en las urnas.

El PRC ofrece «estabilidad»

Mientras uno de los socios del bipartito –el PSOE– reconocía que su crisis orgánica está afectando al funcionamiento Gobierno, el otro ondeaba la bandera de la estabilidad. «El PRC tiene garantizada la estabilidad del partido y del Gobierno mientras que por todos lados se ven disputas internas», señaló el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra. El número dos de la formación hizo hincapié en la importancia de que, «en estos tiempos de zozobra, haya una organización que sigue unida y trabajando».

En alusión al PP y a la comida que el pasado viernes celebraron los afines al expresidente Ignacio Diego, afirmó que cuando los regionalistas realizan un acto «no llevamos a 200 personas para dividir, sino a 2.500 de todo el partido para apoyar a nuestros candidatos o cargos públicos».

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos