Cantabria en la Mesa

Cantabria en la Mesa

¿Seguro que los 50 mejores?

Una sencilla escapada hasta Valladolid para disfrutar de la cocina de Víctor Martín en el restaurante Trigo

Víctor Martín, chef del restaurante Trigo. ::/G.VILLAMIL
Víctor Martín, chef del restaurante Trigo. :: / G.VILLAMIL
Clara P. Villalón
CLARA P. VILLALÓNSantander

MARTES

Listas

Cada vez creo menos en las listas, los premios y las estrellas. Me sucede un poco como con los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez y lo que hasta hace unos años me creía a pies juntillas ahora cada vez veo que hace aguas por más lados. La gran gala que organizó Bilbao el martes con motivo de la entrega de premios de la 50Best Restaurants fue, sin duda, un momento para reunir a todas las personas relacionadas con la gastronomía y vivir dos días de complicidad, risas y fiesta. ¡Me encanta! ¿Cómo no lo va a hacer? Que una vez al año se reúnan en alguna parte del planeta los mejores cocineros del mundo junto con personas relacionadas con el sector me parece una idea fantástica, igual que me lo parece el concepto de Madrid Fusión; donde además se divulga y se busca promover la calidad gastronómica y la vanguardia. Como jolgorio, la 50Best me parece todo lo que como lista no me creo, llámenme escéptica.

Aquí votan los propios cocineros –sí, se votan entre ellos, porque los días libres en los que no están cocinando en sus propias casas salen por el mundo a probar lo que hacen los demás; sean o no sean amigos entre ellos–, pero también periodistas y aficionados generales a la gastronomía..., y votan sobre todos los restaurantes del mundo. Vamos, que si hay suerte los votantes habrán salido del país cinco veces al año a ver lo que hacen en otros países, porque no creo que haya muchos que se dediquen a viajar por el mundo para luego poder votar con criterio en la lista. Si veo una tarea de admiración hacerlo a nivel nacional y controlar todo el país no les quiero decir a nivel internacional.

Esto no significa que no me alegre por los chicos de Disfrutar, por Eneko Atxa, por el Celler de Can Roca, por Etxebarri o por Tickets –que me parecen grandísimos restaurantes–, pero lo que no tengo muy claro es la posición en la lista y sobretodo la competitividad entre conceptos diferentes pensados para públicos que también lo son simplemente por su ubicación. Como nota y percepción personal, ¿en serio se come mejor en Lyle's (Londres, donde estuve en febrero) que en Diverxo o, radicalizando más, en Noor o El Carmen de Montesión?

Me surgen dudas alrededor del concepto. Eso sí, la lista es fantástica para todos los que creen en estas quimeras.

*****

MIÉRCOLES

Trigo

En un ida y vuelta rápido a Valladolid volví este miércoles a Trigo, un coqueto y muy agradable restaurante que visité hará un año y en el que me sentí realmente cómoda. Noemí Martínez es una gran profesional y su tremenda hospitalidad te hace sentir en casa. La cocina de Víctor Martín es de corte bastante clásico, sin sorpresas, pero con inquietud por los productos de su zona, durante la primavera sobretodo abundando las verduras, y además la relación calidad precio del restaurante es altamente competitiva para lo ofrecido. Es justo ensalzar una bodega que se cuida al detalle contando con referencias muy interesantes como ese De Alberto Dorado envejecido de la D.O. Rueda.

Me parecieron fantásticos los guisantes por su excelente calidad y su perfecto punto de cocinado aunque el huevo llegó con la yema ligeramente cuajada de más y la morcilla los ensombrecía y me gustó mucho la menestra de verduras de la zona donde se veía la calidad del huerto y lo bien que estaba tratado.

El arroz socarrat es un clásico de la casa, con cecina, setas y papada, y aprovechando su fama pienso en voz alta que podrían hacer versiones a partir del mismo para no caer en la repetición.

Fuera del menú, el steak tartare es digno de ser probado y el postre de chicharrones y chocolate es también de nota.

A una hora en AVE de Madrid –y a poco más de dos horas en coche desde Santander–es una agradable visita para salir del caos de la ciudad; un restaurante que merece que Víctor siga desarrollando, probando sus platos y haciéndolos crecer definiendo quién es él como cocinero.

*****

JUEVES

Tirabeques

Y ahora que ya estamos en verano y que parece que no nos va a dar tregua, el jueves preparé en casa unos tirabeques salteados con mango y requesón que terminé ligeramente con un poco de zumaque comprado en Black Pepper & Co, mi paraíso personal de las especias en Madrid. Solamente salteados menos de un minuto con buen aceite de oliva virgen extra, añadiendo el mango ni verde ni muy maduro en el último momento y el requesón una vez fuera del fuego. Sal, pimienta y un plato para tomar tanto caliente como dejarlo entibiar para más tarde. ¡Que viva el verano!

Como último apunte a mi semana, ya está en marcha en Madrid un nuevo concepto mexicano que pienso visitar hoy mismo pues promete guisos, sabores y productos tradicionales saliéndose de las repetitivas ofertas de la mayoría de los restaurantes de esta índole. Se llama Iztac y ocupa el lugar del mítico México Lindo, la semana que viene les contaré qué tal la experiencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos