Fútbol | Segunda B

Casi la mitad de la plantilla ha pasado por la enfermería

Daniel Pedriza

Viadero tiene serios problemas para organizar una defensa con tres centrales de baja y un pivote reconvertido, el capitán, con el tobillo como una bota | Actualmente Granero, Córcoles, Javi Gómez, Juan Gutiérrez y Gonzalo están pendientes de evolución

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

La defensa del Racing pide número en la enfermería de La Albericia. Actualmente cinco futbolistas esperan turno en la sala de espera y cuatro de ellos son zagueros -o centrocampistas reconvertidos-: Borja Granero (esguince de tobillo), Gonzalo (edema óseo), Córcoles (supuesta rotura de fibras), Javi Gómez y Juan Gutiérrez (ambos, esguince de tobillo), además de César Díaz (contractura) al que parece que le darán por fin el alta esta semana después de un mes fuera de combate. Y no hay que olvidar que poco antes de esta plaga de lesiones los doctores se enfrentaron a una mala racha en la que Dani Aquino, Juanjo y Regalón se cayeron de la lista dejando al descubierto algunas de las carencias de una plantilla corta. Ocho futbolistas han visto interrumpida su trayectoria en las apenas siete jornadas disputadas de Liga, algunos de ellos en varias ocasiones, contratiempos que a pesar de contar con ellos siempre suponen un quebradero de cabeza.

Lo más novedoso del 'parte de guerra' racinguista es que este martes David Córcoles acudirá a la clínica para someterse a una ecografía. El alicantino sufrió un pinchazo en el bíceps fermoral de su pierna izquierda y salvo sorpresa sufre una rotura de fibras. Sería una buena noticia -ciertamente inesperada- si en los resultados de las pruebas se comprueba que su músculo no está dañado; si finalmente se confirma la lesión, y siempre en función del grado de la rotura, el lateral podría quedarse de baja entre tres y cuatro semanas. Otro de los futbolistas que mantiene en vilo al cuerpo técnico es Borja Granero; al capitán no es necesario hacerle ninguna prueba, ya que el diagnóstico de la lesión que le obligó retirarse a la pata coja el pasado sábado del césped de Merkatondoa es un esguince de tobillo. Ambos son los últimos en sumarse a una lista de 'tocados' y, precisamente los dos repiten en tan incómoda situación. Córcoles cayó lesionado en el play off de ascenso del pasado ejercicio: rotura de fibras frente al Villanovense. El daño muscular le duró hasta la tercera jornada de este campeonato, cuando reapareció ante el Mirandés. Ahora, cuatro partidos después, el alicantino volverá a la enfermería.

«Son todas lesiones traumáticas y propias del futbolista. No hay ninguna causa identificada», afirma el doctor Mantecón

Por su parte, Granero se perdió la eliminatoria copera ante el Leioa -con fatal desenlace deportivo para el Racing- al notar unas molestias en su rodilla operada. El valenciano acudió con urgencia al día siguiente a la consulta del doctor Cruz -el cirujano que le operó- para descartar cualquier problema serio. La cosa quedó en un susto.

Todos los lesionados

Córcoles
Posible rotura de fibras en el femoral.Hoy se hará una ecografía. Ya tuvo la misma lesión al principio de temporada.
Granero
Esguince en el tobillo izquierdo. Pendiente. Sufrió antes unas molestias en la rodilla y se perdió un partido.
Javi Gómez
Esguince en el tobillo izquierdo. Pendiente de evolución.
Juan Gutiérrez
Esguince en el tobillo derecho. Pendiente de evolución.
César Díaz
Contractura en los isquiotibiales. Posible alta esta semana. Antes sufrió dos idénticas lesiones.
Regalón
En su día sufrió una contractura en los isquiotibiales.Se perdió un partido.
Dani Aquino
Padeció en Guernica una microrrotura fibrilar en el femoral.Se perdió el partido de Copa.
Juanjo
Contractura en los isquiotibiales en Guernica.Se perdió el partido de Copa.
Javi Cobo
Molestias musculares le impidieron entrenar la pasada semana. Se recuperó.

Pero no sólo Córcoles y Granero son conocidos por la enfermería de La Albericia, también César Díaz, que en los apenas tres meses de temporada ha caído lesionado en otras tantas ocasiones. Al manchego le asolan los problemas musculares; en pretemporada se perdió varios partidos amistosos por un problema en los isquiotibiales y ya en Liga, en dos ocasiones, sendas contracturas le han hecho quedarse fuera cuatro jornadas.

A Viadero se le caen los soldados sin darse cuenta. A algunos no les da tiempo ni a ir a la guerra, como es el caso de Javi Gómez o de Juan Gutiérrez. A los dos chavales, el primero procedente del filial y el segundo del equipo juvenil, se les complicó la posibilidad de sumar minutos con el primer equipo por las dichosas lesiones de última hora. Ambos aguardaban en la reserva, Gómez, después de superar una operación de una fístula logró hace un par de semanas ponerse a disposición de Viadero. El canterano incluso era uno de los señalados para paliar los problemas en la defensa y un inoportuno esguince de tobillo le apartó de tal posibilidad. Gómez intentó, más por corazón que otra cosa, estar presente en Merkatondoa el pasado domingo, pero no superó la prueba y no viajó con sus compañeros. Gutiérrez no pudo ni probarse siquiera y otro esguince le impidió repetir lo que ya consiguió en Lejona (Copa del Rey), precisamente motivado por la baja de Granero, que supuso su debut con los mayores.

Sin los dos canteranos disponibles, con Granero cojo y pendiente de la evolución de su tobillo y con un Gonzalo desesperado por volver, la defensa del Racing está desierta. El burgalés lleva una temporada aciaga; primero se perdió un partido por un fuerte golpe en la cabeza con un contrario el día de la eliminación copera en Leioa. Ahora bien, superado el esguince cervical que le produjo cayó de baja en la jornada cuatro (El Molinón) después de que un simple pisotón en el pie derivase en un edema óseo preocupante y doloroso.

El central está loco por volver y, sin embargo, no puede. Al tratarse de un dedo del pie, el contacto con el balón se hace insoportable y hasta que no se reabsorba será mposible que vuelva. Un panorama insólito. Ver para creer.

«Ha habido contracturas, sobrecargas y alguna rotura, pero no se puede achacar a nada concreto», recalca Mantecón

El único zaguero que se encuentra listo para jugar es Regalón, que también se perdió un partido por un problema muscular con anterioridad. Precisamente la baja del cordobés fue la que motivó el cambio de rol de Granero, que desde entonces anda a caballo entre el centro del campo y el puesto de central.

Los dos últimos, Dani Aquino y Juanjo, tuvieron que parar una semana por una mircrotura fibrilar y una contractura, respectivamente, después de jugar en Guernika sobre hieba artificial.

«Son lesiones traumáticas»

La mala racha que sufre la plantilla -aunque parezca mentira no es la peor de las últimas temporadas- no tiene ninguna causa específica y comprobada. El doctor Mantecón, responsable de los servicios médicos del club, así lo asegura. «Todas ellas son lesiones traumáticas, producidas por una mala caída, un mal apoyo tras un salto o algo similar. Son daños propios del futbolista». Es obvio que tres esguinces de tobillo no esconden ninguna 'praxis' a la que echar la culpa. «Saltas y pisas un pie de un rival o apoyas mal y es habitual», añade el galeno, que también insiste en que «muscularmente tampoco hay nada que destacar; hemos tenido contracturas y sobrecargas que en los primeros partidos son normales. Si acaso la rotura de fibras de Córcoles, pero es que tampoco se puede achacar a algo identificable».

El año pasado, las rodillas

El año pasado fueron las rodillas (dos operados de gravedad, Granero y César) y los hombros (otros dos, Óscar y Castañeda) los quebraderos de cabeza del cuerpo técnico, esta última articulación, por cierto, también le trajo serios problemas en campañas anteriores al Racing (Artiles, Mariano, Assulin, Fede San Emeterio y Mikel Santamaría). En cualquier caso, es obvio que aunque no exista una causa indentificada sobre la razón de tantas lesiones -aunque afortunadamente ninguna sea de larga duración- no es menos cierto que muchas de ellas se han producido cuando el equipo ha jugado sobre un terreno de juego de hierba artificial. Ocurrió en Guernica y ahora después de visitar Estella. La dureza y la falta de costumbre pueden estar detrás de alguna de ellas, pero no existe una correlación total que confirme el estamento médico racinguista. Es pronto para empezar a hacer conjeturas de qué equipo logrará formar Viadero para el domingo jugar ante el Athletic de Bilbao B, puesto que los defensas Granero, Gutiérrez, Gómez y Gonzalo están pendientes de evolución; Córcoles, de la prueba de hoy, y César Díaz de recuperar el tono.

Fotos

Vídeos