Cae el telón para la 66 edición del FIS

Los músicos de la Cincinnati Symphony Orchestra cerraron el Festival.
Los músicos de la Cincinnati Symphony Orchestra cerraron el Festival. / Javier Cotera

La clausura del FIS resultó, como su apertura, un destacado acontecimiento artístico y social

JAVIER RODRÍGUEZSantander

Concluyó la edición 66 del FIS. De nuevo, gran cita en la sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria. Esta vez, con la Cincinnati Symphony Orchestra en un concierto patrocinado por Viesgo. Entre otros, acudieron al evento Miguel Ángel Revilla, presidente del gobierno de Cantabria; Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta; Ramón Ruiz, consejero de Educación, Cultura y Deporte; Rafael de la Sierra, consejero de Presidencia y Justicia; José Mª Mazón, consejero de Obras Públicas, y Gema Igual, alcaldesa de Santander.

Se cerraba así anoche un intenso maratón, con 48 espectáculos, que ha incluido a orquestas procedentes de Asia, por primera vez, de Europa y de América. Los directores Charles Dutoit, Thomas Hengelbrock, James Judd, Louis Langreé y Juanjo Mena, entre otros. Orquestas como la BBC Philarmonic, la Royal Philarmonic y la Filarmónica de Luxemburgo, junto con el pianista Juan Pérez Floristán y la mezzosoprano Daniela Barcellona, entre otros propuestas han destacado en una ediciónque albergó proyectos como la presentación, por primera vez en España, de ‘Las rutas de la esclavitud’ de Jordi Savall. Un Festival caracterizado por su «celebración de la diversidad» y un lema implícito que subyace en su esencia: «La música es para todos».

A la clausura acudieron, asimismo, Marina Bolado, directora general de Cultura; Ana González Pescador y Miriam Díaz, concejalas del Ayuntamiento de Santander; Miguel Antoñanzas, presidente y CEO de Viesgo; Jaime Martín y Valentina Granados, directores del Festival Internacional de Santander, y Luis Revenga, presidente de Editorial Cantabria.

Minutos antes de que comenzara la velada varios espectadores opinaban para El Diario. Isaac decía que la edición de 2017 le había parecido «en conjunto muy buena; es decir, en la línea de la casa. Línea que es la que hay que mantener de cara a los próximos años, basada en la calidad y variedad de contenidos. Solo así se consigue atraer la atención del público y solo así se captan nuevos espectadores». Marisa suscribía sus palabras y añadía: «El Festival Internacional de Santander es un clásico del verano en la capital de Cantabria; propuesta ineludible para los aficionados a la buena música, al buen teatro, al buen ballet, etc». Ascen también se mostraba «satisfecha con el FIS y sobre todo con lo que implica. Me parece que es clave para Santander, que su prestigio traspasa las fronteras regionales y nacionales.

Me satisface ver que se mantiene esta importante seña de identidad cultural, que dota de profunda personalidad a la ciudad en la que se desarrolla. No sería imaginable un agosto en Santander sin el FIS».

Despedida con la Cincinatti Symphony

La Cincinnati Symphony Orchestra, con su director musical Louis Langrée al frente, se encargó de clausurar anoche la 66ª edición del Festival Internacional de Santander. Era su primera gira europea y su segunda cita española tras pasar por la Quincena donostiarra. Fue un concierto especial en el que se escucharon obras de John Adams y Bruch y la ‘Primera sinfonía’ de Brahms. La orquesta más antigua de Ohio y una de las seis más veteranas en EEUU, que en esta ocasión contó con el violonista Renaud Capuçon como solista, puso el broche final a una edición que inauguró el pasado día 5 la BBC Philarmonic Orchestra, dirigida por Juanjo Mena y con la participación del pianista Juan Pérez Floristán.

Fotos

Vídeos