LA ALBERICIA

Adriana González, profesora del centro y tutora del programa, junto a los alumnos participantes Candela Obregón Salazar, Geraldine Ñañez Campos, José Acereda Hormigo, Pedro Manuel Serrera Ortiz, Verónica Ortiz Campani, Andrés Lorenzo Campos, Carlos García Moratinos, Karolina Piskorska, Noelia Blanco Castanedo y Rubén Gómez Díaz.
Adriana González, profesora del centro y tutora del programa, junto a los alumnos participantes Candela Obregón Salazar, Geraldine Ñañez Campos, José Acereda Hormigo, Pedro Manuel Serrera Ortiz, Verónica Ortiz Campani, Andrés Lorenzo Campos, Carlos García Moratinos, Karolina Piskorska, Noelia Blanco Castanedo y Rubén Gómez Díaz.
  • SANTANDER

  • Aprenden distintas habilidades emprendedoras y sociales que ponen en práctica con el desarrollo de un proyecto conjunto basado en el trabajo colectivo

El IES La Albericia afronta la participación en el programa STARTinnova con la mayor de las ilusiones. Precisamente, en esa actitud positiva agradecen la confianza que la empresa mentora, Grupo GOMUR, ha depositado en el centro, que hace que el compromiso por parte del alumnado y el profesorado participante en esta iniciativa sea el máximo.

Para el instituto, lo fundamental es el aprendizaje de los alumnos. No sólo quieren que conozcan las distintas habilidades emprendedoras, sino también, y lo más importante, su puesta en práctica con el desarrollo de un proyecto conjunto, basado en el trabajo colectivo y el manejo de habilidades sociales que cada vez son más demandadas por las empresas (trabajo en equipo, negociación, gestión de conflictos, etc.).

Desde el centro consideran que este programa es un excelente complemento a la formación que los alumnos reciben en el aula, ya que les va permitir dar una dimensión real, auténtica, a los diversos contenidos curriculares. El hecho de contar con la asistencia y asesoramiento de personas que gestionan el día a día de una empresa, es la clave para que los alumnos potencien su faceta emprendedora.

Según muchos expertos, esa cualidad entre los jóvenes es admirada por las empresas. Sus directivos y trabajadores valoran la cantera de ideas que se dan entre los jóvenes por varios motivos. Ellos no sólo son la savia nueva de la actual sociedad sino que conocen bien lo que quieren y son exigentes con lo que se encuentra. Su opinión es crítica y también dinámica a la hora de demandar servicios. En este aspecto, ninguna obviedad es banal porque las ideas más básicas son las que han revolucionado el mundo.

Son el futuro de la sociedad. Están en ambos lados. Las ideas de unos darán una vuelta de tuerca al mundo, mientras que todos serán usuarios de los nuevos aires que traeran consigo los nuevos tiempos. Ambos aspectos son valorados por los empresarios. Saben que hay que conocer bien el terreno que se quiere conquistar.

Según los profesores,«está equivocado quien piense que todo está inventado, que ya hay poco margen para la novedad y la sorpresa».

Al contrario, estamos viviendo un cambio de era conocida, mutando hacia otro tipo de sociedad donde la tecnología convive entre nosotros con la creación de un vínculo que ha ido creciendo y avanzando sin ser conscientes. Los hábitos han cambiando y, el nuevo estilo de vida demanda otro ritmo con otros servicios y aplicaciones de obligado uso. Los jovenes participantes en STARTinnova son un ejemplo de que las cosas están cambiando. Los estudiantes tienen un nuevo mundo en sus manos, uno a golpe de click en el que todavia queda mucho por decir.