Recordando a Marco

Recordando a Marco

La entrañable serie de dibujos animados marcó a toda una generación y fue un éxito televisivo

Javier Rodríguez
JAVIER RODRÍGUEZSantander

Ciertos ídolos infantiles son inolvidables. Uno es Marco (de los Apeninos a los Andes), con su mono Amedio como colega de aventuras/desventuras. Igual que Heidi, causó sensación nada más aparecer en TVE. Lógico: protagonizaba unos entrañables dibujos animados.

Todos recordamos la pegadiza canción que identificaba a la serie. Decía: «En un puerto italiano / al pie de las montañas, / vive nuestro amigo Marco / en una humilde morada. / Se levanta muy temprano / para ayudar a su buena mamá. / Pero un día la tristeza / llega hasta su corazón. / Mamá tiene que partir / cruzando el mar a otro país. / No te vayas mamá, / no te alejes de mí, / adiós mamá, pensaré mucho en tí. / No te olvides mamá, / que aquí tienes tu hogar. / Si no vuelves pronto iré, / a buscarte donde estés, / no me importa donde vayas, / te encontraré…». Fue compuesta por José Torregrosa y Alfredo Garrido, y la grabó el niño José María López Pascual.

Marco debutó en España el sábado 8 de enero del año 1977 a las 15.35 horas. TVE le anunciaba como estrella de una serie de 52 capítulos de 30 minutos realizada por Nipón Animation, destacando que la trama se basaba en una de las narraciones del libro escrito por italiano Edmundo de Amicis titulado «Cuore», publicado en mil ochocientos y pico…

Las peripecias de Marco tenían un atractivo del que carecieron la mayoría de series de dibujos animados que pudimos ver después en nuestro país tanto en la tele pública como en las privadas, donde él también hizo acto de presencia.

La incesante búsqueda del chavaluco a su mamá provocó millones de lágrimas tanto de críos como de adultos. En consecuencia, dejó huella indeleble. Ante la demanda de la clientela menuda, el personaje se proyectó en álbumes de cromos, libros, discos, llaveros, cómics, libretas, juguetes, etc. Eterno Marco. Eterna serie.

Síguenos en: