Diego gana las primarias, pero habrá segunda vuelta en el Congreso del 25 de marzo

El ministro Íñigo de la Serna ha hecho un viaje relámpago a Santander para votar a Buruaga/
El ministro Íñigo de la Serna ha hecho un viaje relámpago a Santander para votar a Buruaga

Las dos candidaturas coinciden en que el actual presidente del PP ha conseguido más votos que Buruaga, pero la diferencia no es suficiente para renovar su cargo en la primera vuelta y la decisión definitiva quedará en manos de los 750 compromisarios elegidos este miércoles y de los 195 natos

ÁLVARO SAN MIGUELSantander

Ignacio Diego ha ganado este miércoles las elecciones primarias del Partido Popular de Cantabria, pero habrá segunda vuelta en el Congreso del 25 de marzo.

El resultado definitivo no es oficial, pero cada candidatura maneja sus propias cuentas. La de Diego calcula que se ha llevado la victoria por 1.569 votos frente a los 1.364 de Sáenz de Buruaga, una diferencia insuficiente para renovar su cargo y que dejará la decisión final en manos de los 750 compromisarios elegidos hoy y de los 195 natos. La candidatura de Buruaga dice que cuenta con 1.423 sufragios a favor, frente a los 1.510 que tendría Ignacio Diego. En todo caso, ambas candidaturas estudian la posibilidad de impuganar distintas mesas electorales.

"Estos resultados saben a victoria. Se trata de un empate técnico, con menos de cien votos de diferencia. La mitad de los militantes ha apostado por el cambio a pesar del clima de tensión y dificultades que ha existido", ha señalado la secretaria general a última hora de la noche. Buruaga también se ha mostrado muy satisfecha por haber ganado el voto de las Nuevas Generaciones. "Los jóvenes tienen claro cuál es el futuro del partido".

El principal foco de conflictos durante la votación ha sido Torrelavega. Según ha podido saber este diario, este miércoles por la mañana había 160 afiliados con derecho a voto y por la tarde esa cifra ha bajado hasta 114. La tensión en torno a las urnas ha ido en aumento y los responsables de las votaciones han explicado que muchos de los que estaban inscritos tenían que votar en otros municipios. A tres de los militantes que estaban por la mañana en el censo y al corriente de pago, según su propia versión, no les han dejado votar y están estudiando presentar una queja formal. En la capital del Besaya, los afines a la candidatura de Buruaga, liderados por el exalcalde Ildefonso Calderón, se han agrupado en una cafetería cercana a la sede. Los seguidores de Diego han acusado a Calderón de cambiar el voto de los afiliados mayores que traían otra papeleta.

En Camargo se ha producido también un incidente entre miembros de las dos candidaturas. El presidente de Nuevas Generaciones, Javier Fernández Soberón, que apoya a Ignacio Diego, ha llamado para pedir que se cerrara la mesa en la que votaban los 12 inscritos de Nuevas Generaciones (que usan una urna distinta a la del resto de militantes), pero el exalcalde de Camargo y afín a Buruaga, Diego Movellán, se ha presentado en la sede y ha impedido que se cerrara la citada mesa, según ha explicado el propio Movellán a este periódico.

En Laredo se han presentado algunos afiliados con intención de votar que no aparecían en las listas. Desde la mesa correspondiente les han instado a contactar con la sede central de Santander para aclarar si había algún error o el problema es que no se habían inscrito previamente para poder votar.

La sede de Santander, en el Hotel Santemar, ha estado abarrotada de gente de ambas candidaturas. "Hay que votar a los candidatos y a los compromisarios", explicaban a los despistados. Santiago Recio, director de campaña de Ignacio Diego, ha pasado toda la tarde colgado del teléfono. El equipo de Diego estaba distribuido por la región y no tenían prevista una convocatoria general en la que juntarse. Buruaga y los suyos sí que habían reservado un lugar en el Hotel Santemar para estar juntos durante el recuento.

Entre los corrillos se escuchan frases lapidarias: "Lo malo es que no aprendamos". "El problema es que nosotros no estamos acostumbrados a esto". "No ha habido debate". "En estas cosas siempre hay pérdidas".

Por lo demás, la sensación en Santander es de cordialidad entre los miembros de las distintas candidaturas.

A última hora ha llegado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que ha hecho un viaje relámpago para votar a Buruaga.

Así lo están viviendo los militantes en redes sociales.

Los resultados de hoy no tienen por qué ser definitivos, pero se trata del primer combate con fuego real entre las candidaturas de Ignacio Diego (actual presidente) y María José Sáenz de Buruaga (actual secretaria general). Un total de 3.365 afiliados estaban llamados a las urnas en sus respectivos municipios. El asalto sólo será definitivo si uno de ellos logra al menos el 50% de los votos y 15 puntos de diferencia respecto al otro.

El PP cántabro ha entrado esta tarde en un escenario inédito para el que se han inscrito 3.365 militantes, un 24% del censo total y una cifra récord en comparación con el resto de autonomías.

Si uno de ellos obtiene más del 50% de los votos y una diferencia igual o superior a quince puntos, será proclamado inmediatamente candidato único para el Congreso. El que consiga 1.945 apoyos, el 57,5% en caso de que voten todos y no haya papeletas en blanco, será el vencedor y no deberá esperar a la segunda vuelta. Si eso ocurre y el PP da a conocer sus resultados en tiempo y forma (ya se da por hecho que no va a ser posible), este mismo miércoles se sabría quién será su próximo jefe de filas y quién deberá recomponer un partido fragmentado con el que intentar recuperar el Gobierno en 2019.

Si no se cumplen estos requisitos, el 25 de marzo entrarán en liza los compromisarios, que también se elegían esta tarde en la otra urna. Un total de 1.151 afiliados han presentado su inscripción para optar a las 780 plazas 757 le corresponden al partido y 23 a la organización juvenil Nuevas Generaciones. Hay otros 195 compromisarios natos por pertenecer a la Junta Directiva Regional o a la Comisión Organizadora.