Los lobos acechan Tudanca y matan potros «a veinte metros» de las viviendas

Joaquín Toribio, junto al animal que asegura han matado los lobos cerca de su casa./V. Cortabitarte
Joaquín Toribio, junto al animal que asegura han matado los lobos cerca de su casa. / V. Cortabitarte

Vecinos de Sarceda sufren los ataques a su ganado y piden medidas de control de la especie, mientras que Equo Cantabria alerta de batidas «clandestinas» en la Reserva del Saja

V. CORTABITARTE/ E. TRESGALLO

Ganaderos y vecinos de la localidad de Sarceda, en el municipio de Tudanca, ha denunciado el ataque de los lobos a escasos metros de sus viviendas. Así lo atestigua el ganadero Joaquín Toribio, que el pasado miércoles encontró a uno de sus potros devorado casi a la puerta de su propia casa. El episodio, según denuncia el ganadero y sus vecinos, no es aislado ya que en esta semana se han localizado otros dos casos similares en la zona con ataques a otros tres potros y una ternera.

«Están atacando a veinte metros de las viviendas» declaraban ayer los afectados a éste periódico. En el caso de Joaquín Toribio el lobo acechó a su presa en el paraje conocido como El Hero, en una zona habitada. Los vecinos, en su mayor parte ganaderos, explican que cada vez es «mas habitual y cotidiano» la presencia del lobo por aquella zona, por lo que reclaman más medidas de control de la especie dado el daño moral y económico que eso supone para el mantenimiento de sus cabañas. Según relatan las mismas fuentes, el lobo está muy cerca ya que «esta misma semana» un vecino de la localidad ha divisado un ejemplar en medio de la carretera que une Polaciones con Puentenansa.

En la zona, aseguran estar «un poco cansados» ya de estos episodios y reclaman un correcto control de la especie para hacer compatible la convivencia entre hombre y lobo.

Batidas «todas las semanas»

En la otra cara de la moneda de este problema, la Mesa de Equo Cantabria denunciaba ayer la existencia de supuestas «batidas clandestinas» que, según sus propias fuentes, se estarían celebrando «todas las semanas» en la Reserva de Caza del Saja. Una práctica que, según declararon ayer responsables de la formación política a este periódico, está contrastada sobre el terreno por otras organizaciones ecologistas. A la par, declararon que hacían pública esta práctica para «ponerle freno».

Equo publicaba el pasado día 1, en una red social, un audio de una de estas cacerías localizada en Liébana, acompañado de imágenes de cánidos salvajes, en el que se denunciaba que estas batidas irregulares de lobos son conocidas y se «ocultan premeditadamente» por parte de la autoridad competente. En el mismo documento, afirmaban que están organizadas por los Técnicos Auxiliares del Medio Natural o jefes de comarca, «en estrecha colaboración con los cazadores locales». Además, se describen otras supuestas irregularidades, como la existencia de «autorizaciones administrativas emitidas en secreto, sin publicidad, que incumplen el procedimiento administrativo», o la utilización de bocinas, silbatos, cohetes y otros explosivos en esas cacerías y que estarían, según ellos, «expresamente prohibidos por la normativa de caza es un auténtico escarnio en época de reproducción».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos