El Ayuntamiento cierra un bar en Félix Apellániz en el que había 63 menores a las dos de la madrugada

Vista de la calle Félix Apellániz, donde se ubica el local./Luis Palomeque
Vista de la calle Félix Apellániz, donde se ubica el local. / Luis Palomeque

s. torre | d. carrera .
S. TORRE | D. CARRERA .Torrelavega

El pub ‘Luz de gas’ de Torrelavega vuelve a estar bajo los focos. En la madrugada del sábado al domingo, durante una intervención rutinaria, la Policía Local detectó la presencia de 63 menores en este local de la calle Félix Apellániz, en el que constataron, al tiempo, otras «numerosas irregularidades», por lo que el Ayuntamiento cerrará cautelarmente el establecimiento, según informó ayer el concejal de Seguridad Ciudadana, Pedro Pérez Noriega. Lo hará hoy, lunes, mediante una resolución de la Alcaldía.

Eran las 02.15 horas cuando los agentes localizaron en el ‘Luz de Gas’ a ese gran número de menores (algunos de ellos ni siquiera habían cumplido los 16 años) y constataron infracciones «graves», como exposición de bebidas alcohólicas o no tener «a la vista» la licencia de actividad. En un comunicado, el edil ha indicado que estos hechos chocan con la Ley de Espectáculos de Cantabria, por lo que se han comunicado los hechos al Gobierno regional y se le ha pedido que sea «inflexible» con las medidas sancionadoras a imponer.

También se comprobó que había «irregularidades» en la situación de cuatro camareros del establecimiento, por lo que se trasladarán los datos que se recabaron a la Seguridad Social. Pérez Noriega explicó que la intervención policial forma parte de una «estrategia de control» de una zona que calificó como «especialmente conflictiva» en cuanto a convivencia ciudadana, por lo que el Ayuntamiento continuará en esta línea y será «inflexible» con todos aquellos negocios que no cumplan la normativa.

El concejal de Seguridad afirmó también que «fue una sorpresa encontrar tantos menores» a esas horas de la madrugada y con bebidas alcohólicas a la vista, si bien es difícil de demostrar que hubieran o no bebido. El edil reconoció, no obstante, que se habían recibido quejas vecinales y que había antecedentes de que se permitía la entrada a menores de edad. A los 63 que se encontraron en la inspección se les identificó y se levantaron actas.

Según Pérez Noriega, no es este el único local de la zona en el que se sabe que dejan entrar menores. El responsable de Seguridad Ciudadana apuntó que, ahora que está la nueva Ley de Espectáculos en vigor, hay otros intervalos de sanciones «y estamos hablando de que este local ya es reincidente», destacó.

Este negocio ha estado en el punto de mira en otras ocasiones, al igual que esta zona de la ciudad y en concreto la calle Félix Apellániz. El pasado mes de mayo una pelea también de madrugada acabó con un hombre herido tras recibir varias cuchilladas en el cuello y en las manos en su intento de repeler la agresión con el arma blanca. El suceso se produjo alrededor de las ocho de la mañana cuando, según testigos presenciales, dos personas agredieron a la víctima, que tuvo que ser trasladada al Hospital Comarcal Sierrallana. Tras estos hechos el concejal de Seguridad Ciudadana ya advertía que el Ayuntamiento «consciente de esta problemática» había intensificado las labores de vigilancia y control preventivo en esta zona del centro de la ciudad.

Anteriormente, en 2014, la Policía Nacional detuvo a uno de los propietarios de este establecimiento como presunto autor de las lesiones que sufrió otro joven, de 32 años, por unos hechos que ocurrieron un sábado por la tarde. Cabe recordar que hace ocho años, a raíz de la muerte de un joven que fue agredido en la zona, la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Torrelavega decidieron establecer un operativo policial para velar por la seguridad de los jóvenes que acuden a la capital del Besaya a divertirse los fines de semana. Este dispositivo, en el que participan efectivos de la Policía Nacional y la Policía Local, sigue funcionando, ya que son miles los que se dan cita en Torrelavega los viernes y los sábados en las calles que tienen más bares de copas, en la conocida como ‘zona de vinos’ pero que en los últimos años se ha ampliado a otros barrios. De hecho, los vecinos no dejan de reclamar que es necesario ampliar la vigilancia y que se cumpla el horario de cierre de los locales, en especial en casos como el de la calle Félix Apellániz, uno de los lugares donde se producen más altercados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos