El derribo de las naves ferroviarias dará paso a un parque de 1.500 metros

La parcela liberada cuando acabe el derribo del tercero de los edificios ferroviarios tendrá 200 metros de largo y siete de fondo. /
La parcela liberada cuando acabe el derribo del tercero de los edificios ferroviarios tendrá 200 metros de largo y siete de fondo.

Al tiempo que se tira el tercero de los edificios se avanza en la redacción del proyecto para poder sacarlo a licitación en abril y comenzar la obra en el próximo verano

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

El derribo de las tres naves ferroviarias de la calle Castilla hará que los vecinos de esta vía y las adyacentes cuenten a partir del próximo año de un espacio libre y urbanizado de 1.500 metros cuadrados, con bancos, arbolado, iluminación y juegos infantiles. Un espacio de esparcimiento y convivencia que es considerado la primera fase del proceso de liberación de espacios ferroviarios y su integración en el tejido urbano ciudadano en ese barrio de Castilla-Hermida tan necesitado de espacios libres por la alta densidad de población y el enorme tráfico que soporta.

El proyecto global de la liberación de espacios ferroviarios conllevará que en el futuro se incorporen a la ciudad 84.600 metros más de superficie en este barrio. De momento ya se han derribado dos de los tres inmuebles y se encuentra en demolición el tercero. Mientras sigue adelante el derribo, que debe ser realizado de forma manual por la cercanía de las catenarias, los técnicos municipales están realizando el proyecto de urbanización del espacio liberado para sacarlo a licitación en el mes de abril y poder iniciar la obra este verano. El derribo de las tres naves le supone al Ayuntamiento un gasto de 280.000 euros y la urbanización de la parcela le costará alrededor de 300.000.

DATOS DE INTERÉS

Superficie
El nuevo parque mide 1.500 metros, con un fondo de siete y una longitud de 200. De ellos, 600 serán zona verde y 144 de juegos infantiles.
Dotaciones
Trece farolas, 22 bancos, 6 papeleras y zona de juegos infantiles .
Arbolado
La nueva zona verde y la acera tendrán 49 árboles. Ahora hay 17 en la acera.

Y, al tiempo también, las asociaciones de vecinos de la zona han conocido el proyecto que se está redactando. No sólo actuará el Ayuntamiento en la parcela liberada, sino también en la acera de tres metros en la que en la actualidad hay 17 árboles, plátanos de sombra. Una acera que tiene doscientos metros de largo, frontera entre la parcela y la calzada. Así que la superficie total en la que actuará el Ayuntamiento tiene 2.000 metros.

Se trata de convertir estos terrenos en una zona de descanso, con mobiliario urbano, zonas ajardinadas, plantas y arbolado e iluminación singular, tanto en altura como en el suelo, que haga de este espacio un lugar apetecible incluso en horas sin luz natural. La vegetación será un elemento vertebrador, teniendo en cuenta la escasez y discontinuidad de zonas verdes y arbolado en esta zona de la ciudad.

La calle Castilla contará así con un espacio verde, inicio de la anunciada liberación de terrenos ferroviarios

Este nuevo parque tendrá siete metros de anchura y una longitud de casi 200 y se desea crear un filtro natural, mediante un cerramiento y una vegetación singulares, entre este nuevo espacio y las vías, evitando la actual la barrera visual y física. El recinto, un microespacio verde en medio de una zona muy transitada, pretende convertirse en un espacio de reunión y de confluencia hacia la trama del centro urbano de la ciudad. Por ello se propone un recorrido peatonal, salpicado de pequeños espacios estanciales, que posibilitarán tanto el tránsito como el paseo y el descanso y tendrá un área de juegos para niños.

La orientación del recinto al sur es óptima para el disfrute vecinal. En el lado norte habrá un cerramiento para separarlo de las vías del ferrocarril y algunas zonas quedarán expuestas al sol y otras cubiertas mediante la vegetación y el arbolado, con espacios de sol y sombra que permitirán aprovechar los rayos de sol en otoño, invierno y primavera y resguardarse de ellos en verano.

Un condicionante importante para este nuevo espacio verde es el tráfico. Junto a la acera se creará una alineación de arbolado modulada regularmente sobre parterres de diferentes tamaños, aprovechado plantaciones en los mismos para que sirvan de barrera en áreas específicas como, por ejemplo, la de juegos infantiles.

Para la alcaldesa, Gema Igual, «la liberación de este espacio ferroviario es un proceso que ya no tiene vuelta atrás. Es un paso simbólico, pero real, efectivo y palpable que supone el anticipo de lo que va a venir después, que constituirá una gran transformación urbana de un entorno que ganará en espacios libres y dotaciones para sus vecinos».

Protagonismo ciudadano

La alcaldesa ha recordado que, para definir los usos de esos espacios que quedarán liberados, se llevará a cabo un proceso de participación pública que implicará a los vecinos en el desarrollo de este proyecto. «Los ciudadanos serán protagonistas en este importante proceso de cambio del barrio de Castilla-Hermida», subraya al tiempo en que hace hincapié en que «escuchar a los vecinos de Santander es una constante en la labor del equipo de Gobierno.

Igual recuerda también la gran mejora urbana que está experimentando Castilla-Hermida, con la creación del paseo marítimo, la reforma del parque de La Marga, la creación de un carril bici que comunica el barrio con el resto de la ciudad y con municipios limítrofes o la conexión peatonal con la calle Alta y la Peña del Cuervo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos