Recordando a 'Colombo'

Recordando a 'Colombo'

El personaje que interpretó Peter Falk fue muy popular entre los espectadores con su particular aire despistado

Javier Rodríguez
JAVIER RODRÍGUEZSantander

De las muchas teleseries que se han emitido en nuestro país tanto en los canales públicos como en los privados, la que más me gustó fue 'Colombo', con Peter Falk al frente. De entrada, porque el personaje iba de anti-estrella. Con su característica gabardina arrugada, puro en mano y cabello desaliñado, caía bien nada más aparecer en pantalla.

La novedad del planteamiento argumental de esta serie (idea genial de Richard Levinson y William Link materializada desde 1968) consistía en que, a pesar de ser inteligentísimo, su protagonista ejercía de despistado (pura estrategia, claro). Por tal razón, los asesinos que se cruzaban en el camino de sus pesquisas siempre acababan dejando una huella delatora. Huella que solía ser un pequeño detalle en el que ningún telespectador se había fijado. Consecuencia: el desenlace de cada capítulo constituía una sorpresa. Se sabía desde su inicio quién era el malo, pero hasta el último instante se desconocía cómo acabaría cayendo en la red del teniente de homicidios de la poli de Los Ángeles.

'Colombo'» logró numerosos premios internacionales de televisión y varios de sus capítulos fueron co-protagonizados o dirigidos por figuras del cine (ejemplo, el gran Steven Spielberg). Todos los actores y actrices que participaban en cada reparto eran magníficos, así como los guiones. Por lo que respecta a Peter Falk, qué decir: estaba de sobresaliente «cum laude». Plano a plano, secuencia a secuencia, no podía resultar más creíble y carismático.

Entre la famosa «señora Colombo», a la que aludía pero que no aparecía en ningún capítulo; su coche medio destartalado y su simpático can («Colombo» y «Perro», que así le llamaba, tienen una estatua en Budapest), el personaje dejó huella indeleble. Por cierto. Una de las voces españolas que dobló de manera magistral a Peter Falk en «Colombo» fue la de un cántabro, otro actor inolvidable: el torrelaveguense Julio Núñez.

Pregunta final: ¿por qué ya no hay en la tele series tan bonitas como ésta?

Síguenos en: