Fútbol-Racing

Recetas caseras para conseguir el éxito

Dani Aquino señala a Pau Miguélez en Mieres; Cobo (izquierda) y Óscar les acompañan./Javier Cotera
Dani Aquino señala a Pau Miguélez en Mieres; Cobo (izquierda) y Óscar les acompañan. / Javier Cotera

El Racing jugó ante el Caudal con siete cántabros en la alineación inicial y cinco más en el banquillo | La decisión de Viadero de confiar en la cantera en el momento más delicado de la temporada le permite hacer pleno de puntos y cambiarle la cara al equipo

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

El secreto estaba en casa. Pau Miguélez, Sergio Ruiz, Miguel Gándara, Javi Cobo, Óscar Fernández... Los chavales de la cantera salieron al rescate y cumplieron. Tan solo bastó con echarles al 'prao'. por la cantera ha surtido el efecto esperado. La decisión de que el Racing, por poner un ejemplo, comenzase con siete cántabros en su alineación el partido del pasado domingo en Mieres ante el Caudal y que en la convocatoria aún esperasen su turno cinco más ha sido de lo más acertada. Bien es cierto que el bucólico escenario fue fruto, por un lado, del atrevimiento del entrenador y, por otro, de las exigencias de una plaga de lesiones que se 'cargaron' a los titulares (Gonzalo, Regalón, Córcoles...). Ahora bien, hay ocasiones en las que se debe quitar el envoltorio para comprobar realmente si se esconde algo en su interior.

Iván Crespo, Antonio Tomás, Óscar Fernández, Gándara, Sergio Ruiz, Javi Cobo y Pau Miguélez saltaron al terreno de juego del Hermanos Antuña como titulares. Salvo el portero -cántabro de nacimiento-, todos canteranos; los cuatro últimos pertenecientes a una de las hornadas más frescas salidas de La Albericia. En el banquillo esperaban su oportunidad otros cinco paisanos más: Raúl Domínguez, Miguel Goñi, Quique Rivero, Víctor Badiola y Juanjo. Doce de dieciocho. Un Racing muy montañés. Lo realmente llamativo fue que lo ocurrido en la localidad asturiana no fue una sorpresa y sí un premio. Una consecuencia. Cuatro días antes, en El Sardinero, y con la presión a punto de estallar, varios de ellos se ganaron el puesto con todo merecimiento; de hecho, se convirtieron en protagonistas y su actuación permitió salvar el momento más delicado del equipo en los tres meses de competición disputados. Llueve sobre mojado.

Cada uno ha sacado pecho a su manera; Sergio Ruiz, que durante el inicio de la Liga ocupó el centro del campo -su posición natural- se ha adaptado perfectamente a la defensa hasta el punto de que en ocasiones parecía un consumado lateral derecho. Ante el Burgos, Viadero apostó por él como urgencia dado que ni Córcoles ni Miguel Gándara podían ocupar el puesto. Hay quien pudo pensar que su buena actuación fue circunstancial, pero después de verlo en Mieres las dudas han desaparecido. Su titularidad ante los asturianos fue la recompensa merecida. Y como Sergio Ruiz, Javi Cobo; el centrocampista fue el culpable número uno con su salida en el 'match ball' frente al Burgos del cambio radical del equipo y, en parte, de la victoria final que permitió la continuidad de Viadero en el banquillo racinguista y que el club siguiera su camino. Cobo también jugó de inicio ante el Caudal de Paco Fernández. Nobleza obliga. Y el mismo guión se le puede aplicar a Pau Miguélez, el benjamín del grupo. El chaval sorprendió en la media hora de la que dispuso en El Sardinero y el pasado domingo le bastaron 52 minutos para ser el mejor. Desparpajo, descaro y alegría; tres virtudes de veterano que le voltearon el rostro al Racing previsible cuando actúa de visitante. Por todo ello, Viadero -de manera justa- volvió a darles la llave de la titularidad a los tres, algo impensable hace unos meses.

Pau Miguélez: «Sin darme cuenta me llegó la oportunidad que buscaba»

Ya decían que era descarado. Los que le conocían siempre enumeraban esta condición como una de sus mejores virtudes. Pau Miguélez fue el mejor ante el Caudal, después de que incluso se sorprendiera al ver su nombre en la alineación. «La semana había sido corta y no me lo imaginaba.Eso sí, después salí con confianza y con ganas», señala el chaval. Fue uno de los protagonistas antes el Burgos y cuatro días después, premio. «Casi sin darte cuenta te llega la oportunidad que buscas toda tu vida». Y la aprovechó; con soltura y empeño. «Cuando te dan confianza te atreves a hacer cosas», añade. Es juez y parte de la renovación casera que ha sufrido el Racing la pasada semana, pero le resta importancia:«Es cierto que hemos sido unos cuantos canteranos;Sergio,Javi Cobo o yo, pero puede haber sido casualidad.Aquí hay compañeros muy buenos», explica con modestia.

Lleva tres años en el primer equipo y esta temporada apuntaba como la de su confirmación.«Me siento cómodo, soy joven y siempre quiero jugar, como todos, pero en el Racing es difícil». Su habilidad es lo que le distingue del resto de competidores por el puesto. «Me siento a gusto, con el sistema que juega el Racing, jugando por dentro más que por fuera, pero estoy para lo que me manden».

Miguélez es el benjamín de los siete que en Mieres terminaron jugando con el representativo. «Fue bonito, siempre es agradable ver a siete o más futbolistas de la tierra jugando con el equipo. Pero la exigencia aquí es muy grande y juegan los mejores». Joven, pero prudente.

El Racing ha experimentado un crecimiento con recetas caseras. Bien es cierto que el destino ha propiciado que al entrenador no le quedase otra que arriesgar. Probablemente sin esa falta de maniobra, Cobo Y Miguélez seguirían calentando en la banda y Sergio Ruiz estaría esperando un hueco para volver a cumplir en el pivote. El fútbol tiene estas cosas. Ahora bien, en Mieres el míster los volvió a echar al 'prao' y cumplieron.

Acudir al mercado

Ahora que por las oficinas de El Sardinero asoma la idea de acudir al mercado a fichar jugadores, nunca está de más darse cuenta de que en casa hay algo más. Probablemente no todo lo que se necesita, pero sí más de lo que se vio hasta ahora. Además de los protagonistas, Gándara repitió otro aprobado más, esta vez como central. Capítulo aparte merecen Antonio Tomás y Óscar Fernández, sobre los que ya recae el apelativo de canterano sólo de refilón. El primero no deja de ser un veterano y el segundo, cuyo gol ante el Burgos fue clave, es un joven aunque sobradamente preparado.

Los de 'casa'

Sergio Ruiz.
De pivote o de lateral.El chaval ha jugado ocho partidos, siete de titular.
Miguel Gándara.
De central o lateral. Ha jugado nueve partidos, ocho de inicio.
Javi Cobo.
Dinámico y cumplidor; ha disputado trece partidos, sólo dos de titular.
Pau Miguélez.
Es una de las ‘perlas’ de la cantera, pero sólo ha disputados dos partidos, el último de inicio.
Óscar Fernández.
Es el año de su confirmación.Lleva once partidos, nueve de titular.
Víctor Badiola.
Delantero.Un partido jugado. En Mieres.
Los ‘veteranos.’
Antonio Tomás, Quique Rivero, ÁlexGarcía y Juanjo han regresado al Racing después de años de experiencia.
Los que vienen.
Miguel Goñi, Adrián Zorrilla, AdriánPeón, Darío, Borja Ares o Mantilla. Del Racing B y juveniles.
Los ‘adoptados’.
Matías Aquino y Gerín militan con el Racing B, aunque ya han debutado con el primer equipo,No son canteranos. Ficharon este año por el club.

En Mieres, junto a Viadero se sentaron Miguel Goñi, Juanjo y Quique Rivero. El primero es de los que busca una oportunidad, aunque por ahora no le quede otra que esperar a la cola. Los otros dos han sido precisamente los damnificados de la renovación; ambos tienen ya horas de vuelo, sin embargo la savia nueva, formada en la misma fábrica que ellos, les ha adelantado por la derecha -al menos por el momento-.

Viadero es de la casa. Es -o debería serlo- el estandarte de La Albericia. No obstante le cuesta alargar la correa a los chavales y cuando las cosas van de cara le ha puesto freno. Ahí están los casos de Javi Gómez o de Juan Gutiérrez, a quienes las lesiones les han mandado al destierro en el momento menos apropiado. Es probable que la terapia de choque de la última semana le haya servido para ampliar sus miras al técnico. Este año, han debutado también del filial Gerín (Estella) o el propio Víctor Badiola, que si bien ya jugó en Lejona (Copa del Rey) disfrutó de unos minutos en Mieres. En la recámara quedan Adrián Zorrilla (lateral derecho), Ángel Pardo (lateral izquierdo) o jugadores como Darío, Borja Ares o Mantilla (centrales) que junto a Adrián Peón (portero) suelen entrenar con el primer equipo de forma habitual. No es fácil darle la oportunidad a un imberbe cuando la exigencia es tan alta, pero en el fútbol hay muchas veces en que la decisión más obvia e infantil suele ser la clave. El éxito se esconde delante de una mirada.

Fotos

Vídeos