La jefa de contratación del Servicio Cántabro de Salud denuncia adjudicaciones a la carta

La consejera de Sanidad, María Luisa Real, acompañada del gerente, Julián Pérez Gil, y otros altos cargos./Javier Cotera
La consejera de Sanidad, María Luisa Real, acompañada del gerente, Julián Pérez Gil, y otros altos cargos. / Javier Cotera

Alerta a la cúpula de Sanidad de que «se realizan reuniones con todo tipo de empresas que después son la base de las propuestas contractuales»

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

La jefa de Servicio de Contratación Administrativa y Gestión de Infraestructuras del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Inmaculada Rodríguez, denunció el pasado 28 de febrero en un escrito remitido a los máximos responsables de la Consejería de Sanidad que sus superiores están realizando supuestas irregularidades y contrataciones a la carta. La funcionaria sostiene que sufre «continuas injerencias» del subdirector de Gestión Económica del SCS, Francisco Javier González, y alerta de que su despacho «está ocupado por asesores externos sobre los que desconozco su relación con la Administración, se realizan reuniones con todo tipo de empresas que después son la base de las propuestas contractuales e intervienen en las evaluaciones de las ofertas asesores externos a la Administración a los que se les entrega documentación contractual».

La jefa del servicio, que es la funcionaria más alta de su departamento y cuenta con 35 años de carrera a sus espaldas, advierte de que el cúmulo de supuestas irregularidades dentro del Servicio Cántabro de Salud incluye «la paralización de expedientes sin ninguna motivación, se recepcionan obras, servicios y suministros sin estar listos para su entrega y se les tramita la facturación con mi advertencia verbal de que no se puede hacer».

Reacciones

La misiva, a la que ha tenido acceso este periódico, fue remitida por correo electrónico al gerente del Servicio Cántabro de la Salud, Julian Pérez Gil, y con copia a la consejera de Sanidad, María Luisa Real, y a la secretaria general de la Consejería, María Cruz Reguera.

«Se recepcionan obras y suministros sin estar listos para su entrega y se les tramita la facturación»

La jefa de servicio destaca que recibe un «trato vejatorio» por parte del subdirector de Gestión Económica, un cargo de confianza que se nombró en verano de 2015 después de que Pérez Gil tomase los mandos del SCS. Según expone en su queja, no le «permite el acceso a expedientes de obras, ni de servicios relacionados con obras», «encarga directamente expedientes al personal estatutario sin mi conocimiento» y «obliga a mi departamento a tramitar expedientes que se costean contra el presupuesto de órganos periféricos, generando en los centros un mal ambiente que me repercute en el día a día».

«Intervienen en las evaluaciones de las ofertas asesores externos a los que se da documentación»

«Absoluto desprecio»

Rodríguez explica a los máximos responsables de Sanidad que ha guardado silencio hasta ahora porque su «respeto a la jefatura es total» y nunca se lo ha saltado. Sin embargo, ahora insiste en que, al estar próxima su jubilación y después de 35 años de servicio a sus espaldas, «no me quiero ir sin dejar constancia de la situación que he vivido», aunque se guarda tomar otro tipo de acciones que se reserva en su relato al entender que sufre «un absoluto desprecio a mi autoridad respecto al personal que se encuentra o se ha encontrado prestando servicios en este departamento», al que «el jefe les comunica que el que manda es él y no yo», tanto a funcionarios como a estatutarios.

«Nos obliga a tramitar expedientes que se costean contra el presupuesto de otros órganos periféricos»

«Con independencia de que la última decisión la tendrán ellos, no me parece correcto la forma en que me ha desautorizado y como esta actitud ha sido continua y permanente no me veo capaz de aguantar ni un momento más sin ponerlo en el conocimiento de sus superiores a los efectos de que tengan conocimiento de lo que está pasando en el campo de la contratación en el Servicio Cántabro de Salud», sentencia Rodríguez, quien le pide a los responsables que «adopten las medidas que sean procedentes».

Según ha podido saber este periódico, las supuestas irregularidades que pone sobre la mesa Rodríguez ya habían llegado a manos del exinterventor del Gobierno que incluyó la fiscalización de la contratación administrativa del SCS así como el capítulo de personal y recursos humanos, por la contratación de los asesores externos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos