Los lobos llegan a pueblos de Liébana y atacan a potros en Porcieda

vídeo

La yegua observa cómo los ganaderos retiran los restos de su potro. / Pedro Álvarez

  • Los ganaderos alertan de que los lobos ya se acercan casi hasta las casas, y que hasta los turistas hospedados en Tudes les escuchan aullar por las noches

No cesan los ataques de los lobos en la comarca de Liébana, que están causando importantes bajas a los ganaderos, que se muestran "impotentes" ante la "gran cantidad" de estos animales que se están viendo, y escuchando, por los diferentes municipios de la comarca. La última víctima, un potro en la localidad de Porcieda (Vega de Liébana).

El sábado por la mañana, el ganadero José Cuesta Camacho acudió al amanecer, como cada día, para atender a las ocho yeguas que con sus seis potros pastan en una finca por encima de las casas de Porcieda, perteneciente al barrio de Tudes, donde actualmente tiene el ganado. Al llegar al interior de la finca, observó cómo las yeguas estaban "muy inquietas y no paraban de moverse de un lugar hacia otro". De inmediato vio que uno de los potros yacía en el suelo sobre los cuartos traseros, sin poder levantarse. "Al acercarme pude contemplar las mordeduras de los lobos y que estaba ya agonizando. Conté los potros y me falta otro de unos días, que no he podido localizar, y que probablemente haya seguido el mismo camino que éste", contó el ganadero. Asegura que ha ocurrido a pesar de que estos días está "continuamente atendiéndoles al estar las yeguas de parto". Pero cae la noche y el lobo aparece. "Ya ves lo que ocurre. Esta situación se está convirtiendo en insostenible para el ganadero lebaniego. No podemos más", lamenta.

Cuesta explica que dos de sus yeguas parirán durante estos días, y teme que las crías "puedan seguir el mismo camino que los dos potros que he perdido". Considera que esta es una situación "se está escapando de las manos" a la Administración. "Estamos criando animales para que nos los coman los lobos. Antiguamente a estos pueblos era difícil que llegasen los lobos y ahora les encontramos por todas partes", reflexiona. Señala que el sábado por la noche, sin ir más lejos, unos turistas que están hospedados en un apartamento de Tudes les oyeron aullar por encima del pueblo.

"Están bajando hasta la misma orilla de los pueblos, ya que los ataques contra las ovejas también se produjeron en una finca junto a las casas. Estás luchando todo el año para poder criar unos animales, para que al final vengan los lobos y te los coman. Cuando acaben con los potros, con lo terneros y con los corderos, llegará un día en que nos atacarán a nosotros”.

Hay vecinos de Tudes que ya han renunciado a tener ganado menudo, porque los lobos en varios ataques les han matado todas las ovejas que tenían, como es el caso de Fernando Lama, que indica que “tenía ovejas en una finca entre Tudes y Porcieda, cerca de casa, y he perdido los animales en dos ataques de los lobos hace unos días”.

El desánimo y la impotencia por no poder hacer nada están motivando el abandono en Liébana de la actividad ganadera, porque la presencia incontrolada del lobo en la zona ya está alcanzando a todos los municipios de la comarca.