El joven que apareció muerto en Saltacaballo era de Irún y tenía 18 años

Los efectivos de Bomberos y Guardia Civil, en el dispositivo de búsqueda del cuerpo montado el lunes. /
Los efectivos de Bomberos y Guardia Civil, en el dispositivo de búsqueda del cuerpo montado el lunes.

A falta de que la autopsia arroje algo de luz sobre lo sucedido, la Benemérita no ha observado «nada delictivo». El cuerpo fue hallado junto a una famosa discoteca 'after' de la zona

DM .
DM .Santander

El cadáver que apareció ayer, lunes, en los acantilados de Saltacaballo, en la costa de Ontón (Castro Urdiales, Cantabria) es de un joven de 18 años y residente en la localidad de Irún, en la provincia de Guipúzcoa.

Así lo han indicado fuentes de la Guardia Civil, que han señalado, además, que esta mañana se ha practicado la autopsia al joven, aunque los resultados aún no han llegado a la Benemérita, que se encarga de investigar lo sucedido. A priori los agentes de la Policía Judicial no observaron «nada delictivo», ni constaba denuncia alguna de desaparecidos en el entorno.

El cuerpo sin vida del joven fue avistado, sobre las doce del mediodía, por un pescador que se encontraba en la zona, y fue rescatado por el helicóptero del 112.

El cadáver se hallaba en los acantilados, cerca del antiguo cargadero minero y «bastante próximo» también a una discoteca 'after', muy conocida, 'Zul'. Un lugar frecuentado por muchos jóvenes, también de otras comunidades autónomas.

Aviso y rescate

El rescate del cuerpo corrió a cargo del equipo del helicóptero medicalizado del Ejecutivo regional, después de que el Centro de Coordinación de Emergencias 112 recibiera el aviso.

Minutos antes de las doce del mediodía llamó una persona que se encontraba en el lugar y que, a su vez, había sido alertada por un pescador que avistó el cuerpo en los acantilados de la zona del antiguo cargadero minero de Saltacaballo.

El 112 movilizó a bomberos de Castro Urdiales, Policía Local, Guardia Civil, 061 con una ambulancia de SVB (soporte vital básico), Salvamento Marítimo y al equipo de rescate helitransportado del Gobierno. Hasta el lugar acudió también personal de la DYA.

Con los efectivos desplazados a la zona, descendieron hasta la víctima personal del helicóptero y agentes de la Policía Judicial que autorizaron el rescate del cuerpo y su traslado a un área cercana accesible a vehículos, donde el fallecido quedó bajo custodia policial.

El 27 de septiembre, también en Saltacaballo, las aguas de la costa de Castro Urdiales se cobraron la tercera vida de un pescador en apenas cinco meses. El golpe de una ola provocó que Rafael Fernández García –un vecino de Bilbao, de 59 años– cayera al mar, donde murió ahogado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos