Igual responde que las escolleras son «un reflejo fiel» del proyecto de Costas

Igual responde que las escolleras son «un reflejo fiel» del proyecto de Costas
María Gil

La alcaldesa contesta a la última denuncia de la plataforma 'Salvar La Magdalena', que dice que los diques miden 80 metros más de lo establecido en el plan

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Gema Igual declaró ayer que la obra que está ejecutando la Demarcación de Costas de Cantabria en la playa de La Magdalena «es un reflejo fiel» del proyecto de construcción. La alcaldesa respondió así al ser preguntada por la última denuncia de la plataforma 'Salvar La Magdalena', que arguye que se están levantando 80 metros más de espigones de lo que establecía el proyecto original, lo que les llevará a pedir su inmediata paralización y la reversión del arenal a su estado original. Según los portavoces del colectivo que protesta, esta diferencia con el diseño aprobado es «causa inexcusable de nulidad del procedimiento».

Pero Igual mantuvo ayer que la obra «se ajusta» al proyecto, que está siendo desarrollado desde finales de enero por la empresa pública Tragsa, que recibió una encomienda de gestión del Ministerio de Medio Ambiente para ir adelante con él una vez que la empresa valenciana que había resultado adjudicataria en el concurso público renunció. Como es conocido, la construcción se inició con un año y medio de retraso sobre la previsión inicial y, en cuanto empezó a verse la silueta del espigón más cercano al Balneario de La Magdalena, se encendió la protesta ciudadana.

La declaración de la alcaldesa en defensa de la corrección de la construcción tuvo lugar un día después de la acusación pública del colectivo que organiza las protestas en la playa cada dos domingos. Este pasado se celebró la sexta convocatoria, que fue apoyada por unas 150 personas.

Según la plataforma (integrada por el Grupo Alceda, ARCA y Ecologistas en Acción) la documentación fotográfica que se sometió a información pública en el plazo correspondiente, «era claramente errónea» y las «infografías del proyecto no responden a la realidad que se está construyendo». Desde el grupo se señala que se desconoce si las infografías se plantearon de forma errónea «involuntariamente o con la intención de salvar las incompatibilidades con los informes y permisos para su tramitación administrativa, o para ocultar el alcance real de la afección paisajística».

«Afección drástica»

Para sostener esta tesis, la plataforma ha difundido unas imágenes que comparan la infografía que figura en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de los espigones y una fotografía hecha recientemente «desde la misma posición e igual marea». «En estas imágenes se comprueba que la escollera que se construye es 80 metros más larga, cerca del doble de su longitud, y notoriamente más alta que la que figura en la infografía de proyecto», censura el grupo denunciante».

En su opinión, es difícil de entender que «una diferencia tan notoria» pueda pasar desapercibida para el equipo técnico que redactó el proyecto, y consecuentemente para la dirección de las obras.

Anteriormente, integrantes de la plataforma han denunciado la obra a la Fiscalía, por entender que se ha «engañado» a los ciudadanos en lo que respecta a la riqueza en fauna y flora bentónica y pelágica de la zona donde se ubican los diques. Un informe de un científico del Instituto Español de Oceanografía explicó en esa ocasión que en el lugar existen 174 especies de invertebrados bentónicos y en las zonas adyacentes 90 especies, sin incluir algas y peces. También se instó a paralizar el proyecto.

Pero la alcaldesa, a quien se dirigen constantemente las peticiones de la plataforma pese a que el Ayuntamiento no es el ejecutor de la obra, no le cabe duda de que el plan se está desarrollando con todos los extremos legales y ambientales en regla y así lo ha asegurado en varias ocasiones. El equipo de gobierno actual está convencido de que las playas de La Magdalena, Los Peligros y Bikini corren el riesgo de desaparecer si no se actúa ya que los temporales de invierno se llevaban los arenales casi al completo y durante la última década ha habido que intervenir siempre en primavera para recuperar las zonas de esparcimiento.

Igual lleva meses sacando la cara por el plan y reprochando a asociaciones como ARCA (la Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria) que no planteara alegaciones en el periodo legal para hacerlo y sí esté promoviendo ahora esta campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos