'Galgos y Podencos', en defensa de dos razas muy castigadas

'Galgos y Podencos', en defensa de dos razas muy castigadas

La asociación cántabra nació en 2015 y se ha volcado en curar las heridas tanto físicas como emocionales de estos animales, que pueden prolongarse meses e incluso años

Raquel Tenorio
RAQUEL TENORIO

¡Hola, amigos de Cantabria DModa! Como sabéis, nos gusta conocer a la gente comprometida con los animales en nuestra región. En esta ocasión hemos puesto sobre el papel algunas cuestiones de gran interés sobre los perros de raza galgo y podenco. Hemos charlado Vanessa Saiz Salas, miembro de la directiva de la asociación que lleva este mismo nombre 'Galgos y Podencos Cantabria', quien nos han resuelto varias dudas en torno a estos perros que son utilizados y desechados por la caza.

-¿Cuáles son los orígenes de la asociación?

-Nació en 2015 con el objetivo de rescatar a galgos y podencos de una situación de abandono o maltrato para, posteriormente, buscarles una familia. Siendo conocedores de la realidad que sufren el galgo y el podenco y siendo voluntarios o adoptantes en otras protectoras que gestionaban galgos, se hizo imposible mirar hacia otro lado y decidimos fundar esta asociación.

Foto de grupo de los miembros de 'Galgos y Podencos Cantabria'.
Foto de grupo de los miembros de 'Galgos y Podencos Cantabria'. / DM

-¿La asociación cuenta con instalaciones para los perros? ¿Cómo se mantiene?

-No contamos con instalaciones para perros por dos motivos. Por un lado, las instituciones no facilitan ningún trámite en este sentido; y por otro, hemos comprobado por nuestra experiencia, que las casas de acogida son más efectivas a la hora de rehabilitar a estas razas tanto anímicamente como físicamente. Esto es uno de los puntos fundamentales de nuestra asociación. Además, esto nos hace tener información de primera mano sobre cómo es el carácter del perro en cuestión y sobre su evolución, lo que facilitará que posteriormente podamos decidir con mayor acierto en qué tipo de familia puede adaptarse mejor cada animal. Respecto a cómo nos mantenemos… No contamos con ayudas ni subvenciones. Básicamente son nuestros adoptantes y voluntarios son los que nos ayudan, o bien con la compra de artículos que tiene la asociación a la venta relacionados con el mundo de los animales o con donativos, puntuales o periódicos, que hacen personas que quieren ayudar. Es esta solidaridad la que nos permite seguir trabajando a diario.

-Las casas de acogida son un elemento fundamental para el cuidado de los perros rescatados. ¿En qué consiste y que cobertura reciben estas casas por parte de la protectora?

-Efectivamente, como apuntaba anteriormente, las casas de acogida son fundamentales. Básicamente, se trata de cuidar al perro hasta que esté preparado para ser adoptado. La gran mayoría de las veces, son perros que no conocen el buen trato o unas «normas» para estar en casa. Este pequeño inicio a lo que será su buena vida, lo enseñan las casas de acogida con mucho cariño y mucha paciencia. Durante todo este proceso, la asociación se encarga de todos los gastos (comida, veterinarios, medicinas…). Además, desde la directiva de la asociación, en primer lugar, se les facilita un manual con unas pautas básicas para la gestión de los perros y durante su adaptación se les va apoyando en la corrección de errores o posibles dudas que suscite la estancia del perro en casa.

-¿Por qué se centra la actividad de la protectora en los perros galgos y podencos? ¿Son razas especialmente castigadas? ¿Por qué?

-Se calcula que alrededor de 50.000 galgos y podencos son abandonados, maltratados o matados al año. Con esta cifra no cabe duda de que son unas razas especialmente maltratadas. Los porqués son varios; el principal, el uso del galgo y podenco en la caza. Un galguero puede tener alrededor de 10-20 galgos. Entre ellos, habrá varias hembras que las utilicen únicamente para criar. Estas hembras pueden tener camadas de hasta 12 crías, pero que no todos serán «útiles» para cazar descartándose algunos al momento de nacer y otros durante el primer año cuando se comprueba que no tienen las características que ellos consideran ideales para la caza (altura, color, rapidez...). A esto, le sumamos que la «vida útil» de un galgo para la caza es hasta los 2/3 años. Esto nos enfrenta a una situación de claro y desorbitado abandono. Por otro lado, el maltrato viene dado por las técnicas que se usan para enseñar a cazar a estas razas y, por supuesto, de las condiciones a los que son sometidos durante ese proceso. Cuando rescatamos a un galgo o podenco, el trabajo que se necesita para curar sus heridas tanto físicas como emocionales tarda varios meses e incluso años.

Varios de los galgos en adopción.
Varios de los galgos en adopción. / DM

-¿Habéis recibido muchas críticas por haceros cargo únicamente de estas dos razas?

-Sí. Principalmente porque al considerar esta raza «no autóctona» de Cantabria hay gente que no considera justo que nos dedicáramos a ellas, habiendo otros animales en nuestra zona que estaban también abandonados. Aunque hemos colaborado en muchas ocasiones con otras razas y protectoras, también es cierto que nuestra asociación se ha hecho cargo de, al menos, 15 galgos y podencos de Cantabria durante estos últimos años.

-¿Qué imagen se tiene en el resto de Europa del trato que se les da a los galgos y los podencos?

-Actualmente, España es el único país de la Unión Europea que permite la caza con otros animales. A nivel europeo estamos muy lejos del resto de países que se alarman de la situación en España considerándola lamentable. De hecho, hay varias asociaciones de otros países que periódicamente proponen en el Parlamento Europeo cambios en la legislación española.

-¿Recibís alguna ayuda de otros países en forma de adopciones o de ayudas económicas?

-No contamos con ninguna subvención a nivel europeo que nos facilitara su gestión. Tampoco mandamos perros al extranjero porque nos gusta realizar un seguimiento de cada perro y, actualmente, no tenemos un contacto en el extranjero que nos garantice fiabilidad en el seguimiento del animal.

Podencos rescatados por la asociación, esperando una familia.
Podencos rescatados por la asociación, esperando una familia. / DM

-¿Cuál es el porcentaje de adopciones de 'Galgos y Podencos Cantabria'? ¿Habéis notado un incremento de las adopciones en los últimos años?

-Durante estos 3 años y medio hemos dado en adopción alrededor de 350 galgos y podencos. Más o menos 100 galgos al año. Actualmente, tenemos 25 perros en adopción. El número de adopciones se ha mantenido similar debido a la forma de gestionar las adopciones que tenemos (cuestionario, adaptación del perro…). Si es cierto que ha aumentado el número de personas interesadas en adoptar un galgo o un podenco. El dato más positivo es que no llegan a cinco el número de perros que nos han sido devueltos después de ser adoptados, de los cuales 3 han sido devueltos sin una causa justificada en el comportamiento del animal.

-¿Es la gente consciente de esta necesidad de ayudar?

-Si bien creemos que la sociedad se ha ido concienciando de la realidad que supone el maltrato y abandono de las razas de caza, echamos en falta que esta realidad llegue a las instituciones y a la legislación que todavía facilita o al menos, no penaliza adecuadamente, la cría indiscriminada, el abandono y el sacrificio en las perreras. Poco a poco, se está siendo consciente de la realidad del galgo. Pero todavía queda mucho por hacer. Desde nuestra protectora animamos a todo aquel que quiera conocer más de estas razas o quiera colaborar con nosotros que nos busque por redes sociales; www.galgosypodencoscantabria.com o 'Galgos y Podencos Cantabria' en Facebook o Instagram.

Galgos rescatados a la espera de ser adoptados.
Galgos rescatados a la espera de ser adoptados. / DM

Esperamos haberte ayudado a conocer un poco mejor la labor de 'Galgos y Podencos'. Y tú, ¿tienes alguna historia que contarnos? Recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico dmascotas@cantabriadmoda.com.

Nos leemos pronto con más información sobre nuestros amigos de cuatro patas.

Hasta entonces, ¡feliz fin de semana!

Síguenos en: