Medio Natural trata de atrapar al osezno herido con el método de captura de 'Güela'

Trampa Culvert que se trasladó a Liébana al inicio del operativo en noviembre. /
Trampa Culvert que se trasladó a Liébana al inicio del operativo en noviembre.

El operativo cuenta con el asesoramiento de expertos en trampeo del Ministerio de Medio Ambiente

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

El operativo de vigilancia y captura del osezno herido de Liébana podría dar sus frutos en breve. La dirección general de Medio Natural del Gobierno de Cantabria ha contado para ello con el asesoramiento de un equipo de tramperos expertos del Ministerio de Medio Ambiente. En este sentido, estos días se ha procedido a preparar el terreno y seguir un protocolo similar al que se utilizó en 2011 para la captura de la vieja osa 'Güela', también en Liébana. Además, el osezno está siendo monotorizado continuamente por cámaras y se le ha avistado por las zonas controladas casi a diario. El desenlace y la captura podría ser ya, cuestión de días, o incluso de horas.

El operativo utilizado para capturar al animal herido en la extremidad izquierda desde hace dos meses es similar al utilizado con 'Güela', en el que también participó el mismo equipo del ministerio. Entonces se cebó a la vieja osa durante días, hasta que se la consiguió capturar a lazo y se procedió su traslado al Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

Además, son numerosas las personas que siguen viendo al osito pasear por el pueblo de Cambarco, el animal sigue por allí solo -le falta su madre- y, al parecer, ha mejorado su aspecto desde los primeros avistamientos de finales de noviembre e inicios de diciembre en el municipio de Cabezón de Liébana. «Está más gordo, pero sigue manteniendo la pata izquierda sin posar», explicaba ayer uno de los muchos vecinos que lo han visto por allí.

El osezno «está más gordo» que hace dos meses, pero sigue sin posar la pata izquierda

Desde noviembre

La dirección general del Medio Natural mantiene activo un operativo de seguimiento y captura del oso herido desde el 21 de noviembre del pasado año. Según explicaron hace unos días, en ese operativo se han incluido dos fases de activación de una trampa para su captura: una primera, del 22 al 28 de noviembre, y una segunda que se inició el 5 de enero -poco después de que la imagen del osezno paseando por Cambarco se hiciese viral- y que se mantiene activa en la actualidad.

A la par, Medio Natural ya confirmó también que se contaría con el asesoramiento de estos expertos si la trampa Culvert «no era eficaz». En este sentido, operarios del medio procedían a desarmar la trampa también estos días.

Al oso no sólo lo ven los vecinos, pues está permanentemente monitorizado a través de las cámaras de disparo automático con grabación de vídeo que se instalaron en las zonas de campeo del oso, lo que está permitiendo obtener imágenes frecuentes del ejemplar, de su comportamiento y de su condición física.

La tardanza en valorar el rescate del animal ha sido objeto de polémica, tras las denuncias de entidades conservacionistas como la Fundación Oso Pardo (FOP) que acusó de «pasividad» a la dirección general de Medio Natural a la hora de priorizar la captura y curar al animal, ademas de cursar escrito a la Fiscalía de Medio Ambiente para abrir una investigación sobre su herida. Una denuncia a la que se sumó Ecologistas en Acción, que se mostró más directo en atribuir la misma a una bala perdida en una cacería lebaniega. Medio Natural ha rechazado todas las acusaciones, defendiendo que ha actuado conforme al protocolo establecido con los osos y aclarando que se mantuvo al animal en el medio por recomendación de los expertos, medicándolo en el terreno y que de todo se informó a Fiscalía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos