El interventor instruirá el proceso contra los autores del fraude del aparcamiento de Santillana

Aparcamiento de la Plaza del Rey, en Santillana.
Aparcamiento de la Plaza del Rey, en Santillana. / Javier Rosendo
  • El Ayuntamiento se atendrá al Estatuto de los Trabajadores y al convenio colectivo que prevé incluso el despido en función de un baremo

«A día de hoy, no se debe nada, pero eso no exime de las responsabilidades que tienen», dice Isidoro Rábago. El alcalde de Santillana del Mar lo tiene claro y a pesar de haber devuelto el dinero de los tiques de aparcamiento, los trabajadores implicados en el desfalco de los 28.000 euros serán sancionados en virtud de lo que disponga el Estatuto de los Trabajadores y el Convenio Colectivo recién firmado, que casualmente, como apuntó ayer Rábago en rueda de prensa, prevé «fraude, deslealtad o abuso de confianza en las gestiones encomendadas, hurto y robo», lo que tipifica con una sanción de hasta seis meses o el despido.

El instructor del caso será el interventor municipal, como se acordó el miércoles. Él deberá, después de hablar de nuevo con los implicados, proponer una sanción en virtud de lo previsto por la ley, que debe ser aprobada a continuación por el pleno. El plazo que estima el alcalde ronda entre el mes y medio y los dos meses, pasado el cual avisa de que su votación será acorde con la justicia: «No me va a temblar la mano».

Rábago salió así al paso de la «alarma social que se está creando por colectivos y políticos» y quiso desvincular al equipo de gobierno de la implicación. «Fuimos los que detectamos esto y ante eso, hemos puesto los puntos encima de las íes», prosiguió. También explicó que lo que le animó a dar el paso de convocar la rueda de prensa fue la petición del resto de la plantilla, «porque ellos no pueden estar metidos en esa baraja y la gente ya os marca: ‘Los del Ayuntamiento, que robáis’».

Respecto a la posible implicación de un policía local entre las seis personas responsables, el regidor municipal reconoció que «posiblemente haya dado los tacos, (de tiques) pero hay que demostrarlo».

«Prejuzgamos y juzgamos de una manera muy ligera. En la Audiencia Nacional tenemos casos que llevan quince o veinte años y todavía no están resueltos y los nuestros queremos resolverlos en cinco minutos», opinó, recalcando que de momento «todos son presuntos». No obstante, reconoció que «si pudiera darle unos palos en la cabeza a todos los implicados, se los daría porque es personal municipal que lleva mucho tiempo aquí». «Pero detrás de esta gente hay una familia y aunque ellos no lo hayan mirado, los demás sí lo miramos», añadió.

Por lo tanto, reiteró que hará que esperar ese plazo para que desde el Ayuntamiento se pidan responsabilidades, «y si no se llega a un arreglo, para ir a la justicia siempre estamos a tiempo».