Confrontación abierta entre el Ayuntamiento y la Fundación Botín por el recorte a Santander Creativa

Imagen de ‘Proyecto semillero’, en Espacio Espiral, una de las iniciativas desarrolladas en el Palacio de Riva-Herrera.
Imagen de ‘Proyecto semillero’, en Espacio Espiral, una de las iniciativas desarrolladas en el Palacio de Riva-Herrera. / Roberto Ruiz
  • La institución cultural ya advirtió en 2013 de una revisión de su aportación. El Consistorio sostiene que "es rotundamente falso y ofende a la memoria de Emilio Botín"

Tras hacerse público que la Fundación Botín reducirá en un 80% su contribución a la Fundación Santander Creativa (SC), ayer fue total el desencuentro entre el Ayuntamiento de Santander y la Fundación Botín, que se enfrentaron abierta y públicamente. La institución cultural justificó su recorte de fondos a la Fundación Santander Creativa aduciendo que ya en 2013 había comunicado su «intención de revisar su aportación económica a una cantidad que fuera sostenible en el tiempo, en el entorno de la que se aportará en 2017».

Y se encontró con una respuesta contundente del Consistorio, desde donde se aseguró que esta afirmación es «rotundamente falsa» y «totalmente ofensiva» para la memoria de Emilio Botín, quien «siempre manifestó su compromiso ineludible con el proyecto en la misma medida que el Ayuntamiento, tal y como le manifestó al alcalde en numerosas ocasiones».

Este periódico tuvo acceso en la noche de ayer a unos correos electrónicos (fechados a finales de 2013) en los que la Fundación explica claramente al Ayuntamiento que en 2013 se iba a bajar a 100.000 euros la contribución de esta institución. En esas comunicaciones se advirtió de que en el futuro «debería ser posible reducir la aportación de la Fundación Botín y el Banco» y encontrar otros patrocinadores.

En uno de esos correos, la Fundación Botín traslada al municipio su intención de fijar en 2014 su aportación en 50.000 euros justificando esta decisión en que la institución estaba «inmersa en un proceso de contención del gasto y de concentración de los recursos». Estos mails certifican que Emilio Botín, presidente entonces del Santander y la Fundación, estaba al corriente de estas decisiones de la entidad.

Por la mañana, la concejala de Cultura, Miriam Díaz, había explicado que la disminución del apoyo económico es una «pésima noticia» para Santander porque pone en una situación «muy frágil» a Santander Creativa. «Nos genera un problema», admitió, ya que ahora el Ayuntamiento tiene que valorar «si da por concluido el proyecto tal como lo conocemos, o pensar en otro». Díaz señaló que una disminución de fondos tan importante en una herramienta «fundamental» e «indispensable» para el tejido cultural de la ciudad obliga a «replantearse las posibilidades de futuro».

Horas después, la Fundación Botín expresaba su «total compromiso» con Santander Creativa, donde seguirá como patrono, pues reconoce su «valiosa labor, ya que ha logrado dinamizar culturalmente la ciudad y ha sabido hacerlo coordinando y fortaleciendo a todo el tejido cultural» de la capital. La entidad defendió que aportar 40.000 euros supone «un importante esfuerzo habida cuenta de las inversiones que debe acometer en otros proyectos a corto y medio plazo». Desde su creación, Santander Creativa ha recibido de la Botín un millón de euros.

La organización recordó, además, que invierte más de 80% de sus recursos en el desarrollo de actividades en Santander y Cantabria. «En 2015, esta cantidad fue de 27 millones de euros», cifra que incluye la parte correspondiente a la construcción del Centro Botín. En su comunicado, no obstante, la Fundación no especifica como patrono las razones de su decisión de cercenar ahora el apoyo económico a Santander Creativa. Hay que recordar que ésta tiene un presupuesto anual de 840.000 euros, de los que el Ayuntamiento aporta 400.000, el Banco Santander, 200.000; el Gobierno de Cantabria, 40.000 y la Fundación Botín, hasta este año, los otros 200.000. Pero la institución ligada al Banco Santander añadió ayer que ya en 2013 avisó a Santander Creativa que pensaba revisar su aportación. Según sus datos, solo a la vista de que esta segunda «no lograba recursos por otras vías», la Fundación Botín «prorrogó durante tres años más su contribución. La comunicación definitiva de que reducía su aportación se produjo en junio de este año», desveló.

Estas precisiones hicieron saltar la chispa en el Ayuntamiento, que emitió un duro comunicado contra la entidad en el que la acusó de hacer afirmaciones «absolutamente falsas» y recalcó que las explicaciones son «totalmente ofensivas hacia la memoria de Emilio Botín», que siempre respaldó con firmeza este proyecto. Desde el Consistorio se hizo un pormenorizado relato de las conversaciones mantenidas entre ambas partes en los últimos meses. Según su versión, Javier Botín, sustituto de su padre en el Patronato de SC, habría asegurado al alcalde que le comunicaría la cuantía de su aportación. Esta información, sin embargo, fue transmitida finalmente a un concejal del equipo de gobierno por el director general de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera.

El Ayuntamiento evidenció que «es la primera vez en la historia que la Fundación Botín, que siempre ha manifestado su compromiso con la ciudad, retira el apoyo a un proyecto local con el que su propio presidente, Emilio Botín, se había comprometido personal y públicamente con el alcalde».