El SCS se disculpa por el fallo informático en los hospitales

Benigno Caviedes./
Benigno Caviedes.

Benigno Caviedes dice que ha sido «la caída del sistema que ha afectado a un mayor número de profesionales, porque cada vez son más las aplicaciones operando»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

«Los sistemas informáticos se caen, debemos trabajar para que eso no se vuelva a repetir, pero hay que tener en cuenta que en determinados momentos se produce una redundancia por un cúmulo de circunstancias que hacen que sea imprevisible». El gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Benigno Caviedes, resta importancia al incidente que el pasado jueves paralizó las consultas de los hospitales (Valdecilla, Sierrallana y Laredo) y que afectó también al funcionamiento de los centros de salud. Admite que es «la caída del sistema que ha afectado a un mayor número de profesionales, pero porque cada vez son más las aplicaciones informáticas que están operando a la vez, lo que hace que la repercusión sea mayor».

Consciente de los retrasos generados en las citas esa mañana, con anulaciones de consultas incluidas ante la imposibilidad de acceder a la historia clínica y a los resultados de pruebas diagnósticas (radiológicas y analíticas), el gerente aprovecha «para pedir disculpas a profesionales y pacientes y asegurar que estamos trabajando para que esto no se repita».

En este sentido, indica que los informáticos del SCS ya se han reunido con la empresa adjudicataria (Smart Hospital) para plantear que «hay que agilizar las medidas en las que ya veníamos trabajando para que las caídas sean las menos posibles, y a poder ser nulas. Ambas partes somos responsables del asunto, y cada una tiene que asumir la responsabilidad que le toque».

Tal y como explicó este periódico el viernes, Caviedes confirma que una de las razones de la avería es que el 'supercluster' (base de datos con las principales aplicaciones) está llegando al máximo de su rendimiento. «Está claro que tenemos que conseguir que todos los sistemas estén adaptados al tráfico de datos y a la actual utilización de los programas», apunta. Para ello, enumera las tres soluciones con las que aspiran a resolver el problema, agravado con la incorporación del programa AP Cantabria, que se está instalando en los 43 centros de salud de la región (ya funciona en 18).

«La primera medida será integrar las aplicaciones que ya tenemos, para que estén más optimizadas, evitando así el gran tráfico de datos que ahora generan entre ellas; después hay que trabajar para mejorar la capacidad del supercluster y, a la vez, tenemos que renovar el programa con el que funciona, puesto que esa versión nueva hará que el tráfico sea más óptimo».

Las quejas por el caos generado en las consultas durante las casi dos horas que duró la incidencia no sólo se escucharon en los pasillos y las salas de espera, sino que también llegaron a la Gerencia. «No se puede trabajar con un sistema informático que da problemas, y por eso tenemos que trabajar para que el sistema no se caiga», aunque aclara que, «con ordenador o sin él, a los pacientes se les puede atender perfectamente».