«Le pido un esfuerzo al bipartito para que justifique bien los 22 millones de Valdecilla»

Sáenz de Santamaría, retratada para la entrevista en el Palacio de La Magdalena. / Fotos: Javier Cotera / Vídeo: Pablo Bermúdez
Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta de España

«Me gusta tener a De la Serna en el Consejo de Ministros, pero ni me corresponde que siga ni que tenga otra tarea. No le puedo decir al PP cántabro qué candidato tiene que presentar»

ENRIQUE MUNÁRRIZ y JESÚS SERRERASantander

Soraya Sáenz de Santamaría llegó el martes a Santander a un encuentro con los delegados del Gobierno de todo el país como presidenta en funciones del Gobierno de España, el cargo asumido automáticamente por el viaje oficial de Mariano Rajoy a la Argentina. En un momento en el que las relaciones con Cantabria no pasan por su mejor momento, con una demanda en la Audiencia Nacional por el impago de la deuda de Valdecilla, con Miguel Ángel Revilla acusándoles de asfixiar a la región y con el PP cántabro en una proceso judicial para inhabilitar a la actual dirección, la 'número dos' del Ejecutivo central trata de sosegar las aguas y defiende que los Presupuesto Generales del Estado son «muy buenos con Cantabria».

–Las relaciones con el Gobierno de Cantabria se han enquistado en los últimos meses. El presidente les acusa de 'asfixiar' a la región con sus impagos, de 'vender humo', de no pagar la deuda histórica...

–El compromiso del Gobierno de España con Cantabria y los cántabros es claro. Se dice que obras son amores y creo que el hecho de que Cantabria sea la comunidad que lidera la inversión por habitante en los Presupuestos Generales del Estado es la mejor prueba, más allá de los discursos de alguno. Entre las Administraciones tenemos que tener una cooperación leal, eso no quita para que en determinado momento pueda haber asuntos en los que pensemos de distinta manera, pero la mejor forma de poner en evidencia determinadas cosas es presentando cifras y resultados. Las inversiones previstas son de 272 millones, un 36% más que el año pasado, y probablemente son las que nos hubiera gustado hacer en 2012, pero la situación de práctica quiebra del país no nos lo permitió.

–¿Piensa que se ha instalado entonces el Gobierno de Cantabria en el 'España nos roba'?

–Lo de mirar al otro para hacerle responsable de tus problemas y dar explicaciones propias es una política de corto recorrido. Lo más importante para que Cantabria crezca es que todas las Administraciones hagan su tarea. Al Gobierno regional le corresponde hacer ahora sus esfuerzos y sus proyectos, porque nosotros ya hemos demostrado nuestro compromiso. Claro que para eso hay que aprobar los Presupuestos.

–¿Y confían en sacarlos adelante? El PNV parece insistir en no apoyarlos.

–Me gusta ir paso a paso y trabajarlo. Sabemos que no es una tarea fácil, que hay que trabajarla, pero son unos buenos Presupuestos para el conjunto de España. Devuelven parte del esfuerzo que hicieron muchos españoles durante la peor etapa de la crisis. Están muy volcados en los pensionistas, 70.000 cántabros verán mejorada su pensión, los funcionarios y las clases medias, en todo lo que afecta a las rebajas fiscales. Y por primera vez se tienen muy en cuenta algunos elementos que para Cantabria son esenciales como la despoblación y el reto demográfico. Todos aquellos, incluidos los partidos de Cantabria, que ven esas ventajas espero que lo tengan muy presente para apoyarlos.

–Volviendo a Cantabria, ¿qué opinión tiene del presidente?

–Personalmente procuro colaborar lealmente con el señor Revilla y hay aspectos en los que estamos de acuerdo. Siempre pido a todos los presidente autonómicos lealtad con el Gobierno de España y en ese punto quiero poner el acento. Más allá de las discrepancias políticas, que pueden ser lógicas, y las económicas, lo importante es que todos apoyemos el proyecto de España. Aquí todos tenemos que ir a la mayor.

–Pero no les hará mucha gracia que vaya a los programas de televisión a airear sus conversaciones con Mariano Rajoy o cantarles las cuarenta.

–Nosotros somos de preservar mucho la institucionalidad y esa es mi forma de actuar. Es una manera de mostrar respeto al conjunto de los ciudadanos que cada uno representamos. Nosotros actuamos así y cada uno que dé explicaciones de por qué lo hace de otra manera.

Ver más

–Ahora que han recuperado la partida de 22 millones de euros para Valdecilla, ¿cree que se debería retirar la demanda que interpuso el Gobierno regional para reclamar la cantidad adeudada? ¿Era necesario llegar hasta este punto?

–El compromiso del Gobierno de España con Valdecilla se demuestra en que son 79 millones de euros lo que ya se lleva invertido.La apuesta en estos Presupuestos, que es importante que salgan porque hay 22 millones consignados, es un ejemplo de que hay un compromiso con el hospital y con la sanidad de Cantabria. En un tema tan importante como ese hay que lograr más acuerdos entre Administraciones e interponer menos recursos. Espero que el Gobierno de Cantabria actúe en consecuencia. También hay una cosa que es importante: los ciudadanos nos exigen cuidado con el dinero público. Es importante justificarlo bien y cumplir todos los plazos, porque la transparencia y el control de cada euro es fundamental. Le pido un esfuerzo al Gobierno de Cantabria.

–Si el año pasado no fueron capaces de justificarlo, ¿qué ha pasado para desbloquear las ayudas?¿Han tenido ustedes manga ancha?

–No. Nosotros somos muy conscientes de las necesidades del Gobierno y esperamos que este nuevo periodo presupuestario permita al Gobierno de Cantabria hacer mejores justificaciones en el futuro. Vamos a trabajar por el futuro y no nos enredemos en el pasado.

–El PP de Cantabria atraviesa una situación difícil con nueve de los 13 diputados y tres senadores en rebelión contra la actual dirección desde que María José Sáenz de Buruaga ganó el Congreso Regional por cuatro votos a IgnacioDiego. ¿Cómo observa la situación?

–Tengo que ser muy respetuosa con los órganos del partido, sus decisiones y con los congresos. Lo que a todos nos corresponde es trabajar por un interés superior, que es el de los cántabros, y del proyecto de un partido que está demostrando que en Cantabria tiene proyecto e iniciativa, como lo está haciendo el Gobierno de España. Respeto las decisiones y las posiciones de los órganos del PP, que se hacen cumpliendo nuestros estatutos, y ahora es momento de trabajar por la unidad y la estabilidad.

–En cualquier caso, mirar al futuro es más fácil si hay un cambio tranquilo y las heridas están cerradas. Esto no sucede en Cantabria, donde hay un proceso judicial abierto.

–No voy a juzgar actuaciones. Lo importante es ser leal a la dirección del partido, cuyas decisiones se presume son legales. Luego cada uno tiene su derecho de hacer lo que estime oportuno y conveniente ante los tribunales. Pero el proyecto y los principios de valores del partido tienen que estar por encima.

«Vuelta Ostrera no se derribará sin que esté la alternativa»

–¿Garantiza el Gobierno que no se tirará Vuelta Ostrera hasta que esté construida la solución?

–Ese es el compromiso que tiene el Ministerio de Medio Ambiente. Ahora mismo se está trabajando en paralelo la alternativa a la par que se está desarrollando el proceso de licitación.No se derribará antes.

–A Cantabria no le gusta ninguna de las ubicaciones. ¿Se volverá a sacar a información pública con nuevas alternativas como pide el Gobierno?

–La voluntad de Medio Ambiente es escuchar a todo el mundo, los temas del agua son fundamentales y se elegirá la mejor opción posible.

–Hay un debate vinculado a este conflicto interno sobre la idoneidad de Sáenz de Buruaga como candidata y la posibilidad de postular a Íñigo de la Serna. Da la impresión de que sobre todo al PRC le preocupa la posibilidad de que el ministro sea el candidato. ¿Se aplicará la vía Alfonso Alonso y mandarán a De la Serna como cabeza de lista?

–No le puedo decir al PP cántabro a qué candidato tiene que presentar. No me corresponde. Y visto que algunas cosas acaban en los tribunales... extremo la prudencia en ese punto –esquiva entre risas–. Si el ministro de Fomento siembra la preocupación de las filas rivales es un reconocimiento de su labor y de que lo está haciendo bien. Me parece que eso demuestra que hay mucho banquillo en Cantabria.

–¿Pero lo ve un buen candidato?

–A mí me parece un ministro de Fomento estupendo, porque además comparto mesa con él y sé como hace las cosas. Es una persona muy querida y valorada. Aquí viene mucho, pero le puedo asegurar que el recorrido que está haciendo por el resto de España es impresionante. Habla una convencida, a mí me gusta tenerlo en el Consejo de Ministros, pero ni me corresponde que siga siendo ministro ni que tenga otras encomiendas.

–¿Cantabria saldrá bien parada con el reparto del nuevo modelo de Financiación Autonómica?

–El nuevo modelo contempla, a petición de Cantabria y de otras autonomías, que se tenga en cuenta el coste efectivo de los servicios. Lo que hay que asegurar es que los españoles reciban todos los servicios en situación de igualdad. Eso obliga a tener muy en cuenta la situación de las comunidades uniprovinciales, con una población dispersa, más envejecida y, por tanto, requiere más de unos servicios públicos como es la dependencia o la sanidad. Si ese es nuestro 'leitmotiv', más que los debates territoriales, acertaremos. Soy consciente de que se necesita un nuevo modelo, el PP no apoyó el actual, y dado que aquí el PSOE gobierna con el PRC, que sean muy conscientes de que es bueno que lleguemos a un acuerdo.El modelo de financiación, que parece algo muy técnico, es la otra cara del Estado del Bienestar y es tiempo de trabajar por la igualdad de todos los españoles, residan donde residan.

–Otra de las actuaciones más polémicas que el Gobierno central lleva a cabo en Santander es la construcción de los diques de La Magdalena. La Fiscalía ha abierto una investigación porque un abogado ha denunciado que hay un delito ecológico. ¿Es posible dar marcha atrás?

–Los espigones cuentan con la declaración de impacto ambiental favorable contra la que no se presentó recurso. No hacer nada no es la solución. Se ha cuidado el tema medioambiental.Los que han cambiado de opinión serán los que tendrán que acreditar lo que no vieron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos