El entorno de la Estación Marítima será zona peatonal en el verano de 2018

El entorno de la Estación Marítima será zona peatonal en el verano de 2018Gráfico
Roberto Ruiz

Ayuntamiento y Puerto firman el convenio de cesión de 7.000 metros cuadrados de terreno al municipio, que se suman a la zona del entorno del Centro Botín

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Entre Semana Santa (finales de marzo) y julio del próximo año el entorno de la Estación Marítima de Santander será peatonal y por ella podrán circular los ciudadanos con libertad, salvo por el cantil del muelle, que queda reservado por motivos de seguridad. La alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el presidente del Puerto, Jaime González, ha firmado el convenio de cesión de terrenos portuarios, por los que la ciudad gana 7.000 metros cuadrados para el disfrute del peatón.El Puerto cede ese espacio y el Ayuntamiento paga las obras, presupuestadas en 1,6 millones. De esta manera, el entorno de la Estación Marítima, una obra singular en Santander del año 1971 y obra del reconocido arquitecto cántabro Ricardo Lorenzo, sufrirá una completa transformación.

De entrada, desaparecen las veinte encinas del frente norte del edificio porque ese paseo elevado se desmonta entero y pasa a ser reconstruido al nivel del suelo con el fin de que resulte más fácil para el peatón el tránsito hasta el edificio y su nueva zona ajardinada. Se mantendrán las quince palmeras del paseo al estar plantadas a nivel del suelo, no así las encinas, que serán trasplantadas en otro espacio.

La zona será reforestada con 44 árboles, 53 arbustos y 3.300 plantas de diferentes especies. También se cambiará el alumbrado público y se instalarán 27 bancos y 10 papeleras. El diseño de la actuación es obra de FDA Arquitectos, por encargo del Ayuntamiento de Santander.

Más espacio público

Con la obra, que se iniciará en cuanto esté adjudicada, se da continuidad a los Jardines de Pereda y al Centro Botín ampliando el espacio ganado al puerto en los últimos años. Así ha sucedido con el espacio donde se sitúa el edificio de Renzo Piano, el dique de Gamazo y todo el área de alrededor, incluida la gran explanada que ahora son jardines o el paseo marítimo de Castilla-Hermida. No desaparecerá el aparcamiento del extremo este de la estación, porque es el que usan los empleados de Brittany Ferries, los empleados del Puerto y la estación y las oficinas de la policía nacional.

Si todo va como prevé la alcaldesa Igual, la obra se iniciará a principios de 2018 y se realizará a un ritmo rápido, para que esté acabada antes del inicio del verano o incluso en Semana Santa (entre el 25 de marzo y el 1 de abril), primer periodo de llegada de turistas a Santander. Para esa fecha, la ciudad «habrá ganado 1.200 metros cuadrados de zona verde en el entorno de la estación marítima y será una zona con mucha vegetación», destacó Igual.

Y, como añadió González, «así se da continuidad también a la integración puerto-ciudad, con un nuevo capítulo, en esta ocasión ganando espacio ciudadano hacia la calle Calderón de la Barca, continuando el paseo hasta la vertical con la calle Isabel II».

La actuación, cuyo proyecto ya ha sido aprobado por la Junta de Gobierno Local, incidirá en el entorno del edificio y favorecerá la accesibilidad con el retranqueo de la actual valla que separa estos terrenos portuarios de la ciudad.

También se mejorará en todo el entorno el alumbrado público y se instalarán bancos y sillas por el paseo, así como en una zona estancial que se creará en la zona este de la estación. Igualmente, se mantendrá el carril bici que discurre frente al edificio.

«Seguimos trabajando con la APS para integrar el Puerto en la ciudad y que cada vez los santanderinos puedan disfrutar de los terrenos que no son necesarios para el Puerto pero a los que no se podía entrar», ha destacado Igual.

Interior de la Estación Marítima
Interior de la Estación Marítima / Roberto Ruiz

Actualización de la estación

La transformación de la zona también alcanzará al interior y a las fachadas del edificio. El Puerto invertirá más de un millón de euros en la obra, que está en fase de adjudicación, explicó Jaime González. De las ocho empresas que se presentaron al concurso ya hay seleccionadas tres y el próximo mes se elegirá a la idónea para restaurar el edificio en el exterior, sin cambiar nada del diseño, readecuando los espacios interiores y consiguiendo que el visitante pueda ver el mar desde el vestíbulo, cosa que no sucede ahora.

Si los técnicos del Ayuntamiento y del Puerto y los de la empresas adjudicataria de ambas obras (edificio y zonas de jardines) lo estiman oportuno, podrían realizarse al tiempo. De no ser así, una vez que el nuevo paseo esté terminado se iniciará la obra de reforma de la Estación Marítima y la creación en la cubierta de una moderna terraza hostelera.

«Entendemos que, una vez que quede completamente abierto el acceso peatonal, es imprescindible que desde la puerta principal de la estación se pueda visualizar la bahía», ha indicado González.

Para ello, se ampliará el hall central de la estación y se reordenará la zona del edificio donde actualmente está la Policía Nacional y Extranjería, que quedarán junto a las oficinas de Brittany Ferries en la zona este, la que mira hacia el Centro Botín.

También se mejorará la actual oficina de turismo que se encuentra en el interior de la estación con la intención de dotarla de mayor actividad.

En esa actualización de la estación marítima, también habrá un espacio expositivo y, de hecho, González ha avanzado que ya está trabajando en una muestra sobre la explosión del Cabo Machichaco e, incluso, se va a intentar reflejar en el suelo del muelle la localización exacta que tenía el vapor en el momento de su explosión.

Fotos

Vídeos