UGT «recupera la dignidad» de los combatientes del franquismo en la cueva Las Cascajosas

Pepe Álvarez y Mariano Carmona (derecha), en la cueva de Las Cascajosas. /DM
Pepe Álvarez y Mariano Carmona (derecha), en la cueva de Las Cascajosas. / DM

El secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, acude a Cantabria para descubrir una placa conmemorativa en San Roque de Riomiera

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Durante la Guerra Civil y el franquismo, la cueva de Las Cascajosas, en San Roque de Riomiera, fue refugio de combatientes republicanos que decidieron 'echarse al monte', convirtiéndose en lo que en Cantabria se denominaba 'los emboscados', tal y como relata el escritor Jesús Gutiérrez Flores en el libro 'Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla', que recuerda que parte de ellos formaban parte de la brigada liderada por 'Pin El Cariñoso'.

Ubicada en la carretera que se dirige al barrio de Morilla y situada frente al monte La Toba, todavía conserva enseres y hasta munición de armas de fuego. Hoy, el sindicato UGT ha querido rendir homenaje y «recuperar la dignidad» de esos combatientes del franquismo que se escondieron en Las Cascajosas.

Para ello se ha trasladado hasta Cantabria el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, que ha liderado un acto con el que el sindicato «recupera la dignidad de tanta gente a la que no se ha hecho ningún reconocimiento y que merecen estar en la memoria y el recuerdo de todos».

«Hacemos este reconocimiento en el 130 aniversario de nuestro sindicato aunque no vamos a parar aquí», ha explicado Álvarez, quien ha recordado especialmente a las familias que tienen víctimas en las cunetas, afirmando que UGT tiene un compromiso con todos ellos porque «queremos restituir la dignidad».

Según el libro de Jesús Gutiérrez Flores, 'Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla', la Cueva Las Cascajosas sirvió de refugio a Raimundo Fernández Pérez, secretario general del Frente Popular por UGT en aquella época; Constantino Trueba Fernández 'El madrileño', tesorero de Las Casas Campesinas de UGT; Paulino Setién Crespo, también perteneciente a Las Casas Campesinas; y Ramiro Agudo Gutiérrez, afiliado ugetista y miembro del llamado Comité Agrícola.

Para Álvarez éste es un momento especialmente importante para España, «ahora que los hijos del franquismo quieren cambiar la dignidad y la historia».

«Que sepan que vamos a estar ahí y que no vamos a dar un paso atrás, vamos a caminar con fuerza para que toda esta gente recupere la dignidad, que vean la historia de ética y de dignidad que fue la República», ha destacado el líder ugetista.

Por su parte, el secretario general de UGT en Cantabria, Mariano Carmona, ha explicado que «en esta zona de Cantabria todo el mundo habla de ellos, saben los lugares donde estuvieron pero hasta ahora no había habido un acto oficial que los identifique y reconozca como merecen porque no podemos obviar lo mucho que sufrieron», subrayó Carmona en relación con la Cueva de Las Cascajosas en San Roque de Riomiera, donde se ha descubierto hoy una placa conmemorativa.

«Invitamos al Gobierno de Cantabria a que complete este homenaje si lo considera oportuno porque la cueva incluso conserva enseres utilizados por los integrantes de la brigada de combatientes de la que formaban parte cuatro militantes de UGT», agregó el responsable regional de UGT.