El asesino del tendero chino, expulsado de El Dueso por «mal comportamiento»

El asesino del tendero chino, expulsado de El Dueso por «mal comportamiento»

El condenado por el crimen ocurrido en 2015 en Torrelavega ha sido trasladado a la cárcel de Palencia después de protagonizar diversos altercados y agresiones

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

La cárcel El Dueso no deja de ser una prisión, pero por sus características y su funcionamiento tiene una serie de ventajas respecto al resto de centros penitenciarios de España. Un patio para el esparcimiento de los presos que supera con creces el tamaño habitual del resto de prisiones, unas vistas privilegiadas al mar y, sobre todo, un clima que a pesar de las circunstancias de los internos y la falta de personal que llevan meses denunciando los sindicatos es envidiable y superior a la media. Lo confirman los delincuentes que llegan a Santoña y que previamente han estado entre rejas en lugares menos amables. Por eso la dirección busca por todos los medios mantener esa «tranquilidad» de la que hace gala El Dueso y también por eso ha sido expulsado de allí José Antonio P. A., el joven condenado por el asesinato en noviembre de 2015 de un tendero de origen chino en La Inmobiliaria (Torrelavega).

Instituciones Penitenciarias ha acordado su traslado por «mal comportamiento» a la cárcel de Dueñas (Palencia), donde tiene asignada una celda desde hace varios meses. La decisión se tomó después de que el condenado acumulara desde su ingreso en prisión provisional a finales de 2015 hasta mediados de 2018 hasta 14 expedientes disciplinarios, de ellos al menos seis por altercados con otros presos del penal santoñés. De hecho, durante una de esas peleas llegó a arrancar tres dientes de un golpe al otro interno.

Este tipo de movimientos son relativamente comunes cuando los internos no son capaces de adaptarse al funcionamiento de un centro o cuando son un foco de problemas, como ocurrió en este caso. Se trata de una especie de «castigo» por la acumulación de sanciones.

El más importante de los altercados protagonizados por José Antonio P. A. tuvo lugar hace algo más de un año, cuando llegó incluso a agredir al entonces director de El Dueso, Carlos Fonfría. Se produjo cuando se le comunicó su traslado a otra celda dentro del mismo módulo de aislamiento en el que se encontraba. En ese momento, «se resistió a cambiarse de celda, profirió insultos y amenazas a los funcionarios que se hallaban trabajando en este departamento y propinó un puñetazo al director del centro, que presenta varias heridas en la cara, por lo que tuvo que ser atendido por los servicios médicos», tal y como entonces denunciaron los sindicatos. A pesar de que es el organismo que ha tomado la decisión de su traslado, entonces el Ministerio del Interior restó importancia al episodio y precisó que sólo eran «unos arañazos de pronóstico leve». Los representantes de los trabajadores aprovecharon para recordar que el joven era responsable de «múltiples altercados, consistentes en su mayoría en agresiones y peleas con otros internos, así como amenazas, innumerables faltas de respeto y actos de desobediencia a funcionarios».

Fue la Audiencia de Cantabria la que le puso la condena de 17 años al considerar el único autor de los golpes recibidos por el fallecido, al que robó con dos compañeros. Ambos fueron absueltos.