El testimonio de la superviviente será clave para identificar a los dos cuerpos calcinados

fotogalería

Los servicios médicos intentaron reanimar al conductor después de sacarlo del vehículo, pero finalmente falleció. / Antonio 'Sane'

  • La única víctima del accidente de la Avenida del Faro que pudo ser identificada es Fernando Nieto de Peralta, un abogado de 36 años, hijo de notarios

  • La mujer fallecida, que iba en el asiento del copiloto, llevaba un pasaporte de nacionalidad paraguaya

La tragedia se ensañó ayer en Santander con la muerte de tres jóvenes en accidente de tráfico en la Avenida del Faro. Pero el infortunio fue aún mayor por la situación en que quedaron dos de los cuerpos, totalmente calcinados tras incendiarse el vehículo minutos después del brutal impacto contra un árbol. El estado de los cadáveres es tal que ha dificultado y retrasado la identificación de esas dos víctimas. La Policía Judicial, responsable de establecer las identidades de los fallecidos, sostiene que esa tarea no será posible hasta hoy.

Ayer únicamente había sido confirmada la afiliación del conductor, fallecido poco después del siniestro tras fracasar las maniobras de reanimación del equipo médico que lo atendió en el lugar del accidente. Se trata de Fernando Nieto de Peralta, de 36 años, abogado de profesión e hijo de los notarios Ricardo Nieto y Paula de Peralta, esta última con despacho en Torrelavega.

Tampoco ha trascendido la identidad de la única superviviente, una joven de unos 27 años, que ingresó en el Hospital Valdecilla con traumatismo abdominal. La mujer, que viajaba en el asiento posterior al del piloto, fue intervenida quirúrgicamente de cadera y, en principio, su vida no corre peligro, según fuentes policiales.

Un equipo de la Policía Municipal se trasladó horas después de la colisión al hospital para intentar determinar la identidad de la herida, pero no fue posible establecer comunicación con ella. Será el equipo médico que la atiende quien dirima cuándo puede prestar declaración sobre el suceso. Su testimonio será decisivo no sólo para esclarecer las circunstancias en que se produjo el accidente mortal, sino también para identificar con absoluta certeza a las dos personas que fallecieron calcinadas.

El vehículo, un Opel Astra de tres puertas, estaba ocupado por dos parejas, cuando en las proximidades de la Mutua Montañesa y cerca de la Casa de los Guardeses, dio un fuerte frenazo, chocó contra un árbol y se incendió. Junto al conductor, en el asiento del copiloto, se sentaba una joven. Llevaba el cinturón de seguridad puesto y portaba un bolso cruzado en bandolera. La Policía Científica encontró en su interior un pasaporte, en el que figuraba el nombre y apellidos de una mujer, nacida en febrero de 1993 y de nacionalidad paraguaya. Se cree que esa identidad podría corresponder con la fallecida, pero el rostro desfigurado impidió su ratificación a simple vista. La Policía esperará los resultados de la autopsia y otras pruebas de identificación –biológicas y odontológicas– para facilitar una identidad totalmente fiable, hecho que podría producirse hoy mismo, según el responsable de comunicación del Cuerpo Superior de Policía.

Lo mismo ocurre con el otro cuerpo calcinado. Se sabe que se trata de un varón, que ocupaba el asiento trasero del copiloto, pero en la tarde de ayer la Policía Judicial aseguró que no estaba en condiciones de confirmar una identidad. Fuentes del entorno de Fernando Nieto aseguraron a este periódico que se trata de un amigo del abogado fallecido y que podrían encaminarse hacia la vivienda que aquel tenía en Cueto.

La ausencia de identificación de los fallecidos y de la única superviviente alentó durante toda la jornada supuestas afiliaciones en las redes sociales, hasta tal punto de que uno de los señalados como víctima se vio obligado a desmentir su fallecimiento por los mismos canales.

Las indagaciones para esclarecer las circunstancias del accidente mortal están en manos de la Oficina de Investigación y Prevención de Accidentes de Circulación de la Policía Local, ya que la colisión se produjo en Santander. Serán los agentes de este departamento los que determinen la medición de la frenada, la velocidad a la que circulaba el vehículo en el momento del golpe y otros datos que serán aportados al juez del caso, una vez redactado el informe.

Por su parte, la Policía Judicial, que intervino a requerimiento de la médico forense que realizó el levantamiento de los cadáveres por delegación del juez de guardia, que no se personó, se ocupa de la identificación. Pero serán los patólogos del Instituto de Medicina Legal quienes con la autopsia que realizarán hoy a los cadáveres, identifiquen de manera indubitada los cuerpos calcinados, indagaciones que pasarán después al juez.