El cántabro Daniel Sánchez Arévalo dirige el spot navideño de Campofrío y reivindica el valor del humor

Silvia Abril, Antonio de la Torre y Belén Cuesta protagonizan el spot, junto a cómicos emblématicos y otros rostros populares

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Cada Navidad el anuncio de Campofrío es uno de los más esperados y este año la compañía ha vuelto a sorprender con su historia, con el humor como protagonista. El director de cine cántabro Daniel Sánchez Arévalo ha firmado esta campaña, titulada 'La tienda LOL'. La localización principal es una tienda de chistes donde Antonio de la Torre y Belén Cuesta se encargan de recibir a Silvia Abril, la clienta protagonista.

«Hacer un chiste sale tan caro que es un lujo muy pocos se pueden permitir» dice el spot, de ahí que incluya guiños constantes a humoristas clásicos como Chiquito de la Calzada, Martes y Trece o Eugenio. No faltan otros rostos de la comedia como David Broncano y diferentes secundarios que dan pie a situaciones cómicas, como el encuentro de Rober Bodegas y las hermanas Toñi y Encarna de Azúcar Moreno; Jaime Peñafiel y las sornas monárquicas; o el propio 'Langui' y el humor sobre la discapacidad. No falta un clásico de la empresa de embutidos, Enrique San Francisco representa el espíritu de la firma y sus acciones de marketing.

El director de cine cántabro Daniel Sánchez Arévalo.
El director de cine cántabro Daniel Sánchez Arévalo. / DM

Esta particular parábola de Sánchez Arévalo, director de 'Primos' o 'La gran familia española', representa los límites del humor, identifica a los ofendidos, con manifestación incluida, y juega con una estética futurista para plantear una reflexión final de Antonio de la Torre: «El día que esta tienda exista, dejará de ser un chiste. Algo que nos hace tanto bien no puede ser un lujo, debe ser un bien de primera necesidad».

Síguenos en: