El Racing se lleva el duelo entre centenarios

El Racing se lleva el duelo entre centenarios
María Gil Lastra

Los pejinos pusieron en aprietos a un Racing que solo con los cambios dela segunda mitad entró en el partido. Pau y Musy pusieron la calidad en un choque vivido con intensidad en la grada

MARCOS MENOCAL y JAVIER MENÉNDEZ LLAMAZARESSantander

La lluvia firmó una tregua y se alió con el centenario del Laredo; cien años no se cumplen todos los días, debió pensar, y no entorpeció una tarde noche de fútbol en el campo de San Lorenzo. En la grada, más de 1.500 aficionados y en el campo dos clubes con más de un siglo de guerras, ¿quién se lo iba a perder? Este viernes se jugaron dos partidos; uno en el césped, donde Vinatea, el delantero del Laredo no dio tiempo a que la gente aparcara y en el minuto dos perdonó la vida a su ilustre invitado. Y otro, el que se disputó en la grada donde las vivencias de los espectadores ilustraban el último siglo de fútbol en la villa. «Al Racing le han pasado cosas, pero es que al Laredo...», le explicaba con el puro en la boca un pejino a su compañero de grada. Y entre anécdotas centenarias y goles errados, los del ‘prao’ se fueron tomando más en serio el amistoso de fin de año.

Para los locales, líderes de Tercera, el envite era de lo más atractivo y para los de la capital, un banco de pruebas en toda regla. Viadero no negará que aprovechó la ocasión para varias cosas; que Aquino no perdiera ritmo –el murciano quiere ser titular hasta en el parque–; que Granero y Antonio Tomás ensayasen como pareja de baile; que Álex García se fogueara como lateral izquierdo y que César Díaz se encuentre a sí mismo en la banda. Todo eso además de que los chavales tuvieran su oportunidad; Badiola, Javi Gómez... Por su parte, el Laredo se lo tomó como un premio y salvo David Moral, el portero habitual cada domingo, Arteche puso en cancha a sus diez titulares.

0 Laredo

Joel; Toño, Bárcena, Lila, Felipe; Montiel, Manu Ortiz, Roberto Cano; Vinatea, Camino y Tocornal. También jugaron: Mauri, Luis Gómez, Álex y Rasines.

4 Racing

Peón; Iñigo, Álex García, Gándara, Javi Gómez; Granero, Antonio Tomás, César Díaz, Diego Rozas; Aquino y Badiola. También jugaron: Córcoles, Goñi, Gonzalo, Julen, Rivero, Javi Cobo, Óscar, Héber, Juanjo y Miguélez.

Goles
0-1, Óscar (Min. 60). 0-2, Pau Miguélez (Min. 65). 0-3, Pau Miguélez (Min. 83). 0-4, Musy (Min. 85).
Árbitro
Campelo Núñez.
Incidencias
Campo de San Lorenzo. 800 espectadores. Césped en perfecto estado pese a la abundante lluvia caída durante los días previos.

«¿Habéis visto como aguantó el campo?», iniciaba orgulloso un seguidor de casa a los de las filas de atrás. El lugareño sabía de qué hablaba porque antaño, el césped se inundaba tanto que el caudal se ponía a paño con la valla de la banda. Era tal el espectáculo que los chavales del colegio de al lado venían a hacer equilibrios. Obviamente los menos habilidosos se daban un chapuzón. De aquello sólo pervive la valla, porque después de cien años pocas cosas son iguales.

Y entre risas, el trago a la cerveza, el mordisco al bocadillo y ponte bien y estáte quieto, en el campo el Laredo le estaba dando un baño al Racing de padre y muy señor mío. Vinatea, Camino y Tocornal sonrojaron en la primera hora a un Racing que jugaba a espasmos;una falta a la escuadra de Aquino y dos zapatazos de Diego Rozas rozando el palo.

El ecuador del partido fue festejado por los racinguistas que no daban abasto a detener a un rival ordenado, atrevido y que jugaba de memoria. Y eso que Badiola al filo del descanso obligó a Joel a lucirse.

Antonio Tomás, dolorido, dejó su puesto a Javi Cobo antes de tiempo y el pitido del árbitro le dio una tregua a las pruebas de Viadero ante tanta acometida local. En el entretiempo se dio marcha atrás a la memoria y todo el mundo tenía algo que contar. Por allí pasaron Iñaki Bollaín y Emilio Amavisca, dos de los que más pueden presumir de jugar en los dos clubes centenarios.

Viadero cambió el equipo entero y Arteche casi. El Racing abrió el campo con Óscar y Héber Pena y colocó a Pau y Juanjo entre los dos centrales rivales; el Laredo puso a Mauri con Vinatea en punta y con eso fijó la defensa verdiblanca. El segundo tiempo sirvió para que el fútbol mejorase, en parte porque por fin el Racing decidió entrar en el partido. Una versión mejorada de los verdiblancos logró quitarle bravura al Laredo y en un centro medido de Castañeda, Óscar se lució marcando los tiempos en un testarazo letal. Fue el primero de la tarde; un gol de los de antes, de extremo a delantero. Como tantos y tantos que San Lorenzo festejó el último siglo.

Fue un tanto de esos que sirven de kriptonita porque desarmó a un Laredo hasta el momento respondón. Minutos más tarde fue Pau Miguélez quien anotó la puntilla. En la grada dieron por buena la llegada de los goles; nadie protestó. Fue como si fuese algo esperado y eso que en la primera parte fueron los anfitriones quienes dominaron sin premio. A pesar de todo, el líder de Tercera no se desordenó: siguió jugando a lo mismo pero ya sin el ese efecto de antes.

Viadero siguió tirando de banquillo y le dio el último cuarto de hora a Musy, a quien colocó junto a Juanjo formando una delantera de centímetros. Por aquel entonces, en la grada, la que estrenó San Lorenzo hace tres meses con sus asientos rojos y blancos, la gente esperaba algo que les mereciera la pena. Y fue, precisamente, Musy quien se inventó una delicia con caño incluido que arrancó los aplausos. Después fue Pau Miguélez quien regaló una ‘frivolité’ a los presentes. Dos tantos del canterano seguidos y uno más de Musy pusieron el 0 a 4 final. El Laredo le perdonó la vida al Racing en la primera parte y los de la capital aprovecharon para aparecer en el libro del centenario como verdugos y no como víctimas el día en que los pejinos cumplían un siglo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos