Ciclismo

Indurain acepta el reto de Freire

Los campeones mundiales Astarloa, Olano y Freire, con los ganadores del Tour Delgado e Indurain, en 2014. /EFE
Los campeones mundiales Astarloa, Olano y Freire, con los ganadores del Tour Delgado e Indurain, en 2014. / EFE

El pentacampeón del Tour será el 17 de marzo el protagonista del II Desafío Óscar Freire

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Miguel Indurain es una garantía segura. Su presencia aglutina aficionados, curiosos y expectación. Óscar Freire lo sabe de sobra y este año contará con el gran campeón, el hombre récord del Tour junto a Anquetil, Merckx e Hinault, para la segunda edición de su Desafío. Sus cinco 'grandes bouclés' (y dos giros) rodarán así junto a los tres maillots arcoíris del cántabro; también un récord absoluto y también compartido, en este caso con Van Steenbergen, Binda y aún en activo Peter Sagan y, de nuevo Eddy Merckx.

«Es una suerte tener a una persona que representa por sí misma la historia del ciclismo español. Es el que más éxitos ha conseguido; el único ciclista que ha sido más que un deportista. Junto a Rafa Nadal, Seve Ballesteros, Pau Gasol y probablemente Iker Casillas, aunque seguro que olvido a alguno, tal vez sea uno de esos deportistas que en cada deporte ha hecho historia y que quedarán para la historia como deportistas y como personas».

El Desafío Óscar Freire celebrará así su segunda edición el sábado 17 de marzo con el mismo recorrido y los dos grandes campeones como principales reclamos, aunque no únicos. La previsión es superar ampliamente el millar de participantes y el propio organizador se ha marcado los 1.500 como límite para no provocar un problema de infraestructura. Un recorrido de BTT, otro de carretera y uno mixto que combina ambos tienen la culpa.

Se mantendrá el mismo, con salida y meta en Sniace, para que se puedan comparar marcas Circuito

«Al final fueron 860, y para una primera edición son muchos. Este año me he puesto un límite, porque el problema de esta marcha es que tienes que manejar una infraestructura muy grande. Solo los soportes para las bicicletas ocupan mucho espacio y se hacen expresamente. Y eso es solo un ejemplo. Me he puesto un límete y no habrá más de 1.500 personas, porque solo con las 600 personas que participen en desafío con ya 1.200 bicicletas más el resto de participantes. Ya el año pasado fue complicado, aunque también una buena primera experiencia que nos va a servir. Como un triatlón, pero te llegan muchos a la vez, porque el recorrido en carretera no lo haces tan exigente porque luego viene la mountain bike».

Además de Indurain, estarán Beloki, Horrillo y varios cántabros y excompañeros de Freire Invitados

Junto a ellos estarán Horrillo, Beloki y una buena representación del pelotón cántabro clásico -los profesionales en activo tienen compromisos en esas fechas-, pero aún es demasiado pronto para adelantar toda la nómina de invitados: «Seguramente vengan otros cuantos amigos que han corrido conmigo, como el año pasado -explica Freire-. A Beloki, por ejemplo, no le llamé el año pasado y fue él quien me llamó a mí y me dijo que quería participar en mi marcha, así que me hizo mucha ilusión. Pero por eso mismo hasta última hora muchas veces no sabes exactamente quién va a participar». Al final «todos esperan a última hora, igual que yo el día de Reyes».

Mismo circuito

Todo sobre el mismo recorrido que el año pasado, «porque a la gente le gusta medirse y si lo cambias la gente se encontraría un poco perdida, porque ya no podría comparar marcas. Al final lo bonito de una prueba cicloturista es que cada uno tiene sus propias metas, no es como en una competición en la que dependes de un resultado y un equipo y tienes que salir a ganar. Aquí importa solo lo que uno se quiera plantear, y salvo unos pocos que quieren y pueden llegar los primeros, el reto es sencillamente superar el tiempo del año anterior», explica Freire sobre una prueba «no competitiva, aunque al final a todo el mundo le gusta medirse».

El Desafío se ofrece en tres versiones: carretera, BTT y mixta, además del potenciómetro El circuito

Así, salida y la meta estarán instaladas en Sniace con arranque conjunto salvo los que participen solo en BTT. El pelotón rodará por la carretera nacional hasta San Vicente de la Barquera para después de dar la vuelta por Pechón y Muñorrodero regresar por la carretera de la costa. Una vez que la carrera llegue a Las Quintas, en lugar de bajar dirección a Puente San Miguel y entrar por Torrelavega hasta Sniace se girará dirección Viveda y se afrontará la meta desde Barreda.

En total se cubrirán así 116 kilómetros sobre asfalto y otros 25 por tierra y barro, además de superar en algunas zonas del recorrido pruebas como tramos cronometrados, en especial uno de 1,4 kilómetros en subida en el Alto de la Gerruca.

Iniciativa novedosa

La iniciativa del torrelaveguense sigue el camino de otras citas más o menos competitivas impulsadas por exprofesionales, pero con una importante novedad: tres recorridos alternativos también con unas exigencias muy diferentes, dos superficies diferentes y, en consecuencia, dos bicicletas distintas. Lo de desafío quedaba así más que justificado y en esa primera convocatoria Freire estuvo ya acompañado por el citado Joseba Beloki (subcampeón y varias veces podio en el Tour), Óscar Pereiro (ganador del Tour 2006) y los cántabros Juanjo Cobo (ganador de la Vuelta 2011) y Alfonso Gutiérrez, varias veces campeón de España.

Entrevista

Otros, los más preparados y atrevidos, optaron por el desafío del lago, una prueba de fuerza y destreza ante zonas de agua y una subida en medio de un camino con barro, que los participantes debían cubrir sin echar el pie a tierra. Todo ello para lograr como premio una inscripción gratuita vitalicia en esta fiesta del ciclismo aficionado.

Como epílogo, se ofrecía ya la posibilidad de participar en una tercera prueba frente a un potenciómetro para medir la cantidad de vatios que cada corredor es capaz de generar en diez segundos de pedaladas.

Un menú, en definitiva, muy completo. «El año pasado la gente quedó muy contenta y este vamos a mejorar en muchos aspectos. La gente quedó contenta con la seguridad, el cuidado de sus bicicletas y con el recorrido. Tenemos la suerte de tener una de las zonas más bonitas para la bicicleta y quizá nosotros no nos damos cuenta, pero la gente que viene de fuera, que el año pasado fue más del 40%, sí que me lo decía». Este año serán aún más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos