Muere un hombre al caer al mar golpeado por una ola cuando pescaba en Saltacaballo

Carpa en la que los sanitarios de la DYA intentaron reanimar al hombre, aunque su labor no tuvo éxito./Abel Verano
Carpa en la que los sanitarios de la DYA intentaron reanimar al hombre, aunque su labor no tuvo éxito. / Abel Verano

Un joven se lanzó al agua y lo mantuvo a flote hasta que llegaron los servicios de emergencias, pero no ha sido posible salvar la vida al accidentado, un vecino de Bilbao de 59 años

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

Las aguas de la costa de Castro Urdiales se cobraron este jueves la tercera vida de un pescador en apenas cinco meses. El golpe de una ola provocó que Rafael Fernández García –un vecino de Bilbao, de 59 años, que se encontraba pescando en los acantilados de Saltacaballo con otra persona– cayera al mar, donde murió ahogado.

Fue al filo de las 11.30 horas, cuando el Centro de Coordinación de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recibió el aviso de lo ocurrido. El acompañante de Rafael dio la voz de alarma. Hasta el lugar se movilizó a bomberos de Castro Urdiales, Policía Local, Guardia Civil, 061, Salvamento Marítimo y al equipo de rescate helitransportado del Ejecutivo regional, que llegó a Saltacaballo, aunque finalmente no fue necesaria su intervención. A la zona acudió también personal de DYA Cantabria, que fueron quienes custodiaron el cadáver bajo una carpa en el Parque de Amestoy.

Mientras los efectivos llegaban al lugar donde Rafael fue arrastrado al mar, un joven que escuchó los gritos de auxilio del acompañante del afectado, sin dudarlo un segundo, se lanzó al agua y mantuvo al pescador a flote en la zona de rompiente. Minutos después, los bomberos de Castro Urdiales llegaron al punto del accidente con una lancha neumática y rescataron del agua a ambos hombres.

«Cuando nos comentaron que el cuerpo del pescador estaba boca abajo dimos por hecho que estaba en parada cardiorrespiratoria por haber tragado agua», comentó José Manuel Tena, coordinador de Emergencias Castro. En el trayecto hasta el puerto comenzaron las maniobras de recuperación cardiopulmonar de la víctima, que, como preveían desde Emergencias Castro, se encontraba en parada cardiorrespiratoria.

Los servicios de emergencia que actuaron en el rescate trasladaron al hombre al puerto de Castro Urdiales.
Los servicios de emergencia que actuaron en el rescate trasladaron al hombre al puerto de Castro Urdiales. / Abel Verano

Ya en tierra, en el Parque de Amestoy donde se instaló el dispositivo sanitario, tomó el relevo un equipo de DYA Cantabria, al que se unió el personal de las ambulancias de Soporte Vital Avanzado del 061, sin que fuese posible hacer nada por salvar la vida de Rafael. El cuerpo quedó bajo la custodia de la Policía Judicial hasta el levantamiento del cadáver y su posterior retirada.

«El chaval que acudió al rescate estaba afectado, decaído. Pero le hemos dicho que ha hecho todo lo que ha podido y que ha actuado bien. Porque al ver que las olas estaban rompiendo hacia la costa, lo que ha hecho es nadar mar adentro, donde no había oleaje. De haberse dirigido hacia la costa, las olas también le habrían arrastrado a él», señaló Tena.

Tercera muerte este año

Con la muerte de Rafael son tres los pescadores fallecidos en lo que va en Cantabria, todos ellos en el municipio de Castro. El pasado mes de mayo, el exremero de La Marinera, Germán Ahedo Escalante, de 55 de años, falleció de madrugada tras caer al mar desde el barco de cerco en el que trabajaba, el 'Berriz Ave María' con base en el puerto de Orio (Guipúzcoa).

A penas un mes después, en junio, DYA Cantabria localizó de noche el cuerpo del churrero castreño Óscar Cobo, de 67 años, a 200 metros de la barca en la que había salido a pescar. Sufrió un infarto y se precipitó al mar.

.

 

Fotos

Vídeos