Emoción y nieve sobre la pista

Raúl Alegría, en el centro, junto a los miembros de la troupe que participan en la función. /Celedonio Martínez
Raúl Alegría, en el centro, junto a los miembros de la troupe que participan en la función. / Celedonio Martínez

Artistas de todo el mundo protagonizan un espectáculo, dirigido por Raúl Alegría, con ambiente festivo destinado a un público familiar El Gran Circo de Navidad permanecerá en El Sardinero desde hoy hasta el próximo 7 de enero

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

La magia de un niño que, junto a su abuelo, ve nevar por primera vez lleva detrás de si un asombroso mundo con epicentro den Santander. Se trata de un nuevo espectáculo circense que arranca en la capital cántabra hoy jueves y que está destinada a un público familiar. De la mano de Raúl Alegría que será el maestro de ceremonias y producido por Delfuego Booking, el Gran Circo de Navidad permanecerá en la ciudad, en una nueva carpa instalada en El Sardinero, hasta el día 7 de enero.

La idea es que toda la familia pueda disfrutar del espectáculo por lo que los números sin perder espectacularidad son blancos y sorprendentes. Desde Sixto y Lucía, una pareja cubana que logra vestirse y desvestirse a toda velocidad en el escenario ante el asombro del público a Kevin Flores, considerado el mejor malabarista de México, todos los artistas que participan en las 19 funciones programadas, tienen detrás de sí un recorrido internacional.

Además de Raúl Alegría, que va narrando esa historia entrañable entre nieto y abuelo y su asombro al descubrir la nieve, Graziella Galán tendrá un papel protagonista. Es una especie de hada que acompaña al protagonista y que, en un momento de la función surcará los cielos o lo que es lo mismo realizará un espectacular número de trapecio por encima de las cabezas de los espectadores. Esta trapecista tiene un currículum espectacular ya que ha trabajado en los mejores circos del mundo, desde Moira Orfei en Italia al Roncalli de Alemania. Artista principal del Price fue a su vez integrante de la troupe de trapecistas Los Atlas formada en el circo de los Hermanos Tonetti.

La carpa, construida expresamente para este circo, tiene capacidad para 385 espectadores

Otro de los números fuertes de este espectáculo llega de la mano de un viejo conocido de los aficionados cántabros al circo. Se trata de Tyrone Laner, semifinalista en Britsh Got Talent 2017 y miembro de la troupe del Circo de los Horrores. Además es un habitual del Circo Quimera, que también dirige Raúl Alegría en verano, y su número de lanzador de cuchillos muy aplaudido. En esta ocasión regresa con un número que recuerda al de los vaqueros del oeste con su lazo y sus látigos que mueve a una gran velocidad.

El búlgaro Mitko sorprenderá a lo espectadores de todas las edades con sus equilibrios. Es uno de los más asombrosos de la función, pues la fuerza del artista resulta increíble y se eleva varios metros en un puro equilibrio.

La actuación de Kevin Flores es un homenaje al circo más clásico y a los malabaristas. El artista es una institución en su país y la velocidad con la que lanza pelotas, aros y bolos por las aires para luego recogerlas es asombrosa. Para Santander ha preparado un número especial con sombreros.

Celedonio Martínez

En El Gran Circo de Navidad no puede faltar el humor y los payasos. Los cubanos Petunio y Cantaleta se encargarán de hacer reír a grandes y pequeños con sus travesuras y meteduras de pata. No dejarán de meterse en líos durante toda la función y serán varias las veces que saldrán al escenario pues son, junto a Raúl Alegría y Graziella Galán los encargados de llevar el peso de la obra.

El nuevo circo cuenta también con una nueva carpa procedente de Italia y de la mano de uno de los mejores fabricantes de carpas del mundo. El interior cuenta, además, con capacidad para 385 localidades en sillas individuales, muy próximas a la pista escenario, que está elevada para facilitar la mejor visión de los espectadores.

El Circo que hoy abre sus puertas tiene vocación de permanencia pues tal y como señalan sus promotores la idea es que Santander sume a su programación navideña la de un circo destinado principalmente a la familia y con un espectáculo acorde a estas fechas del año. La capital cántabra que cada verano se abre a las propuestas circenses de distintas compañías merecía, como las grandes capitales europeas, un circo navideño en el que no faltará el árbol y las acomodadoras 'mamá Noel'. Habrá función todos los días salvo el domingo (Nochebuena) y los precios oscilan entre los 12 y 30 euros según la situación (Vip, Oro, Plata y Bronce). Cómo siempre habrá una función solidaria, a un precio de 10 euros, y otra especial de Reyes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos