fotogalería

La camioneta frigorífica ha quedado empotrada contra el cierre de una vivienda / DM

Una camioneta embiste a una furgoneta de reparto y acaba empotrada en el cierre de una vivienda

  • El aparatoso accidente, que se ha producido a las ocho de esta mañana, deja dos heridos en la N-634 a la entrada de Cabezón de la Sal

Cabezón de la Sal se despertó este viernes con un sobresalto especialmente aparatoso por la colisión entre dos vehículos a la altura del paseo Ambrosio Calzada de la localidad, que terminó con un camión encajado en el jardín trasero de una casa y dos heridos graves, aunque uno en menor medida, en el hospital de Sierrallana. Los hechos se sucedieron alrededor de las ocho de la mañana, cuando un camión que circulaba por la carretera N-634 en dirección a Cabezón de la Sal impactó con una furgoneta provocando la salida de la vía de ambos vehículos. Tras el golpe, el camión ha arrastrado a la furgoneta hasta el paseo, que ha terminado estampándose contra un muro. El camión ha colisionado con el cercado de una vivienda, quedándose literalmente encajado en la finca, donde ha permanecido por más de dos horas hasta que una grúa se lo ha llevado.

Al lugar del accidente se trasladaron en seguida operarios del 112 Parque de Bomberos de Valdáliga, que han estado apoyados por bomberos de Torrelavega, así como efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Local y de Tráfico. Los bomberos tuvieron que sacar a ambos conductores de los vehículos, que fueron trasladados al hospital de forma inmediata. El conductor del camión, perteneciente a una empresa de reparto de productos cárnicos llamada ‘Camarsa’, "presentaba un traumatismo craneoencefálico y estaba bastante aturdido", según afirmó el jefe del parque de Valdáliga, Miguel Rodríguez, quien añadió que "hemos tenido dificultades a la hora de sacarlo del interior del vehículo, por la inestabilidad que presentaba al haber atravesado el cerco de la finca".

El accidente ha despertado la alarma en la zona, y varios vecinos se han acercado al lugar. La propietaria de la vivienda en cuya finca se encajó el camión de reparto explicó que "escuché un ruido tremendo, que era como una explosión de gas o como un coche acelerando, sobre las ocho menos cuarto de la mañana, y cuando salí a la calle vi al camión metido en el porche". "No me dio tiempo a reaccionar apenas, porque en seguida llegó la policía y los bomberos, pero me he llevado un buen susto", matizó. Los propietarios tienen también residencia en Madrid y no siempre están en la casa, pero esta vez el accidente les pilló dentro.

Los propietarios de la empresa de reparto para la que trabaja el conductor del camión declararon que el operario "se dirigía a repartir por la zona de San Vicente" y que hasta ahora "nunca había tenido un accidente". La empresa tiene la sede en Revilla de Camargo.

El lugar del accidente se encuentra situado cerca del colegio público Ramón Laza, por lo que el paseo que atravesaron ambos vehículos es muy transitado a las nueve de la mañana, cuando los niños entran al centro educativo. "Por suerte, eran las ocho y no pasaba nadie en ese momento", matizó el primer teniente alcalde, Víctor Manuel Reinoso, que también acudió al lugar del accidente. "Justo hace dos días, los trabajadores municipales han estado limpiando los bancos del paseo unos metros más allá", matizó. Aún no se han determinado las causas del accidente, "pero todo parece indicar que atravesaron el muro a gran velocidad", comentaban los vecinos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate