Las ocho claves de la crianza con apego

La relación de apego y cercana de Paula y su hija, India./DM
La relación de apego y cercana de Paula y su hija, India. / DM

Reflexiono sobre esta filosofía de educación en los primeros años del bebé que está basada en el continuo vínculo con sus padres

Paula Fernández Solórzano
PAULA FERNÁNDEZ SOLÓRZANOSantander

¡Buenos días, amigos! Últimamente escucho muchas frases como ese niño es un malcriado, está muy mimado, le ha cogido la sobaquera… Mitos, confusiones o, simplemente, desconocimiento de lo que realmente significa la crianza con apego.

¿Qué es la crianza con apego? Se trata de una filosofía de educación, durante los primeros años del bebé, basada en el continuo vínculo con sus padres. A ese vínculo emocional le llamamos apego. Durante los primeros años de vida nuestros bebés necesitan sentirse seguros emocionalmente, de esa manera podrán tener un correcto desarrollo de su personalidad e inteligencia.

La base de la crianza con apego es entender qué necesitan tus hijos. Identificar qué es lo que necesitan, analizar si está dentro de las posibilidades de la situación y, si es así, respetar esa necesidad y darles la libertad necesaria para satisfacerla.

Crianza con apego o crianza natural no es sinónimo de 'pequeños tiranos' o 'malcriados'. No es lo mismo que maleducar, obvio para quienes lo practican, pero no para quienes lo observan desde fuera y desconocen el tema.

Un niño sólo se malcría por la educación buena o mala que tenga, no por el cariño y el apoyo que reciba por parte de sus padres. Este estilo de crianza, que está basado en la cercanía y la atención continua, se constituye de ocho principios básicos para responder las necesidades fisiológicas y emocionales del bebé de la manera más cariñosa.

Paula e India, una relación madre-hija muy especial.
Paula e India, una relación madre-hija muy especial. / DM

Lo llaman las 8 «B» de la crianza con apego, porque todas las palabras en inglés comienzan por B:

  • 1

'Birth bonding': Lazos afectivos desde el nacimiento

Ese primer momento, el piel con piel, crea un vínculo por contacto madre e hijo. Por eso es tan importante que tan pronto nazca el bebé permanezca en contacto físico con su madre.

  • 2

'Breastfeeding': Lactancia materna

La lactancia materna es el mejor alimento para el recién nacido. No lo digo yo, lo dice la OMS, que defiende que la lactancia materna debería ser el alimento único y exclusivo que tome el bebé durante sus 6 primeros meses de vida y que debe ir combinada con otros alimentos hasta que la madre e hijo decidan abandonarla.

Pero no sólo desde el punto de vista nutricional, la lactancia materna es buena, también proporciona consuelo y un contacto único entre madre e hijo. Las mamás somos capaces de producir oxitocina simplemente con el contacto de nuestros bebés.

  • 3

'Beding close to baby': Colecho

Yo siempre digo, si el bebé duerme tu dormirás. Al dormir acompañado se evita la angustia por separación que sufren algunos niños durante la noche. Aporta a los pequeños tranquilidad y seguridad evitando que se sientan solos y convirtiendo el sueño en un sentimiento agradable. Ellos descansarán más y tú dormirás más.

  • 4

'Belief in the language value of your baby's cry': Confianza en el valor de su llanto como lenguaje

Los bebés no saben hablar, no saben expresarse. El llanto es la manera que tiene el bebé de comunicarse. Si está incomodo, si tiene hambre, si tiene sueño, si necesita un cambio de pañal, si tiene frío o si necesita seguridad a través de los brazos o contacto, el bebé llorará. Un bebé no llorará sin razón, ni para manipular, llorará porque necesita algo. Criar con apego no significa correr apenas el niño abra la boca y emita el primer gemido, por eso es muy importante que los padres sepamos interpretar el llanto y confiar en la importancia que tiene esa forma de comunicación. No significa darles todo lo que pidan, es entender qué te están pidiendo y por qué.

  • 5

'Babywearing': Porteo

Llevar al bebé encima, ya sea en brazos o en portabebés, en contacto directo, hace que los niños se sientan más protegidos en cualquier entorno, les brinda confort y seguridad. Se estresan menos lo que les permite asimilar mejor lo que sucede a su alrededor.

  • 6

'Beware of baby trainers': Ser flexible a la hora de inculcar hábitos en el niño

Olvidarse de los relojes, los horarios y los calendarios. Esto no quiere decir que no existan rutinas, estas son muy necesarias, pero no olvidemos que las necesidades de un bebé están por encima de los horarios y los deseos de los adultos. Criar rígidamente con métodos de adiestramiento no es una forma natural de cuidar un bebé. Provoca desconfianza y alejamiento entre padres e hijos. Respetar sus ritmos no es lo mismo que descuidar.

  • 7

'Balance': Mantener un equilibrio

Encontrar un equilibrio sano a la hora de criar a nuestros hijos. No hay que ser demasiado permisivos ni muy estrictos a la hora de enseñarles disciplina. A ser padre se aprende y son los hijos quienes nos enseñan. No confundir priorizar las necesidades de los niños con dejarles hacer lo que quieran, sus necesidades no son más importantes que las tuyas. Es importante buscar ese punto medio entre la crianza respetuosa y la crianza caprichosa.

  • 8

'Both': Ambos, papá y mamá

Participación de padre y madre en el cuidado del bebé. Que ambos estén involucrados en el cuidado y educación del niño creando un ambiente de seguridad y confianza, transmitir a nuestros pequeños valores como el respeto o responsabilidad mediante las actitudes que se compartan delante de ellos. La compenetración entre padres y madres es clave para crear un vínculo familiar saludable.

Jornada familiar en la playa.
Jornada familiar en la playa. / DM

Puede que por varias razones no se puedan cumplir las ocho claves, lo que se intenta transmitir es una filosofía de crianza de conexión con el bebé, instintiva, con cariño, positiva, paciente y sensible. Por ejemplo, un bebé que no se haya amamantado no significa que no reciba una crianza con apego.

La crianza con apego no es hacerles todo a nuestros hijos, es permanecer a una distancia adecuada y estar disponibles por si necesitan de nuestra ayuda ofrecérsela. Dejarles que se vistan o coman solos cuando van creciendo, ayudarles para que ganen confianza en sí mismos y consigan por si mismos ser lo más autónomos posible con nuestra ayuda.

Nosotros estamos criando a nuestra hija, India, bajo esta filosofía y no sé si lo haremos bien o mal, pero sí que nos guiamos de nuestro propio instinto para hacerlo lo mejor posible y nos está funcionando. Lo sé porque nos sentimos a gusto. Pero lo que no se dice de la crianza con apego es que es tan sacrificada como adorable.

Termino el artículo con un texto de William Sears en su libro 'Tu hijo dormirá… y tú también' que me encanta y expresa muy bien lo que sentimos los que optamos por la crianza con apego.

«El tiempo de tener a su bebé en brazos, junto al pecho y en la cama es muy corto en relación con la vida total de su hijo. Aun así, el recuerdo de su amor y disponibilidad, duran toda una vida», William Sears.

Podéis leer más artículos en mi blog y seguirme en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

¡Nos vemos la próxima semana!

Síguenos en: