El sector hostelero examina la ley que regulará las viviendas de uso turístico

Un grupo de turistas se hace un selfie ante la isla de Mouro/Roberto Ruiz
Un grupo de turistas se hace un selfie ante la isla de Mouro / Roberto Ruiz

«Los profesionales sabemos muy bien lo que queremos, y es que todos respeten las reglas del juego», asegura Ángel Cuevas, presidente del gremio

NACHO GONZÁLEZ UCELAY SANTANDER.

El sector hostelero ya tiene en sus manos el borrador del decreto por el que se regularán -a su entrada en vigor- las viviendas de uso turístico en Cantabria, documento que los empresarios venían reclamando con insistencia a la Consejería de Turismo en su deseo de poner cerco al intrusismo y que la Asociación de Hostelería está estudiando a fondo antes de trasladar al Ejecutivo la opinión que el proyecto le merece.

«Acabamos de recibirlo», aseguraba el viernes el presidente del colectivo, Ángel Cuevas, que pedía «un par de días para estudiarlo, escuchar la opinión de los socios y ofrecer una valoración».

En todo caso, los profesionales «sabemos muy bien lo que queremos, y es que todos respeten las reglas del juego», añadía el portavoz, que hace tan solo dos semanas reconocía que este tipo de negocios «nos están haciendo mucho daño» y abogaba por la penalización tanto a los propietarios que ofrecen sus viviendas sin registrar para uso turístico como a las páginas webs que las anuncian.

Los explotadores de sus viviendas tendrán las mismas obligaciones que se exigen a cualquier alojamiento

«Nosotros no estamos en contra de que se alquilen, pero creemos que deben cumplir la ley para que todos podamos competir en igualdad de condiciones», dijo entonces Cuevas, que cree en la competencia libre pero «dentro de la legalidad».

De esa reivindicación, precisamente, nace un borrador que el Gobierno de Cantabria ha elaborado «para regular aquellas viviendas que, sin reunir los requisitos establecidos, ofertan el servicio de alojamiento turístico a fin de establecer unas mínimas garantías para los usuarios y tener un censo de viviendas de uso turístico en Cantabria para eliminar la competencia desleal en la actividad turística en aras a la garantía de la unidad de mercado que constituye un principio económico esencial para el funcionamiento competitivo de la economía española».

El Gobierno regional tiene 81 denuncias encima de la mesa

El Gobierno de Cantabria tiene encima de la mesa 81 denuncias contra los propietarios de otras tantas viviendas de uso turístico que son presuntamente ilegales y que se publicitan como tales en los diferentes portales webs especializados en anunciar este tipo de servicios.

La mayoría de esas denuncias han sido presentadas por la Asociación de Hostelería de Cantabria, que primero formuló 59 y posteriormente otras diez. La docena restante son fruto de los rastreos efectuados por particulares o por el propio Ejecutivo en las plataformas de anuncios, donde son abundantes las ofertas de viviendas de uso turístico. Solo en la web ‘Homeaway’ se publicitan casi un millar de establecimientos (956), que también se anuncian en ‘Airbnb’ (306).

Así, y de acuerdo con el documento, el explotador de este tipo de viviendas -que deberá firmar una declaración en la que se compromete a cumplir los requisitos solicitados en tanto tenga abierto su negocio- tendrá que disponer del correspondiente proyecto del alojamiento, de un título jurídico suficiente para la explotación del inmueble como vivienda de uso turístico y de una cédula de habitabilidad donde se defina la capacidad legal máxima. También tendrá que abonar la tasa por la apertura de establecimiento turístico, suscribir la póliza de seguro de responsabilidad civil que garantice la prestación del servicio y (en el caso de las viviendas ubicadas en inmuebles sometidos al régimen de propiedad horizontal), presentar una declaración responsable acerca de que los estatutos de la comunidad de propietarios no prohiben ni establecen restricciones del uso del inmueble al destino de vivienda de uso turístico.

Entre sus obligaciones, además, figuran todas aquellas que se exigen a cualquier establecimiento turístico. Emitir justificantes de pago de los servicios prestados, disponer de hojas oficiales de reclamaciones, conservar las hojas de admisión, exhibir el número de inscripción en el registro General de Empresas Turísticas de Cantabria en toda publicidad que se haga de la actividad, ofrecer la vivienda al cliente en perfectas condiciones de higiene, limpieza y preparación, exhibir y comunicar los precios de los servicios ofertados en lugar visible...

«En igualdad de condiciones», repetía Ángel Cuevas, que en las próximas horas trasladará a la Consejería de Turismo el parecer del sector sobre esta nueva norma.

Fotos

Vídeos