«Ya estoy preparado para la pelea»

Sergio García entrena en el Kronk para la defensa del título ante Moncelli./Luis Palomeque
Sergio García entrena en el Kronk para la defensa del título ante Moncelli. / Luis Palomeque

El 22 de septiembre el boxeador Sergio 'El Niño' García defenderá el título de Campeón del Mundo Silver en el Vicente Trueba

ALEJANDRO PÉREZ TORRELAVEGA.

El 17 de diciembre de 1977 Cecilio 'Uco' Lastra se proclamó campeón del mundo del peso pluma de la WBA, el primer cántabro que lograba un título mundial. También ha sido el único. El santanderino se impuso al panameño Rafael Ortega en una pelea disputada en el Recinto Ferial de Torrelavega. Y Torrelavega volverá a ser, casi 40 años después, el escenario donde el boxeo cántabro celebre una velada de nivel internacional. Sergio 'El Niño' García (Torrelavega, 1992) , campeón Silver de la WBC, se enfrentará el 22 de septiembre en el pabellón Vicente Trueba al italiano Felice Moncelli. Un desafío que el cántabro debe superar para aspirar a títulos mayores.

Desde su debut el 26 de mayo de 2012, Sergio García ha ganado cada pelea que ha afrontado, ante distintos rivales, unos novatos, otros ya experimentados. Daba igual, todos han caído ante el infernal ritmo de 'El Niño', que mantiene un récord perfecto (24-0, 12 KO). Así se proclamó campeón del Mundo Hispano, campeón de España, campeón Internacional WBC y el título Silver de WBC. Este último cinturón conseguido el pasado 10 de junio ante Isaac 'Chaca' Real que supuso más que una simple victoria: su confirmación. Y es que 'Chaca' era un antiguo campeón de Europa, más experimentado que el torrelaveguense. Dio igual, 'El Niño' volvió a ganar. Una pelea que para el propio boxeador fue muy importante ya que «nos abrió muchas puertas, por lo que ahora hay que aprovechar la oportunidad y hacer una buena defensa del título».

Las claves

Sergio García

«La pelea con Chaca nos abrió muchas puertas, ahora hay que aprovechar la oportunidad y hacer una buena defensa»

Víctor Iglesias

«Moncelli es un boxeador tosco, agresivo sin ser pegador, pero no me preocupa, si Sergio está bien es muy superior»

García ya lleva tiempo preparando la pelea, en especial la parte física, clave en el boxeo incansable que desarrolla el cántabro, un estilo que no deja respirar al rival. «Como en todas las peleas hemos hecho un planteamiento de preparación de fondo físico al principio y el último mes le vamos a dedicar al entrenamiento de guanteo, para centrarnos en la última semana en la recuperación y dar el peso», afirma 'El Niño', aunque también señala que prefiere hacer la pérdida de peso de forma progresiva, porque si no se siente «muy débil».

Un entrenamiento dividido en dos jornadas, la mañana centrada en el aspecto físico y la tarde al boxeo propiamente dicho, al combate. Unas jornadas que comparte siempre con su entrenador y descubridor en el Gimnasio Kronk de Torrelavega, Víctor Iglesias. Mientras Sergio se encarga de prepararse físicamente para la velada, es Víctor quien estudia al rival. «Víctor le está estudiando desde un principio y a medida que pasan los días vamos corrigiendo determinados aspectos y afinando a ver por dónde le podemos entrar y por dónde no», afirma el púgil. Los dos entrenan juntos desde que Sergio comenzó a boxear, incluso cuando el excampeón del mundo Sergio 'Maravilla' Martínez se fijó en el potencial del cántabro y lo fichó para su promotora, MaravillaBox.

Un trabajador constante

«Ya estoy preparado para la pelea, sólo me faltaría dar el peso y el entrenamiento de guanteo, que es donde más soltura se coge», afirma Sergio, que es un trabajador constante, que se prepara a conciencia para cada pelea, algo que también resalta Víctor, para el que «la constancia y el sacrificio es lo más importante. Esa es la capacidad que le vi cuando empezó, lo que más me gustó de él y creo que es lo que nos ha ayudado a llegar hasta aquí». Un entrenamiento que tiene marcada una fecha, el día 16 de agosto, cuando comenzará el trabajo más específico para la pelea, en especial la estrategia que van a desarrollar durante el combate ante el italiano Felice Moncelli (17-4-1, 5 KO), un italiano de 23 años que según Víctor «es un boxeador tosco, agresivo sin ser pegador. Es un hombre que te puede hacer una pelea muy fea, entonces vamos a intentar mantenerle en la distancia que nos conviene a nosotros, boxearle en nuestro estilo». Sin embargo Víctor se muestra contundente al afirmar que «realmente no me preocupa nada de Moncelli, si mi boxeador está bien creo que somos muy superiores. Estamos muy bien preparados y siempre imponemos el ritmo que más nos conviene».

Sin embargo, en boxeo no hay nada escrito y el italiano no sólo es el campeón internacional de la WBC, sino que también aparece en el puesto 24 del ranking mundial y en el 13 del europeo. También aquí parte como favorito el cántabro, ya que se encuentra quinto en el ranking de la WBC y en el séptimo del europeo. Una pelea muy importante, sobre todo por la posibilidad de acercarse al cetro europeo, aunque tanto el boxeador como Víctor, prefieren centrarse de momento en la próxima defensa. García señala que también piensa en el Europeo, pero que «si fallo en esta pelea no viene nada después. Entonces primero hay que ganar y después ya pensar en lo que sigue». Aquí coincidía su discurso con el de Iglesias, que considera el boxeo como un deporte «en el que no podemos pensar en un futuro a largo plazo. Primero viene una pelea, después la siguiente y siempre hay que ir paso a paso».

Uno de los principales problemas que se encuentran a la hora de preparar la pelea es la falta de medios para entrenar, sobre todo en un país en el que el boxeo sigue ocupando un lugar marginal y no cuenta con las mismas ayudas económicas que sí se conceden en otros países con mayor tradición pugilística. Por lo tanto, la preparación para la pelea a partir del día 16 no se centrará exclusivamente en el Gimnasio Kronk, sino que buscarán sparrings de Asturias y País Vasco, todo con el objetivo de realizar entrenamientos de «guantes, guantes y más guantes, como hicimos para la pelea contra 'Chaca'», señala Víctor Iglesias. También irán algún día a Madrid, a entrenar con la promotora de MaravillaBox, ya que cualquier ayuda es indispensable para preparar un compromiso tan importante.

La esperanza cántabra

Sergio García ya no es la joven promesa que debutó hace cinco años. Ahora es una de las grandes esperanzas del boxeo nacional junto a otros jóvenes como Kerman Lejarraga o Jon Fernández, una nueva generación de boxeadores que ha recuperado la ilusión por el noble arte en España después de unos años de escasez de púgiles de talla internacional y de poca repercusión en los medios de comunicación. Y sobre todo él ha devuelto la ilusión a Cantabria, porque sólo hay que ver el gran número de aficionados con banderas regionales y torrelaveguenses que acuden a apoyarle en cada pelea.

Unas expectativas que lejos de presionarle le motiva y que lo ve como una oportunidad de hacer resurgir el boxeo en España. Si logra ganar, estará un paso más cerca de ese objetivo. Y también de acercarse a la figura de Uco Lastra.

Fotos

Vídeos