Mañanes admite que se «reconsiderará» el calendario escolar si la encuesta muestra un «rechazo absoluto»

Mañanes admite que se «reconsiderará» el calendario escolar si la encuesta muestra un «rechazo absoluto»
Javier Cotera

STEC y CC OO critican la medida y el consejero insiste en que es «una evaluación, no un referéndum»

PILAR CHATO y JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

El calendario escolar de Cantabria va camino de convertirse en la historia interminable y no deja de estar en el ojo de la polémica. Tras conocerse que la Consejería de Educación va a realizar una encuesta para evaluar su desarrollo, las críticas han arreciado y hoy el propio consejero, Francisco Fernández Mañanes, que aún no se había pronunciado, ha admitido que si los resultados de la encuesta pusieran de manifiesto «un rechazo absoluto» al nuevo calendario, habrá que «reconsiderar» las medidas que se han adoptado hasta ahora. Eso sí, si hay «pareceres distintos» el consejero insiste en que se hará en el seno de la mesa sectorial.

La pasada semana este periódico adelantaba que el Servicio de Inspección Educativa había puesto a disposición de los centros en la plataforma Yedra una encuesta de valoración, dirigida a directores y directoras de los centros, a las familias, así como al profesorado y alumnado a partir de 5º de Primaria, que también podrá emitir su opinión. Desde la Consejería de Educación se informaba de que con esta medida «dar voz a todos los agentes de la comunidad educativa» a la hora de confeccionar el calendario escolar.

Las críticas se han sucedido. Hoy el STEC acusaba a Mañanes de querer imponer el modelo tradicional de calendario escolar que hubo en Cantabria hasta hace dos cursos por un interés político y la Federación de Enseñanza de CCOO se mostraba «indignada» y acusaba al consejero de «ningunear» a los sindicatos y al Consejo Escolar.

Pero éste insiste en que «se trata sencillamente de una evaluación, no es un referéndum» y que la encuesta tiene como finalidad evaluar si se están alcanzando los objetivos pedagógicos que se persiguen con el nuevo calendario escolar -la mejora del bienestar y rendimiento del alumno y del clima escolar-.

En este sentido, ha señalado que si los resultados de la encuesta pusieran de manifiesto «un rechazo absoluto» al nuevo calendario, «es obligación de todos reconsiderar las medidas que se han adoptado»; y si lo que hay son «pareceres distintos», habrá que tener en cuenta esas consideraciones en el seno de la Mesa Sectorial y «plantearnos honestamente si cabe alguna rectificación en algún aspecto».

A Fernández Mañanes le «sorprende» la polémica generada, en primer lugar porque «así se ha venido haciendo» y en segundo, porque desde tu toma de posesión anunció su intención de evaluar los efectos del calendario. En su opinión, la evaluación es «relevante» para ver si se están cumpliendo los objetivos y en qué medida, y ha recalcado que «si no es así, sería una irresponsabilidad enorme por parte de la administración persistir en el error y no proceder a una reconsideración». Lo que a su entender «no es relevante» es dar a conocer el contenido del cuestionario.

En todo caso, el consejero ha puntualizado que el calendario del próximo curso se negociará como siempre con los sindicatos docentes en el seno de la Mesa Sectorial. Fernández Mañanes ha aclarado que «ha dicho en todo momento que está de acuerdo con el calendario escolar en su configuración como bimestres» porque le parece «una forma más racional» de alternar el trabajo en las aulas con los descansos.

Evaluación de los descansos

Sin embargo, ha explicado que desde el comité de directores el primer descanso -el del 1 de noviembre- se considera «excesivamente prematuro» y es «casi unánime» la opinión de que el último descanso del curso -el de la semana del 1 de mayo- puede suponer un «inconveniente» para los alumnos de segundo de Bachiller, que acaban a los pocos días el curso y se juegan el posible acceso a la universidad.

Sobre las acusaciones de partidismo, Fernández Mañanes ha dicho que «desconoce por completo si una simple evaluación interna de un programa educativo puede producir un determinado rédito político; otra cosa serán las medidas que se tomen a posteriori en función de los resultados de la evaluación», ha señalado a preguntas de la prensa.

Las críticas de los sindicatos

«Creemos simplemente que el actual consejero de Educación no hace reflexiones pedagógicas sino cálculos políticos», afirma el STEC en un comunicado. Y es que, a su juicio, Mañanes cree que «puede dar más réditos electorales un giro a la derecha» en materia educativa volviendo al calendario tradicional.

Además considera que reabrir «un asunto que ya estaba cerrado» se enmarca en el conflicto interno del PSOE, en el que, en su opinión, el consejero «parece tener por objetivo deshacer los principales proyectos puestos en marcha por el anterior equipo, por el hecho de pertenecer a otra facción del socialismo cántabro».

El STEC reclama a Mañanes que convoque la Mesa Sectorial de Educación para plantear allí «sin tapujos ni artimañas» lo que realmente piensa del calendario escolar en lugar de «dedicarse a hacer encuestas cada seis meses hasta que salga lo que él cree que más la beneficia políticamente», apostilla.

A esa Mesa Sectorial ha apelado también Comisiones Obreras, quien considera que la decisión de enviar esta encuesta a docentes, padres y alumnos es una «ocurrencia» que, a su juicio, «pretende eliminar el trabajo anterior ningunear a los sindicatos, cargándose la negociación colectiva y no dar valor al máximo órgano de participación de la comunidad educativa como es el Consejo Escolar», critica en un comunicado la secretaria general de la Federación, Conchi Sánchez.

El sindicato subraya que el calendario escolar no fue fruto de la improvisación, sino que se hizo un estudio con toda la comunidad educativa, a través del Consejo Escolar de Cantabria, durante varios meses. Recuerda que para hacer ese estudio se entrevistó a familias de la enseñanza pública y concertada de todas las etapas, docentes, personal de servicios, responsables municipales, directores de centros y Ampas.

Educación dice ahora que la encuesta publicada en la plataforma Yedra no es la correcta

El pasado viernes, la Consejería anunció a través de un comunicado que iba a realizar «una encuesta de evaluación en los centros sobre el calendario escolar 2017/18 con el fin de recopilar las opiniones de todos los agentes de la comunidad educativa –directores, profesores, padres y alumnos a partir de 5º de Primaria–, y planificar acorde a las mismas, el calendario del próximo curso escolar». En la nota se explicaba que el Servicio de Inspección Educativa «ha puesto» a disposición de los centros en la plataforma Yedra la encuesta de valoración. Varios docentes accedieron a dicha plataforma y recogieron la encuesta de la consejería, que luego publicó este periódico. Hoy, la Consejería envió otro comunicado casi idéntico con una modificación («Inspección Educativa pondrá la encuesta a disposición de los centros en la plataforma Yedra desde el próximo 28 de febrero) y un mensaje de que «las preguntas aparecidas en algún medio de comunicación no se corresponden a la redacción de dicha encuesta, que aún no ha sido dada a conocer». Algo que niegan los profesores consultados por este medio, que llevan desde el viernes descargándose la encuesta que sí aparece publicada en Yedra y contestando a un cuestionario que, según dice ahora Educación, no es el correcto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos