El nuevo centro de dependientes de Sierrallana tendrá 34 camas y una piscina cubierta terapéutica

Luis Palomeque

Durante las obras, que concluirán en 2019, los usuarios afectados serán trasladados al Asilo de Torrelavega, con el compromiso por escrito de que regresarán a su centro

PILAR CHATO y EFESantander

El nuevo módulo del Centro de Atención de la Dependencia (CAD) de Sierrallana tendrá 34 camas repartidas en 20 habitaciones individuales y dobles y una piscina cubierta terapéutica. Las obras comenzarán en abril de 2018 y estarán concluidas en un año, con un presupuesto de ejecución de 1,9 millones de euros.

El proyecto ha sido presentado por la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, quien ha resaltado que tendrá un diseño adaptado al nuevo modelo de atención «de calidad» que quiere implantar el Gobierno.

Esta actuación forma parte de un plan integral para mejorar el CAD de Sierrallana, que ahora se está elaborando. En el módulo 1 se iban a acometer reformas pero el proyecto se ha puesto ya en marcha con urgencia ante la aparición, a final del año pasado, de una plaga de termitas en el edificio actual, que será derribado, lo que obligará a trasladar a los usuarios.

Una parte serán reubicados en otras zonas del centro, que se reforzarán, y el resto -se calcula que pueden ser 24- serán trasladados de forma temporal a la Fundación Asilo Torrelavega, con el compromiso, reflejado por escrito, de que volverán al CAD cuando acaben las obras, ha señalado la directora del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), Felisa Lois, que ha acompañado a la vicepresidenta en la presentación del proyecto básico.

Estos traslado provocaron las protestas del personal y las familias de los usuarios del CAD que vieron en esta maniobra una posible privatización del servicios. Un desencuentro que llevó a varias concentraciones y jornadas de huelga que acabaron en una tregua ante el compromiso del Gobierno de que los usuarios volverán al centro. De ahí que Lois haya insistido en ese acuerdo recogido por escrito. Díaz Tezanos ha destacado también que el Gobierno está informando a las familias y los trabajadores sobre los pasos que está dando.

El 7 de agosto celebró una reunión en la que estuvieron presentes el comité de empresa, representantes de las familias, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, la directora del ICCAS y ella misma y ayer se volvió a reunir esta mesa para informar a todos los implicados del proyecto básico del nuevo módulo.

Luis Palomeque

El CAD de Sierrallana es el único centro público que ofrece una atención integral y especializada a las personas con discapacidad intelectual en situación de dependencia severa en Cantabria. Lois ha explicado que la Fundación Asilo de Torrelavega cuenta con una planta, la segunda, para la atención a las personas con este tipo de discapacidad, que funciona de forma independiente.

El Gobierno ha barajado distintas posibilidades y ha llegado a la conclusión de que la mejor solución es derribar el módulo, tratar el terreno para desinfectarlo, acabar con la plaga de termitas y prevenir la aparición de nuevas plagas, y construir un nuevo centro adaptado a las necesidades actuales.

La estructura

El nuevo módulo tendrá dos plantas y un diseño rectangular para favorecer la iluminación y la ventilación natural, hacer más sencillas las comunicaciones con el resto del centro y controlar mejor todos los espacios.

La primera planta será la zona de noche y contará con 20 habitaciones, catorce de ellas dobles y las otras seis individuales, todas con aseos, en lugar de las habitaciones triples que tiene ahora. En total habrá 34 camas, seis menos que actualmente, aunque en estos momentos están ocupadas 29.

Desde 1989

El CAD, que está en servicio desde 1989, es un complejo de edificios, distribuidos en tres módulos que cuenta en total con 110 plazas públicas permanentes, diez temporales y otras diez de día.

La ocupación actual es de 97 usuarios, que están atendidos por 160 profesionales.

Todas las habitaciones individuales y algunas de las dobles contarán con una grúa. Su superficie útil será de 19,20 metros cuadrados, superior a los 16 que exige la normativa, para que los usuarios tengan más espacio para circular y maniobrar y los trabajadores del centro puedan desarrollar su trabajo en mejores condiciones, ha señalado Díaz Tezanos. En esta planta además habrá baños adaptados, office, la llamada «zona de desvelo» y una zona de control.

La planta baja estará dedicada a la atención diurna. Tendrá dos salas de estar comunicadas con las zonas verdes de centro, dos baños accesibles, además de zona de control, salas de reuniones, de visitas y polivalente y ascensores adaptados. En esta planta estará la «gran novedad» que incluye el proyecto, la piscina cubierta, que será un elemento «muy importante» desde el punto de vista terapéutico para la rehabilitación de los usuarios, dentro de la atención de calidad que se les quiere proporcionar, según la vicepresidenta.

Fotos

Vídeos