Fomento estima en 1.818 millones «la inversión ferroviaria para Cantabria»

Obras de mejora de la catenaria, uno de los quebraderos de cabeza en la línea férrea Santander-Madrid / Antonio 'Sane'

Incluye el coste del AVE entre Palencia y Reinosa, la mejora de la línea, la duplicación de la vía entre Torrelavega y Santander y los soterramientos en ambas ciudades

E.MUNARRIZ/A.MACHÍN

El Ministerio de Fomento estima en 1.818 millones de euros la inversión prevista en materia ferroviaria para Cantabria. En esta previsión se incluye la actuación para ejecutar la Alta Velocidad entre Palencia y Reinosa, la mejora integral de la línea convencional hasta Santander, la duplicación de la vía entre la capital cántabra y Torrelavega, y la posible integración ferroviaria en ambas ciudades. Fomento pone el acento en el corredor entre Palencia y Santander, donde «se está movilizando desde el punto de vista administrativo» como «inversión ferroviaria para Cantabria 1.658 millones». Con el matiz «administrativo» en la frase puesto que buena parte de los proyectos –la mayoría– están aún en pleno proceso burocrático, previo a las grúas y a los obreros sobre el terreno. Y van para largo. Estos 1.658 millones del corredor salen de tres capítulos. Para ejeccutar la Alta Velocidad entre Palencia y Reinosa se estima una inversión «que supondrá unos 1.290 millones de euros». A eso hay que sumar los 223 del Plan de mejora integral de la línea convencional desde Palencia a Santander y los 145,18 del proyecto de duplicación de vía Torrelavega-Santander.

Millones de euros es lo que se estima que costará el corredor de altas prestaciones entre Palencia y Reinosa.

Palencia-Aguilar de Campoo-Reinosa. Son los tres puntos clave para la idea más ambiciosa (y más cara). Una línea, explican desde el Ministerio que dirige Íñigo de la Serna, de nuevo trazado diseñada para una velocidad máxima de 350 kilómetros por hora con ancho estándar y pensada «para tráfico exclusivo de viajeros». Para los 94,3 kilómetros entre Palencia y Aguilar ya hay papeles avanzados. La redacción del estudio informativo se inició en 2016 con una inversión estimada de 940 millones. Tras ser sometido a información pública, analizar las alegaciones y recibir los últimos informes pendientes, a finales del pasado mes de julio se remitió el expediente y el estudio de impacto ambiental al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que deberá emitir la Declaración de Impacto Ambiental. Con ella, lo siguiente será redactar los proyectos, iniciar las expropiaciones y solicitar los permisos necesarios. Fomento, en todo caso, advierte de que ya hay una dotación presupuestaria de 654,1 millones de aquí a 2020.

Los 35 kilómetros entre Aguilar y Reinosa están en una fase más temprana. Ahora mismo se están completando los trámites para un estudio informativo que se intentará someter a información pública «en el verano de 2018». «El objetivo que nos hemos marcado», apuntan antes de indicar que la inversión «estimada» será «de unos 350 millones de euros».

Millones es la inversión para el Plan de mejora integral de la línea convencional entre Palencia y Santander.

El segundo trozo más grande del pastel es el que corresponde al Plan de Mejora integral de la línea convencional. Cuando se completen los proyectos de un documento que se presentó en 2013 se habrán invertido 223,4 millones «con el fin de renovar la línea y actualizar sus instalaciones». Están en ello. Ya han renovado el tramo Palencia-Reinosa (118,3 millones) y ahora se centran en los comprendidos entre Reinosa y Torrelavega (55,8 millones) y el que hay entre la capital del Besaya y Santander (49,3 millones). El final de las obras del primero está previsto para el mes que viene. De aquí a septiembre están «ya sólo pendientes trabajos como la liberación de tensiones, colocación de encarriladoras y limpieza de cunetas». Además, para ajustar el cambio de tramos teniendo en cuenta el proyecto de alta velocidad hasta Reinosa «está prevista la instalación de un cambiador de ancho».

Millones es lo que calculan que supondrá duplicar la vía entre Torrelavega y Santander. Esperan iniciar las obras en 2018.

Entre Torrelavega y la capital, más allá de las mejoras, Adif tiene previsto iniciar las obras de duplicación de la vía en 2018. La idea es mejorar la capacidad de un área que, en la zona más cercana a Santander, soporta una media de 56 circulaciones diarias (36 de cercanías, seis de larga distancia, cinco de media y nueve de mercancías). Comprende trece estaciones y apeaderos, tres puentes y hasta cinco pasos a nivel. Duplicar el camino supondrá gastarse 145,18 millones y en los Presupuestos Generales de 2017 «se ha incluido –explican– dotación para el periodo 2017-2020 que cubre toda esta inversión».

Quedan en el listado del Ministerio la adaptación del apeadero de Muriedas para ser utilizada por trenes de hasta 608 metros (algo clave para el Puerto) y la remodelación de la estación de Renedo. En el primer caso se trabaja «en la redacción del proyecto», mientras que en el segundo pretenden adjudicar las obras antes de que acabe agosto.

Millones en obras complentarias. Se incluye el coste de las posibles integraciones en Santander y Torrelavega.

Y quedan las integraciones del ferrocarril. El Ministerio presume de que, para Torrelavega, se ha elaborado «en un tiempo récord (menos de un mes)» un borrador de Convenio sobre el que «acaban de recibir las alegaciones por parte del Gobierno de Cantabria». Un acuerdo a tres bandas para repartirse los gastos. «Ya se ha encargado la licitación del proyecto constructivo. El coste estimado es de unos 99 millones de euros», resumen. En el caso de Santander, el Ayuntamiento ya ha encargado la licitación de los derribos de naves en el área ferroviaria y el Ministerio está acondicionando las nuevas dependencias. Es la primera parte. Pero «el gran proyecto –definen en Fomento– es el de la segunda fase, en el que se trabaja a la espera de que confirme el Gobierno regional un nivel de participación idéntico que en el caso de Torrelavega». O sea, que asuma el 30% de la factura (Fomento asume el 50% y el Consistorio, el 20%). Y eso está aún por ver.

Un diagnóstico del estado de las cercanías antes de fin de año

Anuncian un avance para finales del tercer trimestre o para comienzos del cuarto. O sea, septiembre u octubre de este mismo año. Es la fecha prevista para «el diagnóstico de las cercanías en la Cornisa Cantábrica», el paso previo para acometer «un plan de actuaciones» en uno de los servicios que requiere mejoras con mayor urgencia y sobre el que los usuarios llevan años mostrando su malestar. «Plan de Cercanías para Cantabria», describen desde Fomento.

Más allá de este documento, el Ministerio repasa lo que tiene en marcha ahora mismo en la red de ancho métrico (lo que antes gestionaba FEVE). Están pendientes (en licitación) del trámite final para la disposición de los materiales del proyecto de «renovación integral de la superestructura del ramal Orejo-Liérganes». El paso previo antes de «empezar a trabajar a pleno rendimiento». Se trata de un tramo de 9,5 kilómetros y la factura de los arreglos, con un plazo de ejecución de nueve meses, ascenderá a 7,71 millones. Ya actúan desde marzo en el refuerzo estructural del túnel de Ambrosero-Beranga, que, si se cumplen los plazos, debería estar terminado justo dentro de un año (la inversión es de 3,28 millones).

Son obras en marcha o inminentes. El resto permanece aún en la fase administrativa. El objetivo es tener antes de fin de año redactado el proyecto para mejorar la accesibilidad de la estación de Bezana (dos millones de euros), mientras que se ha licitado el contrato para eso mismo (la redacción de los proyectos) en el caso de las futuras obras de supresión de pasos a nivel en la región. Se contempla eliminar once. Dos de ellos forman parte del trazado de la red convencional, en la línea Venta de Baños-Santander. El grueso (los otros nueve) pertenecen a la red de ancho métrico. Siete están incluidos en la línea Oviedo-Santander y dos más, en la Santander-Liérganes.

«También hay interés en mejorar las conexiones con Bilbao. La idea del Ministerio es hacer un análisis amplio sobre la infraestructura y ver de qué manera se puede conseguir una reducción de los tiempos de circulación y una mejora en la fiabilidad», apuntan desde Fomento, donde explican que esta idea estaría enmarcada dentro de ese genérico Plan de Cercanías.

Fotos

Vídeos