¿Cuál es la mejor fecha para casarse en Cantabria?

Cada detalle cuenta para que una boda sea única e irrepetible, como la de Ana y Antonio./MICHEL QUIJORNA
Cada detalle cuenta para que una boda sea única e irrepetible, como la de Ana y Antonio. / MICHEL QUIJORNA

Elegir la fecha de la boda no es tarea fácil, por eso comparto mi experiencia sobre las diferentes épocas del año

VANESSA ABASCAL

¡Hola, amigos de Cantabria DModa! Hoy cuento mi experiencia en las diferentes épocas del año.

No todas las parejas son tan previsoras como para elegir la fecha de la boda con dos años de antelación, estos casos existen y yo los tengo en mi oficina, pero son unos pocos. Elegir la fecha de la boda con mucha antelación te asegura poder elegir tú a los proveedores, pero puede resultarte eterna la organización.

Cuando elegís la fecha de la boda suele ser porque es un día especial para vosotros como pareja, pero no siempre sucede que los proveedores que queréis tienen disponibilidad para la fecha elegida y decidís cambiar de día.

Los invitados interactúan en la boda de Lucía y Bjorn.
Los invitados interactúan en la boda de Lucía y Bjorn. / F2STUDIO

El 90% de las bodas se celebran en sábado y, como curiosidad, os cuento que la época del año por excelencia en Cantabria es el otoño. Los meses de septiembre y octubre son los más solicitados, así que si queréis casaros en esa época quizás sí que tengáis que ser muy tempraneros a la hora de decidir qué os casáis.

Casarse en sábado y en septiembre u octubre es cierto que garantiza más el buen tiempo. En los últimos años estos dos meses, incluso noviembre y hasta algún diciembre, son épocas de poca lluvia en Cantabria y de temperaturas muy agradables.

Coloridos aperitivos en la boda de Lucía y Bjorn.
Coloridos aperitivos en la boda de Lucía y Bjorn. / F2STUDIO

Aunque vivimos en Cantabria y el tiempo hace lo que le da la real gana y no es para nada previsor. Tenemos una tierra verde gracias a esas lluvias que no queremos tener presentes cuando tenemos un evento importante. Pero tenemos una ventaja frente a otros muchos lugares, podéis escoger paisaje de playa o de montaña, dependiendo del tipo de boda que queráis hacer.

Se suele elegir sábado por comodidad para invitados, y para los novios, aunque casarse en viernes e incluso en domingo tiene ventajas que pueden resultar muy ventajosas. Ventajas económicas, sobre todo, ya que elegir un día que no sea sábado puede abaratar la boda entre un 10% y un 15%. Lo mismo que casarse en meses como noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo e, incluso, abril.

La luz, en el 'sí, quiero' de Ana y Antonio.
La luz, en el 'sí, quiero' de Ana y Antonio. / MICHEL QUIJORNA

Aunque las bodas de invierno cada vez van teniendo más protagonismo en Cantabria aún, estos meses de invierno y primavera que os menciono son fechas muy poco solicitadas. Así que si no sois tan previsores como para decidir qué os queréis casar con dos años vista, casarse en estos meses es la mejor decisión para un corto tiempo de organización.

Casarse en verano garantiza luz, cuando queréis una boda de día, incluso podéis casaros de tarde siendo en verano ya que el cóctel podéis celebrarlo totalmente de día. Las bodas de verano son más coloridas, con decoraciones de jardín, mar, piscina, aire libre, terraza, noches estrelladas, ensaladas, pescadito, etcétera. En Cantabria las bodas de verano huelen a mar, a vacaciones a luz. Nuestra tierra es el lugar preferido de vacaciones para muchísima gente y es el mejor lugar del mundo para casarse, seas de donde seas.

Mesa de quesos en la boda de Ana y Antonio.
Mesa de quesos en la boda de Ana y Antonio. / MICHEL QUIJORNA

Casarse en invierno da un toque nostálgico a la boda. Las bodas de invierno invitan más a decoraciones decadentes y elegantes, chimeneas, velas, abrigos, platos de cuchara. Por alguna razón el norte suele ser el mejor sitio para celebrar una boda de invierno. Pensarlo, ¿iríais al sur a casaros en invierno? La respuesta es no, el norte es la mejor opción en una boda de invierno.

Tanto si es en verano como si es en invierno, es un acierto total elegir esta tierra para casarse. Cantabria es infinita y ofrece planes increíbles en cualquier época del año. Las bodas en Cantabria son una apuesta segura porque siempre tienen un plan A que es para un día de sol y un Plan B para un día de lluvia.

Hay clásicos que no pueden fatltar en ninguna celebración, como en el enlace de Lucía y Bjorn.
Hay clásicos que no pueden fatltar en ninguna celebración, como en el enlace de Lucía y Bjorn. / F2STUDIO

Espero que mi reflexión y experiencia os resulte útil. Podéis seguir nuestro trabajo y el de mi equipo en mi página web o redes sociales: Facebook e Instagram.

Desde Cantabria, historias basadas en bodas reales.

¡Gracias mil!

Síguenos: