Los pimientos, una auténtica 'bomba' antioxidante

Los pimientos, una auténtica 'bomba' antioxidante
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

El pimiento (Capsicum, según los botánicos) fue uno de esos alimentos maravillosos que descubrieron los españoles en cuanto pisaron América. Los españoles lo llamaron pimiento, el 'macho' de la pimienta. Con sus numerosas variedades, sabores, colores y formas, el pimiento se ha convertido en una joya imprescindible de nuestra gastronomía. Además, tiene varias propiedades saludables. Contiene mucho agua y muy pocas calorías y es muy rico en fibra. Ya estas tres virtudes lo hacen indispensable en cualquier plan de alimentación para reducir peso. Pero, demás, al pimiento lo podemos considerar una auténtica 'bomba antioxidante' ya que contiene grandes cantidades de los principales agentes neutralizadores de los peligrosos radicales libres.

En primer lugar es uno de los alimentos que más vitamina C aportan. El médico húngaro Albert Szent Gyorgyi consiguió el premio Nobel al descubrir la vitamina C, aislándola del pimiento. Contiene tres veces más vitamina C que la naranja. El cóctel de antioxidantes se completa con los betacarotenos y la vitamina E. Esta última se encuentra exclusivamente en las semillas, por eso si queremos disfrutar de todas las propiedades del pimiento hay que incluir la grana en los guisos y ensaladas. Sus propiedades nutricionales se complementan con la abundancia en minerales, en vitaminas del complejo B, como los folatos, y en salicilatos de acciones antiinflamatorias.

El elemento más característico del pimiento es la capsaicina, es un alcaloide (oleorresina) responsable del sabor picante de algunas variedades de pimientos. Hoy día se ha favorecido el cultivo y la comercialización de las variedades no picantes, sin capsaicina, llegando hasta el extremo que hoy el dicho, respecto a los pimientos de Padrón, es que 'todos no'. Afortunadamente para los amantes y defensores del picante aún encontramos a la venta pimientos que pican como Dios manda, que decía mi abuela.

Respecto a la capsaicina, como el ajo y otros alimentos, hay gente que a la que le sienta bien y otras que no la toleran. Pero la capsaicina tiene propiedades muy interesantes. Es antiséptico y destruye los gérmenes, por eso sirve par conservar los alimentos. Tiene una indudable acción analgésica, ya que bloquea a la Sustancia P que es el neurotransmisor del dolor. Consumido con moderación favorece la función digestiva ya que estimula la secreción y el movimiento intestinal. Claro que en exceso y en personas sensibles les puede dañar la mucosa del estomago y producir ardores. La capsaicina tiene unos indudables efectos a nivel general. Es termogénica, es decir, genera la producción de calor. Tiene efectos afrodisiacos y en el varón favorece la función eréctil. También es euforizante, produce sensación de felicidad y calma el dolor. Estas acciones se deben a que la capsaicina es un potente estimulante de las hormonas endorfinas (morfinas endógenas). Numerosos estudios sugieren efectos beneficiosos de la capsaicina en relación con problemas cardiovasculares y sobre algunos tumores.

En definitiva disfruten del pimiento, de sus sabores y de sus propiedades saludables. Y si les gusta el picante, sepan que con moderación el consumo habitual de picante además de placer les va a proporcionar algo más de salud.