Carrancio gana la batalla a Ciudadanos y seguirá en el Grupo Mixto

Carrancio gana la batalla a Ciudadanos y seguirá en el Grupo Mixto

Los servicios jurídicos del Parlamento dice que no es un diputado no adscrito y añaden que es obligado que el Grupo Mixto tenga normas de funcionamiento

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Los Servicios Jurídicos del Parlamento de Cantabria han dado la razón al diputado Ramón Carrancio en su batalla con sus excompañeros de Ciudadanos. La formación naranja había solicitado de la Mesa del Parlamento regional la expulsión del Grupo Mixto del parlamentario toda vez que ya no formaba parte del partido por el que se presentó a los comicios. Ante esa petición, respondida con otros escritos de Carrancio, la Mesa solicitó un informe jurídico a su letrado para resolver la confrontación cainita entre excompañeros.

El informe emitido por el letrado-secretario general de la Cámara explica que es imposible atender a la petición de Ciudadanos y por lo tanto no puede hacerse efectiva la expulsión de Ramón Carrancio del Grupo Mixto al que pertenece. El letrado explica que precisamente el Grupo Mixto viene definido por la diversidad de sus miembros y añade que la principal característica que suele definir al mismo es que "no se precisa una vinculación ideológica de sus miembros". De ahí que sea precisamente este tipo de agrupación parlamentaria, es decir, el Grupo Mixto, "el único del que se prevé presente una normativa interna de funcionamiento".

En base a esa última aseveración, el letrado plantea en su informe elevado a la Mesa del Parlamento que es preciso que el Grupo Mixto de la Cámara cántabra apruebe "unas normas para prever su funcionamiento", petición que había sido formulada en su día por el diputado Ramón Carrancio, anterior líder de Ciudadanos.

El análisis jurídico en poder de la Mesa va más allá ya que el letrado indica que en el caso de que esas normas que deben regir el funcionamiento del Grupo Mixto no se hagan realidad, deberá ser la Mesa quien proceda a su "aprobación a la mayor brevedad". En definitiva, el jurídico entiende que para evitar un bloqueo provocado por el enfrentamiento de los miembros del Grupo Mixto debe intervenir la Mesa del Parlamento.

El informe concluye que además de ser imposible la expulsión del Grupo, tampoco cabe la posibilidad de "considerar a Ramón Carrancio como diputado no adscrito", pues no se producen las causas que contempla para tal propósito el Reglamento de la Cámara regional.

En las conclusiones del informe jurídico, el letrado también subraya que "Grupo parlamentario y partido político no son la misma realidad jurídica", de tal forma que el primero "no es un órgano más del partido". Una diferenciación clara que también pueden tener una cierta traslación a la pugna interna que mantiene el Grupo Parlamentario Popular para relevar a su actual portavoz, que se ha negado a aceptar las directrices marcadas por la dirección de su formación política.

Añade el letrado que el Reglamento del Parlamento cántabro no recoge de forma expresa "la expulsión del partido como causa de la expulsión del Grupo parlamentario, pues la pertenencia al partido no es requisito para la integración en el grupo".

Fue el pasado mes de julio cuando la Mesa del Parlamento de Cantabria solicitó a los servicios jurídicos de la Cámara un informe antes de decidir si el diputado Juan Ramón Carrancio podía continuar en el Grupo Mixto, a pesar de haber abandonado Ciudadanos, o pasa a ser no adscrito como ha solicitado la formación naranja

Fotos

Vídeos